El colchón de Begoña y Pedro


Tuitter@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com You tubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

El aún Presidente del Gobierno de España ha tenido tiempo de encargar que le reescriban un libro, “Manual de Resistencia”: la verdad es que en encargar eso no se gasta demasiado tiempo, se encarga, ser revisa y se paga…, total muy poco tiempo. El contenido del libro ya es harina de otro costal y a medida que se vaya leyendo muchos escribirán sobre ello. Yo, como buen superficial, me quedo como él con las anécdotas: cambió el colchón. Conozco muchos que hacen lo mismo, casa nueva colchón nuevo, lo de la higiene y demás parece de lo más correcto. Cada uno hace en su colchón lo que quiere y, de momento, el Estado no parece que haya entrado aún el ello, todo llegará…

Pedro y Begoña decidieron apostar por la higiene de lo nuevo, nada que objetar. Si es verdad que en los hoteles no cada día se cambian los colchones, hay fundas y tal… pero si uno puede… Cuestión bien distinta es la justificación, el dudoso doctor dice que: “dos que duermen en el mismo colchón acaban siendo de la misma opinión” y que él “quería mantener mi criterio alejado del de mi predecesor”. La verdad que no lo entiendo…

De la anécdota extraigo que Sánchez sigue siendo el adalid del postureo, que se preocupa de temas baladís, que confunde yacer con pensar, que vender motos es lo suyo, que ‘en todo’ quiere ser distinto del antecesor, y que su criterio es tan débil que le influyen hasta los efluvios nocturnos… Por cierto la afirmación de que solo cambió el colchón y pintó la habitación una vez más no cuadra con lo que reflejan los datos de los gastos que llevo a cabo.

No entiendo nada. ¿Tan superficial y teatrero es el actual presidente de Gobierno? ¿Alguien me lo explica?


2 comentarios en “El colchón de Begoña y Pedro

  1. No admite mucho comentario este sujeto. En resumen y síntesis :Es un gilipollas.

  2. Además de embustero, porque el colchón había sido donado por Rajoy a una ONG. A no ser que se encontrase un colchón nuevo que le hubiesen puesto los asistentes de Moncloa, por lo que lo cambió por otro nuevo, o sea, demencial. Sea como fuere, esto es una pequeñez de 2.300€ comparado con los casi 100.000€ que se gastó en redecorar la vivienda. Al libre albedrío, total, el dinero no es suyo… Con la ayuda de un vecino mató mi padre un cochino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *