Chantal Moll de Alba (@chantal_moll) de @univconvivencia: ‘El problema en Cataluña es el nacionalismo reductor, victimista y egoísta que instauró e ideó Jordi Pujol en los 80’


Conversación tranquila de @jmfrancas con Chantal Moll de Alba (@chantal_moll), profesora de Derecho Civil, Universidad de Barcelona, impulsora de ‘Universitaris per la Convivencia’(@univconvivencia), un colectivo de 200 profesores de Universidades catalanas que lanzaron un manifiesto el 3 de octubre de 2018 en favor de la libertad ideológica.

Tuitter@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com You tubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Cómo está la Universidad catalana?

Chantal Moll: La Universidad catalana está desgraciadamente cada vez más sometida al poder político de la Generalitat.

JMF: Y ¿se nota?

Chantal Moll: Sí, se nota en varios aspectos. Desde el gobierno de Cataluña se ha promovido que el profesorado joven no sea funcionario, sino contratado laboral. Actualmente en Cataluña la media de edad para que un profesor alcance un contrato laboral estable en la Universidad es los 45 años. Es una carrera muy dura, de muchos años, que exige realizar continuos méritos que se han de acreditar ante una agencia administrativa catalana. Por otra parte, las últimas plazas convocadas por las universidades catalanas son cofinanciadas por la Generalitat a través del plan Serra Hunter que implica que la Administración autonómica se reserva los criterios de adjudicación de plaza y la designación del Presidente del Tribunal. En mi opinión es una forma de vulnerar la autonomía universitaria y que el poder político tenga mayor influencia y poder en la Universidad.

JMF: Esto es solo por los ‘recortes’ o hay alguna intención más…

Chantal Moll: Sin duda la crisis económica ha afectado duramente a la Universidad como institución pública. Sin embargo no es normal que en Cataluña sea la comunidad donde los alumnos han de pagar las tasas más altas y donde el profesorado está en una situación más precaria e inestable. Durante los años duros del ‘procés’, 2014-2017, el poder político presionó a los órganos de gobierno de las Universidades para que emitieran comunicados oficiales en favor del “Dret a decidir” o el “pacte pel referéndum”. Y lo consiguieron, porque  muchos responsables de gestión universitaria tenían miedo a que se les cortara la financiación o a estar en peor situación que otras Universidades catalanas pues dependen de la administración autonómica. Hice un estudio para analizar todos los comunicados emitidos por las Universidades a favor del “Dret a decidir” y “referéndum de autodeterminación” y estremece leer su contenido porque corresponde al lenguaje y a las ideas de los partidos nacionalistas que gobiernan Cataluña (“el poble de Catalunya diu”, “la societat catalana pensa”…). La Universidad ha de ser el lugar donde todas las ideas se puedan analizar por profesores y alumnos, se puedan profundizar, debatir y compartir entre los miembros de la comunidad universitaria en pie de igualdad. Si los órganos de gobierno de las Universidades se posicionan políticamente y adoptan una determinada ideología, entonces se mata la libertad ideológica que es una libertad individual de cada persona. Si la institución “piensa” y se “expresa” en nombre de todos (por cierto sin legitimación para ello), los profesores, alumnos y personal de la Universidad no se atreven a expresar una opinión contraria y cunde el miedo. De este modo se produce progresivamente la creación de una “espiral de silencio” y la consolidación de un pensamiento único que corresponde al del poder político. Hay una novela que describe muy bien este fenómeno de la progresiva creación de un pensamiento único y que recomiendo “Sumisión” de Michel Houellbecq.

JMF: ¿Supongo que esto que pasa en la Universidad pasa en todo lo demás?

Chantal Moll: Efectivamente, también ha pasado con los Colegios Profesionales de Cataluña. A todos los Colegios les presionaron para emitir comunicados favorables a los intereses políticos independentistas del Gobierno de la Generalitat. El objetivo es dar la sensación, a través de la presión en entidades de la sociedad civil y también mediante la estrategia de colocar a gente nacionalista en los puestos representativos, que todos los catalanes pensamos exactamente lo mismo, aunque como se ha visto en cada elección no sea verdad. Afortunadamente, la Justicia se ha pronunciado y en una importante sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña del año 2016 se declaró que el acuerdo del Consell de Col.legis d’Advocats de Catalunya por el que se adherían al “Pacte del Dret a decidir” era nulo por vulnerar la libertad ideológica de los abogados colegiados. Un colegio profesional cuya adscripción es obligatoria para ejercer la profesión, no puede pronunciarse políticamente porque no todos sus colegiados piensan igual y éstos no pueden irse a otro colegio para ejercer su profesión. Actualmente se sigue presionando mucho a Universidades y Colegios profesionales, pero espero que estos años de ‘procés’ y los abusos cometidos, hayan servido para que cada institución sea consciente de cuál es su función y de los límites que ha de respetar.

JMF: Pronto empieza el juicio, ¿qué prevés que pasará?

Chantal Moll: Desde el gobierno de la Generalitat se va a intentar agitar a la población con eslóganes, “performances”, símbolos políticos en el espacio público, y propaganda televisiva continua como lo han hecho durante todos estos años. Sin embargo, creo que es un juego muy cínico e hipócrita por parte de los dirigentes políticos. El tema es muy sencillo: unas determinadas personas incumplieron la ley, fueron requeridas varias veces, sabían lo que hacían, unos decidieron no hacerlo y dimitieron, otros en cambio fueron adelante presionados por la propia masa que ellos mismos habían agitado. Ahora esas personas concretas están siendo  enjuiciadas por esos hechos concretos y se va a seguir un proceso judicial público y con todas las garantías.

JMF: ¿Es justo que paguen los que no tuvieron la cobardía de huir?

Chantal Moll: Me parece que los dirigentes independentistas han sido muy insolidarios entre ellos e incoherentes. Si verdaderamente fueran un equipo y lucharan por una causa justa no se harían tantas trampas. Es una lástima que unas personas hayan estado en prisión preventiva por culpa de otros que se han fugado sin ni siquiera avisar a sus compañeros. Aunque, al parecer, la fuga fue una venganza por no haber apoyado la convocatoria de elecciones antes de la declaración unilateral de independencia. En fin, muy mal. Ahora los profesionales se ocuparán de aplicar la ley y dirimir las responsabilidades penales y civiles que correspondan. Siento que nos han engañado a toda la población y nos han hecho sufrir inútilmente. Ojalá podamos pasar página y dedicar nuestras energías, todos juntos, a mejorar y resolver los verdaderos problemas que preocupan a las personas.

JMF: ¿No es ridículo lo de Puigdemont?

Chantal Moll: Totalmente. Su actitud le deslegitima ante la opinión pública nacional e internacional. Lo mejor que puede hacer es volver, ser consecuente y explicar ante la Justicia los actos que ha realizado, al igual que lo están haciendo sus compañeros.

JMF: El juicio ¿será el final?

Chantal Moll: Creo que el “procés” como tal ya finalizó tras la declaración de independencia unilateral del 27-O y la posterior fuga e inacción de los dirigentes separatistas. El juicio servirá únicamente para determinar las responsabilidades en las que hayan podido incurrir unas personas concretas por unos hechos concretos. Pero el juicio no va a resolver el problema de fondo que tenemos en Cataluña que no es otro que la hegemonía en el poder de un nacionalismo reductor, victimista y egoísta que instauró e ideó Jordi Pujol en los 80. Ese problema del nacionalismo supremacista y excluyente sólo se resolverá con paciencia y mucha pedagogía, mostrando que, como muestra la historia nacionalismo, al final, siempre implica guerra, aislamiento y odio. Tengo confianza en el futuro y creo sobretodo que la juventud del siglo XXI verá que es imposible poner fronteras imaginarias en un mundo cada vez más abierto y globalizado. Lo único que importa son las personas, no las naciones. Todos somos diferentes y únicos y todos podemos a aportar a la sociedad, convivir y prosperar.

JMF: Gracias Chantal, un beso y hasta pronto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *