Síndrome de Estocolmo


Desde el Gobierno Central llegan mensajes abriendo una puerta a una solución negociada de la crisis catalana. Anna Gabriel, la diputada de la CUP defensora de la tribu y otras cuestiones menos estéticas, declaró ya antes del 11 de septiembre de este año, recién aprobadas las leyes secesionistas, y con el Gobierno de Rajoy en pleno despertar del un largo letargo de pasividad y ya tomando medidas, que: “esto es un pulso y esto va de quién aguanta un segundo más, y tenemos que aguantar nosotros”, y en esas estamos. No tengo ninguna duda de que el independentismo catalán seguirá, erre que erre, con su tensar la cuerda; sin duda tiene un plan que siguen a rajatabla usando, como ya hemos visto, cualquier medio, legal o no, aunque, al menos de momento, con la consigna de que no sean ellos los que crucen la linea roja de la violencia. Que nadie lo olvide: para ellos la ley no cuenta.

He oído recurrentemente un argumento sobre lo que debería ser la actuación del Estado: nada fuera de la ley, pero nada solo con la ley. El planteamiento no es malo, matizando una objeción de tiempos atendiendo al pensar de la propia Gabriel: primero restablecer la ley y el orden y luego, con los cabecillas que se han saltado la ley depuestos, ya hablaremos.

No entiendo nada. En plena escalada del conflicto y cuando aún no ha llegado el día 1, el gobierno abre la puerta a una negociación, que hasta ahora había negado, para parar el conflicto. ¿Tiene Rajoy síndrome de Estocolmo, empatía con el delincuente, o simplemente da el pulso por perdido? ¿Alguien me lo explica?


4 pensamientos en “Síndrome de Estocolmo

  1. Rajoy es un hombre enfermizo, su mente solo esta en fotografiarse con mandatarios y le importa un pepino lo que ocurre en España, es peligroso, se esta convitiendo en un segundo ZP.

  2. Todos podemos poner opinión casi sin riesgo, ahora, mandar y tomar decisiones es cosa seria, porque sí implicaría quedar atrapado en ellas, así que necesita mucho tiento, mucho diálogo para llegar a acuerdos, siempre con la Constitución y la Ley en las manos.

  3. Ya empiezo a pensar que aquí hay pactos ocultos.De lo contrario, no se entiende nada

  4. j.m.francas

    le echamos de menos en las tertulias de radio inter.

    esperamos volverle a escuchar !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *