El mal menor es menor pero es mal


rajoy-sanchez

La reciente encuesta de Metroscopia publicada por El País, si es corroborada por más estudios, marcará sin duda los siguientes movimientos políticos. Es bien sabido que los partidos políticos solo, repito solo, se mueven por los votos y eso hace que tiendan a gobernar por impulsos demoscópicos y que cuando se acercan unas elecciones solo gobiernan coaccionados por las encuestas. Puede ser que los resultados del estudio, amén de la cocina según los intereses del que lo paga, sean fruto de momentos y hechos puntuales, pero es muy posible que inicien una tendencia que para mí como analista tiene una clara explicación en los hechos de la política real española. Según este estudio el PP ya no ganaría las elecciones, la desafección de sus electores es dramática. Hoy y ahora las ganaría por los pelos el PSOE pero con Podemos, que ha venido para quedarse, pisándole los talones. El PP pierde la mitad de los votos en favor de la abstención y el PSOE y Podemos se dividen los votos de la izquierda. En el PP piensan que sus otrora votantes ante el miedo a la izquierda -con ideología y sin complejos-, les votará -a pesar de su falta de ideología y de sus complejos- por el miedo. ¿Serán los despreciados votantes del PP tan apocados para tapándose nariz, ojos y alma, seguirles como mascotas en este juego?

No entiendo nada. Es sabido que muchos votan por el mal menor y razonan que el PP, por desastre que sea, es mejor que el PSOE. ¿Puede ser que dar alas al mal menor impida que florezca alguna vez un bien que lo supere? ¿El miedo a los contarios justifica electoralmente el mal trato de los propios? ¿Alguien me lo explica?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *