Fuera los símbolos de lo público


You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber twitter: @jmfrancas

Escribo este texto mientras un tal Puigdemont actúa en una rueda de prensa desde Alemania, me asombra el interés por seguir las ocurrencias de un prófugo. Lo siento, a mi lo que diga este personaje no me interesa nada de nada. Pienso además que hacerle caso es contraproducente, luz de gas y a otra cosa mariposa.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), ayer dio la razón a “Societat Civil Catalana” frente al Ayuntamiento de Sant Cugat del Vallès por colocar en la vía pública una “estelada”, bandera no oficial que en Cataluña solo representa a la causa independentista. Lo que parecía de sentido democrático, e incluso común, que los símbolos partidistas no pueden ocupar un espacio público, ahora se ha visto refrendado por una sentencia jurídica que basa su posicionamiento en algo tan evidente como es la neutralidad institucional. Es de suponer que esta sentencia marca el criterio frente a todos los símbolos, soberanista o no, que impliquen un uso partidista del espacio público.

¿Qué pasará ahora? Pues que se llenarán los juzgados de denuncias y que una vez más, por culpa de las instituciones que no obedezcan la sentencia, la pelota estará en manos de la justicia.  El independentismo no se somete casi nunca a la ley y está actúa dado que las distintas autoridades que deberían ser garantes de la justicia miran para otro lado y ‘pilatean’ lavándose cerebro y manos.

No entiendo nada. ¿Cuántas más desobediencias y desplantes hacen falta para que vuelva a actuar el Gobierno? ¿Alguien me lo explica?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *