Yihadistas con barretina


yihad

Ayer fueron detenidos en Cataluña 11 yihadistas que, según parece, tenían intención de atentar en España. No estamos hablando de un hecho aislado, sino de una infección que se extiende por Europa y que, menos mal, parece que pilla a nuestras fuerzas de seguridad cuanto menos en alerta y con una buena preparación, si bien este virus, hoy por hoy, ni tiene vacuna ni es curable.

Desgraciadamente no sé suficiente historia como para evaluar los que supone el yihadismo dentro del Islamismo, pero lo peor es que nuestros dirigentes tampoco. Es evidente que no todo el Islam es un peligro, pero es un hecho también que por su propia esencia, no tiene capacidad de condenar ni extirpar a los violentos.

Cataluña es, por voluntad política de sus dirigentes, una tierra con una presencia inusual de inmigración musulmana: 467.000 personas, 214 mezquitas y 50 centros salacistas… Ahí es nada.

No entiendo nada. Ayer Cameron, el premier inglés, alertado por el peligro del islamismo radical, se dirigió a los británicos para recordarles que tienen civilización y raíces cristianas que no deben perder. ¿Por qué en España, que tenemos las mismas, si un dirigente nos hablara así sería acusado de ser de extrema derecha y descalificado por tener obediencia vaticana? ¿Alguien me lo explica?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *