Solo un sillón en Moncloa


rajoy_rivera_sanchez

Es importante entender que incluso el político es un ejemplar de la especie humana y como tal se comporta. Tiene cabeza, corazón, pensamientos y sentimientos que marcan sus comportamientos como al resto de los mortales. Si hay una única característica que destaca en la mayoría de ellos esta sería su embeleso por el poder. Al político le gusta más el poder que a un tonto un lápiz y cuando actúa fríamente todo lo supedita a esta búsqueda, pero, como todos, no siempre es consecuente y, si se descuida, puede dejarse llevar por los sentimientos como los demás.Cuestión distinta es, ¿para que quiere un político el poder? ¿Para tenerlo? ¿Para usarlo para sí? ¿Para usarlos para otros? ¿Para mejorar su vida? ¿Para mejorar la sociedad? Dejémoslo con que habrá de todo.

¿Qué marcará el momento político que vive hoy España? Ocurrirá lo que favorezca a la búsqueda de su poder que hagan los líderes que ahora mandan. Si piensan que unas nuevas elecciones les favorecen, buscarán eso; si piensan que no, pactaran con el demonio. Lo único es que nadie depende solo de sí mismo y por tanto deben confluir los intereses de más de uno sin pisarse en demasía.

Para la izquierda el interés en desalojar a Rajoy es muy motivante, pero no basta. Este interés solo es válido para el que, desalojando al PP, se aloje él en la Moncloa. Por eso ha sido hasta ahora tan difícil un pacto, solo hay sillón para un Presidente y tienen que ponerse de acuerdo más egos que sillones.

No entiendo nada. A nosotros se nos pide habitualmente votar al menos malo, ¿por qué ellos no se plantean investir al menos peor de todos? ¿Alguien me lo explica?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *