29-S, más parados que huelguistas


Se ha hablado tanto de la huelga general y durante tanto tiempo que no me motiva el abundar, pero al mismo tiempo no puedo simplemente ignorarla. Dado el poco seguimiento y el bajo perfil de declaraciones de los huelguistas: UGT y CCOO y los huelgueados: el Gobierno, para no hacer leña del árbol caído. Ni unos ni otros quieren que caiga nada. Me voy a limitar a exponer algunos motivos de reflexión que me llevan a seguir no entendiendo nada.

De todos era conocida y comentada la máxima de ZP acerca de que a él, a diferencia de Felipe González, los sindicatos no le iban a hacer una huelga. Y que a este objetivo supedito gran parte de su política. Se la han hecho, le han ‘felipeado’. ¿Y ahora que?

Los sindicatos, que no querían de ningún modo hacer una huelga general, han encontrado una motivo en la bajada del sueldo de los funcionarios y las pensiones, para actuar y, de alguna manera, justificar su existencia. ¿Por qué no han usado un medio distinto a una huelga general?

En toda la crisis los sindicatos han sido tachados de ‘amarillos’, de cómplices del Gobierno en la nefasta gestión económica. Han estado en el candelero y esto ha hecho que muchos se pregunten. ¿Por qué se les subvenciona? ¿Qué hace tanto liberado? ¿Por qué tienen tan pocos afiliados? Etc. Pienso que lo que debe ocurrir es que al haber estirado tanto de la cuerda: contínuo incremento de subvenciones, exageración en el número de liberados etc., esta se va a romper y, ahora va a ser muy indefendible su estatus. ¿Qué debe cambiar para que los sindicatos vuelvan a gozar de un mínimo prestigio y sean realmente útiles?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *