Acerca de Josep Maria Francàs

Director de 'A Fondo' Radio Intereconomia. Manresa, (Barcelona). Ldo. en Ciencias Biológicas. Ex docente, ex editor, ex político y periodista. Todo con 'humor catalán'.

Alberto Vidal Guerrero: ‘Conocer nuestra historia es un deber’

Conversación tranquila de @jmfrancas con Alberto Vidal Guerrero, @aranohtar, redactor de Academia Play, @academiaplay, graduado en Historia por la Universidad de Valencia, especializado en Historia Moderna por la Complutense de Madrid. Fue soldado de infantería ligera en el antiguo Tercio de Lombardía. Apasionado de la Historia, las Lenguas Clásicas y de autores como Chesterton, Lewis o Tolkien.

Tuitter:@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es, YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Qué es Academia Play?

AVG: Academia Play es una plataforma interactiva que nace como un ambicioso proyecto educativo basado en la formación a través del formato audiovisual. Mediante breves vídeos de carácter didáctico se exponen hechos históricos, curiosidades, temas de actualidad, cine, arte, deporte, música o ciencia. Con el tiempo, sin embargo, nos hemos ido especializando en historia.

JMF: ¿Cuál es el objetivo de la parte de historia?

AVG: El objetivo es transmitir de forma amena los acontecimientos históricos más relevantes con una buena base documental, apoyándonos en especialistas, explorando las diferentes perspectivas. Son videos de divulgación, pero intentamos expresar en ellos las últimas tendencias historiográficas, tratando los temas con la seriedad que se merecen.

JMF: ¿Historia del mundo o de España?

AVG: Ambas. De hecho en relación a nuestros vídeos hemos publicado dos libros, uno de la Historia del Mundo y otro de la Historia de España.

JMF: Pero, según muchos incluso españoles, la historia de España es una vergüenza…

AVG: Sí, hay un mal endémico en nuestra nación, fruto de la Leyenda Negra, por el cual tendemos a despreciarnos a nosotros mismos y a nuestra historia. Esto en psicología se llama «complejo de inferioridad» y es el resultado de no saber apreciar lo que uno posee de forma integral (con sus luces y sus sombras) y estar siempre pendiente de las líneas culturales y políticas de otras naciones, comparándonos constantemente con otros y no ser justos a la hora de darnos el valor que merecemos y  esto pasa tanto en España como en otros países que formaron parte del mundo hispánico.

JMF: Bartolomé de las Casas tuvo algo que ver, me suena que lo citó Pedro Sánchez en la moción de censura de Vox, ¿no?

AVG: No sé si lo citó el señor Sánchez, pero sí. Bartolomé de las Casas escribió un libro para defender su postura, utilizando un tono grave y muy exagerado en algunos de sus ejemplos. Tal vez el pobre monje no lo hiciera a malas, pues su idea era defender a los indios, pero está claro que sus escritos fueron traducidos y publicados en otras potencias europeas como propaganda claramente antiespañola.

JMF: Dirigiéndose a Abascal, Pedro Sánchez dijo esto: «No ama la España de la piedad y la compasión a los indios de Fray Bartolomé de las Casas, sino ama la España tenebrosa de Torquemada. No ve en los inmigrantes a la humanidad sufriente, sino a invasores que hay que devolver al mar”.

AVG: Bien, desde Academia Play no nos gusta meternos en política, pero es evidente que la historia ha sido y es utilizada por unos y otros políticos, independientemente de su ideología, como arma arrojadiza contra el adversario.

JMF: Igual si la conocieran en vez de inventársela…

AVG: Si, conocer nuestra historia es un deber muy importante no solo para los políticos, sino para todos nosotros.

JMF: De tu especialidad histórica, la Historía Moderna, ¿qué luces destacarías en la historia de España?

AVG: Los siglos XVI y XVII son los más importantes para España. La unión de la Corona de Castilla y la de Aragón, el fin de la Reconquista, el Descubrimiento del Nuevo Mundo, la publicación de la gramática de Nebrija, el iusnaturalismo y las teorías políticas de la Escuela de Salamanca (germen del derecho internacional actual), las Leyes de Burgos, los grandes escritores del Siglo de Oro (Cervantes, Lope, Quevedo, Calderón…), la incorporación de Portugal en 1580 (recordamos que los portugueses se llamaban así mismos españoles, pues eran parte de la antigua Hispania) y muchas luces más que en el siglo XVIII y con la nueva dinastía francesa se despreciaron y se trataron de ocultar.

JMF: ¿Qué dinastía francesa?

AVG: Los Borbón. Con la llegada de Felipe V España pasa a ser una colonia francesa prácticamente.

JMF: Te refieres a la dinastía Borbón…

AVG: Así es.

JMF: ¿Cómo pasa España de Austrias a Borbones?

AVG: Carlos II, el último Austria, conocido como «el Hechizado» por ser una persona enferma y delicada, no tuvo descendencia. Sobre este monarca se está estudiando mucho últimamente y es sorprendente que, a pesar de su estado, llegó a ser un gobernante más capacitado que otros muchos. Hubo problemas a la hora de designar sucesión. En un primer momento se nombró al joven José Fernando de Baviera, pero este murió en extrañas condiciones. Quedaban solo Carlos de Habsburgo, hijo del emperador, y Felipe de Anjou, nieto de Luis XIV. en esta época Francia tenía mucho poder en el continente y el embajador francés en España supo presionar de tal manera que se eligiera a Felipe como heredero. De ahí vendría la famosa Guerra de Sucesión y el establecimiento de la nueva dinastía. Luego los pactos de familia confirmarían la relación entre España y Francia.

JMF: Y viene el famoso 11 de setiembre catalán que algunos interpretan como secesión y tergiversan los hechos alzando a Rafael Casanova como independentista catalán…

AVG: Sí, esa comparación romanticista entre el pasado y la actualidad es muy propia de los nacionalismos. Es el uso de la historia como arma política del que hablábamos antes.

JMF: Pero, ¿por Felipe V no corría sangre de los Austrias?

AVG: Todos los pretendientes eran familiares de los Austria. Sin embargo, en el caso de Felipe éste había sido educado en la Corte francesa y el modelo político y cultural de la Francia de Luis XIV distaba mucho del modelo de la España de los Habsburgo. La nueva dinastía no se preocupó por respetar este modelo cultural y político, sino que impuso el francés. Esto no quiere decir que los otros pretendientes fueran mejores, eso nunca lo sabremos. Solo sabemos lo que pasó.

JMF: Y pasó que desde entonces no levantamos cabeza…

AVG: Respecto a esto hace muy buen análisis Mª Elvira Roca Barea en su último libro “Fracasología».

JMF: Adelántame algo, jaja.

AVG: Va de este cambio que estamos comentando.

JMF: Pero en síntesis, ¿cómo valora el cambio de dinastía?

AVG: A peor, por supuesto. Los siglos XVI y XVII, la época de la que antes he mencionado algunos de los acontecimientos más notables para nuestra nación fue sometido a una damnatio memoriae total. No se podía siquiera mentar cualquier relación cultural con el periodo Habsburgo, que pasó a ser la «época oscura, fanática e inquisitorial» de España.

JMF: ¿En qué se diferencia un ‘Borbón’ de un ‘Austria’?

AVG: No sabría decir. Puedo comparar, a grosso modo, la Francia de los Borbón: centralista, absolutista, etc. con la España de los Austria, que respetaba las leyes y costumbres de los diferentes reinos sin perder la unidad entre ellos bajo una misma corona.

JMF: ¿Sobriedad quizás?

AVG: También, gran diferencia. Los franceses despreciaban la sobriedad hispánica.

JMF: Mil gracias Alberto, solo una recomendación y no te quito más tiempo, ¿que vídeo de la ‘Academia’ nos recomiendas para empezar a saborear la gran historia de España?

AVG: Pues el de los Tercios Españoles está muy bien, aunque mi favorito es el de Juan de Austria y la batalla de Lepanto.

JMF: Ponme el link, porfa

AVG: https://www.youtube.com/watch?v=yxo-LiSuH9g&t=99s y https://www.youtube.com/watch?v=B9KN85Kf_VM&t=7s

JMF: Mil gracias Alberto, un abrazo y seguimos en contacto.

AVG: Gracias a ti, un saludo.

Elena Jiménez: ‘Las instituciones del Estado han sido colonizadas por los sucesivos Gobiernos’

Conversación tranquila de @jmfrancas con Elena Jiménez, @Jimnez2Elena, subinspectora de Hacienda, participó en la coordinación de TranC’sparencia y promotora de de OLE, junto a Lorenzo Abadía.

Tuitter:@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es, YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Qué fue traC’sparencia?

EJ: Un grupo de afiliados muy activos en Ciudadanos, empezamos a sospechar que el partido abanderado de «la democracia interna» era más de lo mismo. Desconfiamos del voto telemático. El sistema que utiliza Ciudadanos no es seguro. Es fácilmente manipulable y, debido a muchas irregularidades que se pusieron de manifiesto entre la III y la IV Asamblea General del Partido, comenzamos a recabar testimonios en todas las Comunidades Autónomas y en todas ocurría lo mismo. También detectamos irregularidades en los órganos del Partido, en su composición y funcionamiento. No respetaban los Estatutos. En fin, innumerables irregularidades. Recabamos pruebas y emitíamos comunicados que compartíamos con todos los afiliados. Nos disolvimos al terminar la IV Asamblea General de Cs, donde no obtuvimos representación.

JMF: Parecido ha ocurrido en Podemos… ¿Dónde esta la regeneración de los partidos nuevos?

EJ: Eso me pregunto yo. Han demostrado que no existe tal regeneración y, el hecho de que surgieran con esa idea, indica que, efectivamente, la Política de este país necesita regenerarse. Y no basta con cambiar la Ley de Partidos; va más allá: La Transición debió de ser una época fascinante, desde el punto de vista político y, con sus muchas luces y sus muchas sombras, estuvo bien para el momento que se vivía en España. Ahora bien, en este tiempo, ha degenerado en una No Efectiva Separación de Poderes; las instituciones del Estado que, por la independencia que les otorgan las normas, deberían ser garantía para los ciudadanos, han sido colonizadas por parte de los sucesivos Gobiernos, lo que deteriora el Estado de Derecho y la calidad de nuestra Democracia.

JMF: Pero quién cambia eso si los beneficiados son los que legislan…

EJ: Lo cambian los ciudadanos. Cuando una idea se convierte en un clamor popular, los políticos no tienen más remedio que escuchar, aunque sólo sea por puro oportunismo. Es por esto que lo que pretende hacer #OtraLeyElectoral es la más importante acción política desde la Transición. Y le ha llegado su hora. Es un movimiento transversal a todas las ideologías; procede de la sociedad civil; y un único objetivo: recoger firmas, a través de la plataforma, Change,org, donde hemos abierto una petición para pedir a todos los partidos que incluyan en la Agenda del Congreso, la apertura de un debate para cambiar la Ley Electoral. Ya no sirve para regular nuestro sistema de organización y convivencia. Es necesario cambiar las reglas del juego.

JMF: Cambiar las reglas de juego, ¿en qué sentido? ¿Qué proponéis exactamente desde OLE?

EJ: Yo entiendo el sistema electoral como un sistema de organización de una sociedad; un sistema que garantiza la convivencia, que no coarta las Libertades y que asigna a cada miembro un papel en dicha organización. La Constitución debe situar al ciudadano en el centro de ese sistema, otorgarle un papel activo y no de mero espectador. Por eso la Ley Electoral es un elemento clave del sistema político. La sociedad española ha cambiado mucho y la Ley ya no nos sirve. Un ejemplo se ha visto cuando unos días antes de que se produjera la votación de la moción de censura presentada por VOX, el presidente del Partido Popular recordó a sus Diputados la advertencia de que no pueden saltarse la disciplina de voto. ¿¿¿Qué??? ¿Cómo? El artículo 67 de la Constitución, en su punto número 2, deja muy claro que los miembros de las Cortes Generales no estarán ligados por mandato imperativo. Magnífico el vídeo de la que fue su portavoz, Cayetana, hablando de cómo los estatutos de su partido obligan al voto corporativo. Y de cómo ella lo asumió como condición, pero lo que de ninguna manera iba a asumir era que además de no tener libertad de voto, se le negara la libertad de expresión o la participación en las decisiones de su partido. Queremos un sistema en el que la voluntad de los ciudadanos prime sobre la voluntad de los partidos políticos.

JMF: Nuestra democracia es claramente una partitocracia ¿no?

EJ: Estamos en un país partidocrático en el que las cúpulas de los partidos han acumulado tanto poder que lo han acaparado todo. Un diputado debería depender, como en otros países, de sus votantes. Votantes que son personas concretas a las que se ha pedido el voto y con las que se ha establecido un contrato; un contrato en el que una de las partes se obliga a votar y la otra parte se obliga a representar a sus votantes con arreglo a los proyectos que pusieron en común. Que ese diputado se presente como candidato bajo el paraguas de un determinado partido nos orienta sobre su trayectoria, su forma de ver las cosas… pero no significa que no tenga que cumplir el contrato/compromiso con sus votantes, por obedecer a los intereses de las cúpulas de su partido. Es más, no lo hará. ¿Por qué? Porque el Partido no debería tener el poder de incluirle en una lista cerrada y en un puesto determinado de esa lista, mientras que el votante debe poder excluirle en la siguiente legislatura e incluso destituirle antes de que acabe esta, si se desvía del camino diseñado en el momento anterior al voto. Cuando alguien me representa, espero que hable y actúe en mi nombre, velando siempre por mi propio interés y utilizando sus conocimientos y habilidades.

JMF: ¿Hay algún país cuyo sistema produzca esto?

EJ: Hay casi tantos sistemas como países. Pero sí; existen varios. A mí, personalmente, me gusta el de Finlandia. Pero, #OtraLeyElectoral no propone ningún sistema en concreto, sólo pretendemos un cambio. Una vez que se abra el debate en el Congreso, imagino que se admitirán ponencias de todos los grupos políticos y sociales, académicos, etc. Ese sistema electoral que surja de ahí, debería cumplir, para nosotros, cuatro puntos básicos.

JMF: ¿Qué puntos?

EJ:

1- Se trata de conseguir un sistema que aumente la conexión entre el votante y sus diputados, entre el político y el ciudadano. 

2- Que ahuyente la partidocracia, ese enorme poder de los partidos que coloca a los candidatos menos preparados en los primeros puestos de la lista. Necesitamos un sistema que sea atractivo, para que entren en política las personas más preparadas para ello. 

3- Que el voto de una persona valga igual que el de otra, aunque viva en otra provincia, que valga igual el voto a un partido prioritario que el voto a un partido minoritario.

4- Que la representación de los partidos nacionales en las Cortes Generales sea proporcional a su apoyo social.

JMF: Sin duda, eso lo cambia todo… nos acercaríamos a una democracia en serio…

EJ: Así es. Fíjate que no sabría decirte cuál de esos 4 puntos es el más importante. Uno sin los otros, disminuye la calidad de nuestra Democracia.

JMF: ¿Qué tiene Finlandia que te guste su modelo electoral?

EJ: Es un sistema proporcional con listas abiertas. Su parlamento se compone de 200 miembros elegidos por sufragio universal. Sus miembros son elegidos por representación proporcional en distritos electorales de múltiples miembros. Los partidos políticos y las asociaciones de votantes pueden presentar candidatos o listas de candidatos. Los partidos pueden formar alianzas electorales y las asociaciones de votantes pueden formar listas conjuntas. Las listas están abiertas, y los electores votan por un candidato en particular en una lista, en lugar de un partido. Es más largo de contar. Pero lo importante es que, de facto, cumplen nuestros 4 puntos básicos.

JMF: Buen sistema y además tienen la mejor educación del mundo, si no fuera por el clima, habría que ir a Finlandia… Elena, ¿qué estáis haciendo para avanzar en vuestra propuesta?

EJ: Ahora mismo estamos muy centrados en preparar nuestra presentación. Tuvimos que modificar el formato que teníamos preparado a consecuencia de la pandemia. En unas pocas semanas haremos la presentación pero esta vez, aprovechando las tecnologías. Será una presentación en varias plataformas y en la que se admitirá la participación posterior del público. Mientras tanto, seguimos recabando el apoyo de muchísimas personas relevantes del mundo académico, político, en fin, de diferentes ámbitos. La verdad, pocos se resisten a nuestra propuesta. Algunos de ellos pueden verse en nuestra Web: https://otraleyelectoral.es y si me lo permites, te inserto también aquí el enlace para quien quiera firmar: https://www.change.org/otraleyelectoral.

JMF: Te hubiera pedido el link, está claro que la democracia española necesita estos cambios cuanto antes. ¿Cómo ves la situación política actual?

EJ: Veo que se ha perdido todo lo que a mí me gusta de la política y esto es, el debate; quedarse boquiabierto viendo a personas con más talento y más conocimientos que yo, debatir sobre un tema. Y hacerlo desde el respeto por el que piensa distinto, tratando de convencer con argumentos. Lo que veo es un ambiente de crispación, de ataque, de falta de respeto. Cuando se pone en evidencia al contrario se ganan puntos. Pero puntos ¿Para qué? ¿Para recibir aplausos? Lo que quiero es que mis representantes trabajen día y noche para dar a luz, por ejemplo, una Ley de Educación que nos dure 30 años, que saque lo mejor de las generaciones futuras.

JMF: Gracias Elena, veo que sufrirás tú, y de hecho todos, mucho con tantos políticos de tercera que ahora tenemos. Mil gracias y un beso, estaremos en contacto.

EJ: Gracias a tí.

Alberto G. Ibáñez: ‘El mayor enemigo de un español es siempre otro español’

Conversación tranquila de @jmfrancas con Alberto G. Ibáñez, escritor y ensayista, doctor en derecho y en ciencias de la religiones, autor de varias obras y numerosos artículos. Ya  hemos comentado en este blog su libro «Historia del odio a España». Acaba de publicar un nuevo libro: «La guerra cultural: los enemigos internos de España y Occidente».

Tuitter:@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es, YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿De qué enemigos internos de España y Occidente trata tu libro?

AGI: El libro parte de una tesis: todos los sistemas y organizaciones caen o fracasan no tanto debido a la acción de sus adversarios o competidores externos, sino por los enemigos internos, los más terribles de todos porque suelen pasar desapercibidos o presentarse como nuestros más cercanos amigos. Hoy Occidente y España viven una crisis existencial que no por casualidad coincide en el espacio tiempo porque comparten enemigos y debilidades internas, aunque España los tenga por triplicado.

JMF: Pero, ¿cuáles son esos que España tiene por triplicado?

AGI: El libro disecciona la fenomenología de los enemigos internos, aunque advierte que como la lista es numerosa, no están todos los que son aunque sí son todos los que están. A Occidente le dedico cuatro capítulos, y a España cinco. Es difícil resumir en pocas líneas, pero podría decirse que España se singulariza por algunos hechos diferenciales, que la hacen más frágil que el resto de Occidente. Cabría destacar: nuestra ingenuidad (verdadero vicio nacional), la división y algunos inveterados complejos, una tendencia a vivir en el exceso y el sectarismo cainita y autodestructor, un modelo educativo al que dedicamos más recursos que nunca pero que nos coloca al final de la lista de PISA, una ciclogénesis explosiva que amenaza por destruir el régimen del 78 (que nos había colocado entre las mejores democracias del mundo) y, por último, una operación cuidadosamente articulada para romper España, que deriva de un localismo excesivo (que ya acabó con la I República y, en parte también con la II), pero que desborda este fenómeno. En resumen: la ingenuidad, el sectarismo y el localismo extremo. Por otra parte, aunque España ha mejorado social y económicamente en los últimos años, hay algunos aspectos que muestran algunos errores que normalmente pasamos por alto. España tiene uno de los peores datos de paro y fracaso escolar de la OCDE. Pero también suspendemos en materia de corrupción (al menos su percepción), seguridad (España es el país de las rejas en las casas), en consumo de drogas (líder de Europa en consumo de drogas entre jóvenes si juntamos cocaína y cannabis) o el tercer país europeo con más consultas al psiquiatra. Estos datos también dan a entender que «el modelo de vida español» tiene sus goteras que no queremos ver, porque pone encima de la mesa la cuestión de los valores y si existe una moral compartida.

JMF: La ingenuidad, debe tener mal arreglo ¿no?

AGI: La ingenuidad es el hecho característico de los españoles que se identifican con D. Quijote, que más que ingenioso hidalgo era el prototipo del ingenuo hidalgo, sin quitar sus muchas virtudes como novela. Nos pasamos la vida discutiendo entre nosotros quién es galgo y quién podenco, mientras los demás se aprovechan para robarnos la cartera. Los demás países se han creado frente a un enemigo, fuera real o no, exterior. Nosotros nos desangramos en debates interminables para buscar el enemigo dentro, tanto si miramos al pasado como en el presente. Por eso cuando pedimos euro-ordenes nos la niegan. o ¿alguien duda que si Puigdemont fuera corso hace tiempo que estaría en prisión en París? Esta ingenuidad lleva también a elegir de todas las posibles versiones de nuestra historia la que más daño nos hace y más nos divide.

JMF: Habrá que acostumbrase entonces a sobrevivir con este defecto casi genérico o ,¿tiene cura?

AGI: Yo suelo decir que forma parte de un virus cultural que ha contaminado el tejido social. Los virus tiene cura, pero como vemos con el virus biológico que estamos padeciendo a veces no es fácil encontrar la vacuna. Aunque un buen paso es comenzar por reconocerlo.

JMF: Y, ¿qué hacemos con el sectarismo? es miserable…

AGI: El sectarismo siempre ha existido. Don Rodrigo perdió la batalla de Guadalete por la traición de los hijos de Witiza y don Opas, aunque se arrepintieran cuando era tarde. Pero en el siglo XIX comienza a desarrollarse como un verdadero virus político, que llevó a tres guerras civiles, a que Amadeo de Saboya se despidiera de nosotros diciendo aquello de: «Si fuesen extranjeros los enemigos de [la patria], entonces, al frente de estos soldados tan valientes como sufridos, sería el primero en combatiros; pero todos los que con la espada, con la pluma, con la palabra agravan y perpetúan los males de la nación son españoles». Y, poco después, Estanislao Figueras (junio de 1873) abandonaría la presidencia de la Primera República con un «estoy hasta los cojones de todos nosotros». Ese virus se convierte en el siglo XX en verdadera epidemia, que al parecer amenaza con seguir en el XXI.

JMF: ¿Solo amenaza? Yo lo veo hispandémico total y desbocado…

AGI: En efecto, ya dijo Bartrina aquello de que el español es el único que critica a otro español. Podríamos ir más allá y decir que el mayor enemigo de un español es siempre otro español. Caso inaudito en el concierto de naciones. Por supuesto que es legítimo el debate entre ideas y concepciones, pero sobre la base de un marco de valores y objetivos compartidos. Esto último parece que lo habíamos conseguido lograr con la Constitución de 1978, pero de nuevo aparece la España pendular que le gustan los bandazos. Ahora algunos parece quiere construir paraísos hipotéticos sobre la base de destruir lo que hemos construido entre todos. Parece como si tuvieran alergia a la estabilidad y el equilibrio.

JMF: Nos quedan los localismos, ¿qué se puede hacer con ellos?

AGI: Los localismos son otra forma de sectarismo ya que se trata como éste de poner el interés de un grupo o una casta (incluso hay quien todavía habla de «raza») por encima del interés general. Lo verdaderamente inaudito es que este movimiento decimonónico y medieval, pues parece querer recuperar la España feudal y reconocer los privilegios territoriales, sea apoyado o al menos cuente con la comprensión de parte de nuestra clase política «nacional» e incluso de la izquierda y del mundo de lo que se denomina «cultura». En nombre de la igualdad se apoya a quien quiere acabar con la igualdad entre españoles. Esta operación de romper España, y por tanto de dar carta blanca al localismo exacerbado, no podría haber triunfado, o estar cerca de hacerlo, sin los otros dos elementos: la ingenuidad y el sectarismo. Es el vértice del triángulo que algún día se estudiará en los libros de Historia: ¿Por qué fracasó España?

JMF: Hemos hablado de tus tres enemigos internos resumen, quedan todos los demas para que el que se interese corra a leer el libro… Un abrazo y mil gracias como siempre, pero antes dame una nota de esperanza…

AGI: A lo largo del libro voy ofreciendo propuestas integradoras para superar este debate tóxico y polarizado que vivimos donde dos verdades antagónicas se presenta como ciertas. Mi último capítulo concreta este modelo alternativo sobre la idea de un «renacimiento cultural», que partiría de mirar al pasado sin ira para reconocer lo bueno que hemos tenido y aprender de nuestros antepasados cuando superaros retos parecidos o mayores a los nuestros, con muchos menos medios, y así prepararnos para saltar adelante y ganar el futuro. No escondiendo el lado oscuro de la vida, sino preparándonos adecuadamente para hacerle frente. A esto lo llamo también «modernición»: una sabia y equilibrada combinación de tradición y modernidad  para poder saltar hacia delante reforzados y con la mochila llena, discurriendo por el camino del medio. Y ello como alternativa a la postmodernidad que no ha traído el paraíso flexible que prometía sino una sociedad cada vez más gaseosa, débil y enfrentada. En resumen, como dicen los franceses, en la vida a veces procede: «reculer pour mieux sauter”.

JMF: Un abrazo Alberto y a por el siguiente libro.

Ignacio Gomá: ‘No se trata de que todo sea votado’

Conversación tranquila de @jmfrancas con Ignacio Gomá, @ignaciogoma, profesionalmente notario y presidente de la Fundación Hay Derecho @HayDerecho.

Tuitter:@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es, YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Qué es ‘Hay Derecho’?

IG: Un Blog Jurídico que depende de una Fundación del mismo nombre que dedica a la defensa del Estado de Derecho y las instituciones, que consideramos se está deteriorando en nuestro país.

JMF: ¿Qué Instituciones se deterioran?

IG: Cuando hablamos de instituciones nos referimos tanto a las normas formales, como a las agencias y organismos del Estado como a las normas informales: valores democráticos, cívicos o valores éticos o individuales. En este sentido, creemos que tanto unas como otras han sufrido en los últimos años, por diversas razones.

JMF: ¿Qué deterioros os preocupan?

IG: Nos preocupan todos los deterioros que conduzcan a una menor transparencia del poder, a una menor imparcialidad, al conflicto de intereses, a la falta de meritocracia, al capitalismo clientelar ¿Una? La reforma del CGPJ que ahora está en el candelero.

JMF: ¿Piensas que quieren hacer más dependiente todavía la Justicia de la política?

IG: Claro. Parece evidente.

JMF: Pero es que ya no es independiente… ¿No?

IG: El juez de base es independiente en el sentido de que no depende de nadie. Puede juzgar libremente y nadie le puede dar órdenes ni tomar represalias contra él. Pero si hay un órgano que imparte premios (destinos, nombramientos) y castigos (expedientes sanciones) y ese órgano está politizado porque no sólo lo nombra el parlamento sino que es objeto de luchas políticas, cabe pensar que los nombramientos de los altos órganos van a estar «mediatizados» y sobre todo instala en el cuerpo la idea de que para progresar hay que pertenecer a alguna tendencia política. Eso es así desde que en 1985 se modificó la LOPJ para que 12 de los 20 miembros del COPJ que nombraban los propios jueces lo hiciera el parlamento, politizándolo más y ahora se pretende que se nombre no por mayoría de tres quintos sino por la mayoría absoluto, logrando así que ni siquiera haya que pactar.

JMF: ¿Qué solución proponéis?

IG: Las soluciones pueden ser varias. Se trata de buscar una falta de dependencia del CGPJ de las mayorías parlamentarias. Una es simplemente volver al diseño original de la primera LOPJ: que doce miembros sean nombrados por los jueces y entre los jueces.

JMF: Dicen que esto es poco democrático pues no los vota el ciudadano a través del Parlamento…

IG: Bueno, aquí ya vamos a los fundamentos. No hay una democracia moderna que no contemple, al menos:

a) El imperio de la ley, emanada de la voluntad general, representada en el poder legislativo elegido libremente mediante elecciones periódicas.

b) La división de poderes.

c) La legalidad de la Administración.

d) El reconocimiento de los derechos y libertades fundamentales.

Es decir, no se trata de que todo sea votado, sino que tiene que haber una división de poderes que controle otros poderes que sí son elegidos.

JMF: En el Tribunal Constitucional pasa muy parecido. Sus miembros lo son por su color político… ¿qué habría que hacer?

IG: Es cierto que en otros países sí se votan algunos cargos, pero es que su sistema jurídico es distinto, no se sujeta a la ley escrita sino que básicamente es jurisprudencial. En cuanto a que habría que hacer: se trata de conseguir que los órganos de control sean independientes de los controlados, de tal manera que nadie (el más fuerte, el más poderoso) pueda influirles. Si no ocurre eso, al final acabamos en sociedades clientelares en las que unos pocos -los que controlan esas instituciones- consiguen capturar rentas, impidiendo que la innovación y el mérito triunfen.

JMF: En esas estamos si además le añadimos usar y abusar de la Fiscalía General del Estado y a través del CGPJ ascender a algunos jueces…

IG: Y si a ello añades un proyecto de ley para que los fiscales, dependientes del FGE, instruyan las causas… La reforma de que los fiscales instruyan no es necesariamente mala. Es así en algunos países. Pero para ello tiene que ser absolutamente independiente del poder político.

JMF: Eso me horroriza… Solo faltaría vetar la opción de la acusación popular (no sé cómo se llama técnicamente)…

IG: En efecto. Si desaparece la independencia en la instrucción y eliminamos la iniciativa del ciudadano, la posibilidad de perseguir la corrupción o desmanes del poder se reducen.

JMF: Si se empeñan con su mayoría en hacer esto, ¿qué se puede hacer democráticamente?

IG: Si defendemos el Estado de Derecho sólo se puede actuar desde él: impugnar ante los Tribunales, apelar a instancias superiores, y, sobre todo, que la sociedad civil se movilice para defender aquello que no es un concepto abstracto, sino algo que afectará a sus vidas y sus libertades.

JMF: Habéis promovido un ‘Manifiesto’, ¿qué pretendéis con él?

IG: Pues precisamente eso: concienciar al ciudadano de que esta cuestión no es una complicada cuestión propia de técnicos, sino algo que afecta a algo tan básico para el ciudadano como la separación de poderes que, a su vez, afecta a la democracia y a las libertades individuales.

JMF: Habrá que animar a los ciudadanos a leerlo. Un abrazo y mil gracias Ignacio, seguimos en contacto que hay tema para tiempo.

IG: ¡Igualmente! Y gracias por interesarte por nosotros.

Cristina Martín: ‘La pandemia es un arma de guerra’

Conversación tranquila de @jmfrancas con Cristina Martín, @crismartinj, escritora, periodista y doctora en Periodismo. Es la autora de la saga Bilderberg y de «La verdad de la pandemia». Publicado en España e Hispanoamérica, su último libro ha sacudido a la opinión pública, convirtiéndose en bestseller al mes de su lanzamiento.

Tuitter:@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es, YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Cuál es ‘la verdad de la Pandemia’?

CM: La verdad, que saco a la luz mediante el periodismo de investigación, es que la pandemia es un arma de guerra. Advertí hace diez años de esta táctica bélica que hoy es una realidad.

JMF: ¿Arma de guerra de quién?

CM: En mi libro señalo, con nombres y apellidos, a los que, tras mi investigación, aparecen como autores y cómplices: políticos, filántropos, financieros globales, gobernantes, científicos, periodistas… Forman una red, diseñan una estrategia y atacan. No todos los miembros de esta red conocen toda la información. Unos diseñan y otros, obedecen órdenes.

JMF: Y, ¿guerra contra quién?

CM: Como toda guerra, es compleja y tiene varias tramas. Por una parte, hay una guerra contra la población y la cultura occidental de libertades, valores y derechos. De ahí la imposición de censuras a la libertad de prensa, de opinión, de movimientos, de gestión de la propiedad privada con la obligación del cierre de las pymes. Y del derecho a la vida. Esta superélite manifiesta que sobran personas en el mundo y llega un virus que mata, principalmente a los ancianos, que son el 70% de los muertos.

JMF: Es una guerra transversal entonces… ¿No es de China?

CM: Hay otra trama, la de la guerra por el control hegemónico del siglo XXI y los venideros. Se están formando dos bloques: el de los soberanistas y el de los globalistas, liderados por Donald Trump y Xi Jinping, con la OMS e inversores internacionales, respectivamente. El modelo del segundo bloque es una dictadura global, un despotismo ilustrado planificado hace décadas. El del primero es un campo por explorar, pero sigue las líneas de la democracia liberal precedente.

JMF: ¿En qué coinciden las dos tramas?

CM: Más que coincidir, se observa una inversión de los polos. Las elites comunistas son ahora grandes capitalistas globales. Por ejemplo, la China Alibaba acaba de comprar el 71% de Alcampo. Y los grandes capitalistas norteamericanos, los que fundaron el elitista Club Bilderberg y se declaran enemigos del comunismo ruso, quieren ahora un comunismo global. Tanto Kissinger como su mecenas David Rockefeller llevan décadas alabando el modelo social chino.

JMF: De comunistas a capitalistas, casi lo entiendo; pero al revés, no entiendo nada…

CM: Hay una clave para comprender. Tras la II Guerra Mundial comienza la gestación de una nueva clase social: las élites globales. Es decir, las élites de las naciones crean alianzas y de estas nacen los conglomerados internacionales. Quienes tienen el dinero, ansían el poder global. Y, para mantenerse en el poder limitan el desarrollo económico e intelectual de los ciudadanos de todo el mundo. ¿Qué mejor sistema se ha inventado que el modelo social chino donde el pueblo no tiene las libertades occidentales? Ese modelo de esclavitud mental es que que quieren estas élites aliadas para todo el planeta.

JMF: Y, ¿qué ganan con soltar a este virus?

CM: Su método es: crear una crisis global para, luego, aportar una solución global. El secretario general de la ONU lo ha dicho públicamente en la 75 asamblea: para enfrentarnos a catástrofes globales como la pandemia o el cambio climático, necesitamos una gobernanza global gestionada por la ONU, los grandes inversores globales y los bloques regionales (como la Unión Europea). Más claro imposible. En su modelo de mundo futuro, la democracia ya no existe. Libertad, ¿para qué?, exclaman.

JMF: Y el virus…

CM: Voces autorizadas, como el Nobel de Medicina Luc Montagnier, afirman que está modificado genéticamente. Como expongo en el libro, mi investigación me lleva hasta laboratorios militares, centros dedicados a la guerra y a la seguridad nacional. No es la primera vez que se usan virus y bacterias en guerras.

JMF: Sin duda, pero si han soltado un virus desbocado, ¿cómo piensan controlarlo?

CM: Tal y cómo vemos, de momento no piensan controlarlo. Se ve que no pararán hasta conseguir sus objetivos. Es una guerra no declarada, lo cual me resulta muy cobarde. ¿Por qué no la declaran abiertamente? ¿Y por qué los gobernantes no les preguntan a los líderes chinos cómo es que ya no hay virus ni pandemia allí? Todos vimos este verano las imágenes de las fiestas juveniles sin mascarillas ni distanciamientos sociales. Están sanos sin vacunas. ¿Por qué China no comparte el secreto de la cura con el resto del planeta?

JMF: El que quiera saber más lo tiene fácil, leer tu último libro «La verdad de la pandemia», pero adelántame algún nombre de los padres occidentales del desastre que están entre nosotros…

CM: Entre los nombres más populares, está implicado el antiguo establishment norteamericano: los Gates, Clinton, Obama, Jezz Bezos, los directivos y propietarios de Google, Facebook… Muy importante el papel de los CEOs que encontrareis en mi libro y que construyen el nuevo orden mundial para sus jefes, así como el de directores de centros médicos como el instituto Pasteur, que tiene una delegación en Wuhan. Obviamente, el papel de la OMS es criminal. Su director está al servicio de las farmacéuticas que, al mismo tiempo, son las propietarias de los grandes medios de comunicación. La OMS que engañó a las mujeres keniatas y las esterilizó con vacunas. Tanto la OMS como todas estas elites son eugenistas, no valoran la vida y esa es parte de la revolución social que pretenden imponer: la cultura de la muerte. Diseñan la «nueva normalidad» en los laboratorios de ingeniería social que expongo en el libro. No perdáis de vista a Alex Penthland, el gurú que idea el «distanciamiento social» con el que pretenden acabar con nuestras libertades. Así evitan la rebelión de las masas.

JMF: Mil gracias Cristina, voy a por el libro. ¿Alguna ventana a la esperanza para no dejarme tan preocupado…?

CM: Muchas ventanas se están abriendo. Muchas personas que antes no veían ahora ven, se está ampliando su mirada. El ser humano siempre ha sostenido su esperanza sobre el Amor. A pesar de las barbaries cometidas en la I y la II Guerra Mundial no lograron aniquilarlo. En este nuevo envite tampoco lo conseguirán. El amor a la vida, a los hijos, a la familia, a la tierra siempre vence a los malvados. Aunque ahora nos toque atravesar un desierto, el amor vencerá.

JMF: Un beso y hasta pronto, estamos en contacto para mantenernos bien despiertos.

CM: Sí, muy despiertos y fuertes. Muchas gracias. Un abrazo. Cuídate.

Me dice Antonia Carrasco, @CarrascoAntonia, presidenta de @AsocGenMad

Tuitter:@jmfrancas Web: http://sinpostureo.com blog: http://www.noentiendonada.es,  YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber 

Denuncias falsas

Ayer, @PODEMOS reconocía la denuncia falsa al ex abogado de la formación. Hoy, el Secretario General del @PSOE en Huelva, iniciará acciones contra su compañera, también del @PSOE, por una posible denuncia falsa. Bienvenidos a la realidad.

Hace unos años, comentábamos un grupo de personas que la instrumentalización de la LICVG iba a acabar llegando a la política, como medio de destrucción de cualquier compañero al que quisieran eliminar social y políticamente hablando. Ya ha llegado la “nueva normalidad” a ellos.

No calcularon que, cuando se escupe al cielo, hay grandes posibilidades de que te caiga encima. Espero que les sirva a todos aquellos partidos que aprobaron esta ley -y a los que no estaban por aquellos entonces-, para reflexionar y cambiar la ley por el bien de todos.

No saben, o les da exactamente igual, el daño que está haciendo esta ley a hombres inocentes. No saben, o les da exactamente igual, que a muchas mujeres maltratadas, no les sirve de nada. Incluso, llega a empeorar su situación en los casos más graves.

Es todo un despropósito con tintes de mucha maldad, que se permita que siga instrumentalizándose la Ley Integral Contra La Violencia de Género, sin que @policia, @guardiacivil, fiscales, jueces, abogados, psicólogos, servicios sociales y centros de la mujer hagan nada para evitarlo.

Porque lo que queda claro es que los políticos, salvo @vox_es , no harán nada para acabar con el sufrimiento de, a fecha de hoy, varios millones de personas. Los afectados por esta ley más sus familiares y amigos que ven día a día cómo les han destrozado la vida.

Antonia Carrasco, presidenta de Asociación de víctimas de la Ley de Violencia de Género- Madrid, @AsocGenMad.

Me dice Antonio Fornés, filósofo

Tuitter:@jmfrancas Web: http://sinpostureo.com blog: http://www.noentiendonada.es,  YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber 

DE LA VOLUNTAD GENERAL Y LA VOLUNTAD DE TODOS

Dulcemente autoengañados, vivimos voluntariamente inmersos en un mundo irreal en el que es facilísimo discernir lo bueno de lo malo y donde basta con añadir el adjetivo democrático o antidemocrático para salvar o condenar sin duda alguna cualquier opinión o acción. Es lo que en los últimos tiempos ha venido en llamarse corrección política. Una pose llena de prejuicios que impide no sólo el desarrollo de auténtico pensamiento innovador, sino, lo que es mucho peor, provoca un miedo terrible a decir simplemente la verdad. Gracias a Dios, los inventores intelectuales de este artilugio político que hemos convenido en llamar democracia contemporánea, carecían absolutamente de la puritana corrección política que parece invadirlo todo hoy día. Por eso, Rousseau, en un siglo aparentemente mucho menos libre que el actual, se atrevió a escribir algo como esto:

“Se sigue de todo lo que precede que la voluntad general es siempre recta y tiende a la utilidad pública; pero no que las deliberaciones del pueblo ofrezcan siempre la misma  rectitud. (…) hay con frecuencia, bastante diferencia entre la voluntad de todos y la voluntad general. Ésta no tiene en cuenta sino el interés común; la otra se refiere al interés privado, y no es sino la suma de voluntades populares.”

¿No les parece un texto delicioso?  El mismísimo Rousseau nos advierte no sólo de que es posible que el pueblo se equivoque con sus decisiones, es decir, con su voto, sino de que, en muchas ocasiones, nuestro voto no responde a intereses generales ni a la búsqueda del bien común, sino a prosaicos y mezquinos intereses particulares. Todos aquellos que en la actualidad participan en este ruido de fondo al respecto de la autoridad soberana del pueblo, de la legitimidad de cualquier plebiscito por encima de la ley, todos aquellos en definitiva que magnifican el poder del voto, deberían leer a Rousseau. Estos generadores de griterío político suelen utilizar como soporte a su argumentación al pobre Popper y su siempre malentendida paradoja de la tolerancia. Pero, ¿quién dio a Hitler su victoria en las elecciones alemanas?, (y sus  millones y millones de votos, no olvidemos nunca este dato trágico), ¿la voluntad general o la voluntad de todos?, y una última pregunta, ¿quién es el que se arroga el poder y la sabiduría suficiente para discernir entre estas dos voluntades?

Llegados aquí, estamos por fin en la nuez de la cuestión. Cuestión que todos, de forma consciente o no, admitimos, pero que nadie, salvo valientes demócratas como Rousseau, se atreven a verbalizar. Toda persona con un mínimo de decencia y sentido común está de acuerdo en que debe impedirse a personajes como Hitler o Stalin acceder al poder aunque ganen unas elecciones. Pero fijémonos, y esto es lo trascendental, lo que estamos diciendo al expresar esta opinión es que existen una serie de intuiciones, o de ideas a priori, que deben estar siempre por encima, más allá de la voluntad de la mayoría, fuera de su alcance, porque existen principios de fondo, como la libertad o la justicia, que en ningún caso pueden estar al albur de una decisión puntual y caprichosa de una mayoría enfadada porque, por ejemplo, la economía vaya mal.

Es en este momento cuando, protegidos de la acusación popular por el silencio de nuestras reflexiones, descubrimos que la democracia, obligatoriamente, debe ser mucho más que simplemente ese ritual “taumatúrgico” que consiste en introducir un papel en una urna. Que una sociedad en la que lo político es manejado por los intereses de partidos profesionalizados nunca será radical y auténticamente demócrata, pues por seguir con Rousseau, 

“cuando se desarrollan intrigas y se forman asociaciones parciales a expensas de la asociación total, la voluntad de cada una de estas asociaciones se convierte en general, con relación a sus miembros, y en particular con relación al Estado.”

¿En qué consiste este mucho más de lo democrático? Pues en la defensa a ultranza de toda una serie de intuiciones o ideas que consideramos sacrosantas. Intuiciones tales como el derecho a la vida o al trabajo. El problema radica en que estas ideas no nacen desde la razón, por mucho que se quiera insistir en esta cuestión, sino que provienen de lo más profundo de nuestras creencias. Es decir, aquellas que nacen de la fe, palabra maldita en esta nuestra triste modernidad, una fe religiosa o secularizada, pero fe en cualquier caso. Por ello, en realidad, toda filosofía política es, en última instancia y de forma inevitable, teología política

Por si alguno de ustedes se siente escandalizado ante esta afirmación y está tentado, de dejar de leer este artículo, traigo en mi defensa a quien se ha convertido en estas últimas semanas en el santo y seña de presuntos progresistas, Karl Popper, pensador que, convendrán conmigo, está muy lejos de resultar sospechoso de antidemócrata o reaccionario… Popper afirma que tras nuestra defensa cerrada de lo democrático se encuentra nuestra fe en la razón, y que nuestra decisión en favor del racionalismo no puede a su vez demostrarse mediante una argumentación razonada o una experiencia, pues aunque se someta a discusión, en último término descansa sobre una decisión irracional: en la fe en la razón.

Esto puede parecer una paradoja, pero no lo es en absoluto, sino algo absolutamente obvio, pues nuestras ideas no pueden retrotraerse en busca de fundamentación hasta el infinito. Todos los razonamientos humanos parten de unos principios que más allá de su valoración moral, resultan en última instancia dogmáticos. Por suerte, el utilitarismo no ha colonizado, todavía, del todo, nuestro cerebro. De ahí que debemos tener cuidado cuando acusamos a radicales o intolerantes de irracionales o dogmáticos. Todos lo somos. Lo que cambia es la fuente de dónde nacen nuestros dogmas, por suerte para occidente, aunque no sé, desgraciadamente, durante cuánto tiempo, nuestras ideas básicas todavía nacen de la excelsa fuente del cristianismo y su defensa de la dignidad de todos los seres humanos

Por ello, en estos tiempos de turbulencias políticas, es más necesario que nunca reivindicar nuestra tradición cristiana y nuestra cultura occidental, pues en el fondo, es nuestra única arma eficaz para combatir el autoritarismo. Quienes menosprecian nuestra historia, quienes atacan burdamente los valores en lo que se cimentó occidente, atacan en realidad a la democracia y a los principios o líneas rojas éticas que son los auténticos guardianes de una democracia sana. En estos tiempos oscuros, en los que la democracia occidental parece deslizarse cada vez más hacia un sistema de libertad económica pero de “tutela” política, los ciudadanos debemos lanzarnos a la auténtica revolución, que desde luego no consiste en derribar estatuas, sino en volver al humanismo, a la filosofía y a la teología. Nada tan revolucionario y tan eficaz como este presunto “no hacer nada” en el que consiste la consecución de la auténtica sabiduría. El resto, la revolución tecnológica, el desaforado desarrollo de lo económico, el utilitarismo descarnado, no es sabiduría, sino mera acumulación de conocimientos siempre sospechosos, volvamos a Rousseau, porque él también zanjó este tema,

“Los hombres son perversos; serían peores aún si hubieran tenido la desgracia de nacer sabios…”  

Antonio Fornés, Doctor en Filosofía. Licenciado en Humanidades y también Diplomado en Ciencias Religiosas. Acaba de publicar su quinto libro: “¿Son demócratas las abejas? La democracia en la época del coronavirus.”

Isaac Parejo: ‘El Gobierno no puede hacer nada contra el Rey’

Conversación tranquila de @jmfrancas con Isaac Parejo, InfoVlogger.

Tuitter:@jmfrancas Webhttps://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es,   YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Por qué InfoVlogger?

IP: Es por mi antiguo blog. Empecé en 2013 creando mi propio blog y escribiendo en él, se llamaba infoblogger, es fácil, info de información blogger de blog. Al dar el salto a youtube 4 años después decidí mantenerlo y cambiar la b por la V para adaptarlo al tema audiovisual.

JMF: ¿De que blogeas?

IP: Hacía lo mismo que en youtube pero por escrito, cada semana escribía un artículo comentando la actualidad política de hecho mis primeros videos fueron la adaptación de algunos de esos artículos.

JMF: ¿Cómo ves la política española?

IP: Cada vez se parece más a un circo, si no fuera porque todo lo que vemos en él es real y va a repercutir en nuestra vida. Tenemos la mala suerte de tener una de las peores clases políticas del mundo occidental.

JMF: Dicen que los políticos se merecen…

IP: El pueblo tiene lo que ha votado, pero es que tampoco tenemos otra cosa donde elegir, no es que haya un partido mejor que otro, hay partidos menos malos que otros.

JMF: Según las encuestas siguen ganando los mismos…

IP: Eso parece, aunque también te digo una cosa, no quiero parecer conspiranoico ni nada por el estilo pero en este país no se cumple la ley electoral, no se realiza el recuento de actas en las juntas provinciales 3 días después de las elecciones tal y como exige la ley. Se da por bueno el resultado que nos muestran en la televisión, es decir, él que filtra la empresa contratada por el Gobierno.

JMF: Pablo Iglesias dijo que la derecha no gobernará más…

IP: Creo que 2021 es crucial, si consiguen superar el año que viene estando en el gobierno creo que no nos los quitaremos de encima en lustros.

JMF: ¿Por qué no iban a conseguirlo?

IP: Depende de la sociedad, de cuánto nos movilicemos y de nuestra capacidad de aguante. La ruina económica no tardará en llegar y confío en que la gente salga a la calle cuando vean que no tienen nada que perder. Hay que conseguir forzar unas elecciones en 2021 y sobretodo vigilarlas muy de cerca cumpliendo a rajatabla la ley electoral y si es necesario ir junta por junta haciendo recuento de actas.

JMF: ¿No los ves superdemócratas?

IP: Creo que he dicho muchas veces que son dictadores en potencia y que lo único que les impide implantar un régimen totalitario en este país es el Rey y el ejército.

JMF: ¿El ejército?

IP: Sí, unas de las razones por las que Chávez extendió su poder por todo el país es porque tenía al ejercito de su lado. En España no ocurre eso ya que el ejército está subordinado al Rey.

JMF: Hace tiempo que van a por el Rey y, en mi opinión, lo que quieren es que sea dócil y este callado…

IP: Le tienen arrinconado, pero por mucho que intenten ignorarle, la Constitución y la ley le protegen y, hagan lo que hagan, él sigue siendo el jefe de las fuerzas armadas, por esa parte podemos estar tranquilos de momento.

JMF: No tengo claro que hiciera nada… ¿tú si?

IP: No digo que el ejercito vaya a hacer nada, sino que el gobierno no puede hacer nada contra el Rey.

JMF: Y la UE, ¿seria tabla de salvación o permanecería indiferente?

IP: La UE no haría nada lo he dicho muchas veces. Mucha gente cree que la UE nos salvaría de una dictadura pero ya la están implantando poco a poco y no pasa absolutamente nada. Mientras tengamos apariencia de democracia para el mundo exterior nadie moverá un dedo por nosotros.

JMF: Que nos queda como ciudadanos: ¿la justicia? ¿Las redes? ¿La calle?

IP: Como digo la calle y unas elecciones limpias con la exigencia de acabar con esta oligarquía de partidos. Necesitamos una ley electoral justa y unos gobernantes que se comprometan a cambiar el país de arriba a abajo y traer a España una democracia de verdad y no la partitocracia que tenemos desde hace 40 años. El problema es que esta gente no se conforma con la partitocracia y nos quiere convertir en un régimen de partido único.

JMF: ¿Qué le pasa a ‘las redes’ que la han tomado contigo y con muchos otros?

IP: Lo mio con twitter es ya una persecución personal, me han suspendido 4 cuentas, sin hacer nada. En twitter me tratan como un terrorista y estoy vetado de por vida mientras hay terroristas de verdad que campan a sus anchas con miles de seguidores y no pasa nada.

JMF: ¿Es legítimo que puedan hacer esto? Dicen que al ser una empresa privada…

IP: Es el argumento típico de la izquierda cuando nos cierran la cuenta. «La empresa privada puede hacer lo quiere, como defiendes». No, ser liberal no quiere decir que la empresa privada pueda hacer lo que quiera, no te pueden despedir por ejercer la libertad de expresión por muy liberal que seas. Lo mismo ocurre con twitter, si yo no he incumplido las reglas no puede expulsarme por ejercer un derecho constitucional.

JMF: Pero lo hacen… ¿qué amparo te queda?

IP: Que el mercado actúe y aparezcan empresas que compitan con twitter donde haya libertad de verdad.

JMF: ¿YouTube también te censura?

IP: De momento youtube es la red con más libertad, aunque haya muchos temas que no puedes tocar. Pero la censura de youtube suele ir dirigida a desmonetizar vídeos. Muy gorda la tienes que liar para que te borren un vídeo.

JMF: ¿Qué hay detrás de esta censura en las redes?

IP: Dinero, como siempre.

JMF: ¿Qué dinero?

IP: Eso ya no lo sé, lo único que sé es que una empresa no censura por simple ideología.

JMF: ¿Cual es tu canal de YouTube? ¿Cómo seguirte?

IP: Soy InfoVlogger en YouTube.

JMF: Y, ¿ya no estás en tuitter?

IP: No, me suspendieron la cuenta la semana pasada y ya he decidido no volver nunca más.

JMF: ¿Alguna red que supla tuitter? A muchos les encantaría…

IP: De momento no hay nada parecido a twitter que tenga el mismo éxito, así que los que estamos vetados de por mi vida, tendremos que buscarnos la vida en las demás redes.

JMF: Mil gracias Isaac, si me dejas seguimos en contacto y vamos hablando más adelante…

IP: claro, sin problema. Un placer!

Me dice Guillermo Gortázar, abogado e historiador

Tuitter:@jmfrancas Web: http://sinpostureo.com blog: http://www.noentiendonada.es,  YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

A propósito de la Moción de Censura

Casado se ha tragado entero el anzuelo. Ha caído en la trampa,  a pesar de estar avisado. Algún listo le ha convencido que ganará la tercera mayoría absoluta. Craso error. Abascal se enredó con Franco, China, la UE, y un tal Soros. Hay que hacer lo posible por reconstruir los puentes de la derecha.

Javier Barraycoa: ‘Companys era un personaje para olvidar’

Conversación tranquila de @jmfrancas con Javier Barraycoa (@JBarraycoa), profesor de Sociología en la Universidad Abat Oliba CEU.

Tuitter:@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es, YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Qué hace un sociólogo escribiendo de historia?

JB: La historia es en cierta medida un instrumento básico para entender los comportamientos sociales del presente. Me adentré en el estudio de la historia, cuando el nacionalismo la instrumentalizó para mal interpretar el presente y legitimar sus intereses.

JMF: ¿Cómo se instrumentaliza la historia? Parece que los hechos son o no son…

JB: El nacionalismo surgió de los ambientes románticos que inundaron la Europa decimonónica. Autores como Herder, Hegel o Fichte entre otros, mezclaron realidades con mitos. Esta combinación fue explosiva. El siglo XIX fue el de la explosión de los nacionalismos que llevaría a dos guerras mundiales en el siglo XX. La deformación de la historia se mostró así como un arma destructiva de intelectos y sociedades. Frente al sentimiento como mecanismo de interpretación de la historia la razón queda anulada o reducida a unos pequeños ámbitos académicos.

JMF: ¿Esta nueva historia prescinde de los hechos reales?

JB: En Cataluña tenemos ejemplos más que claros. La familia Bofarull, que durante el siglo XIX custodiado el archivo de la Corona de Aragón, hicieron desaparecer el primer testamento de Jaime I, en el que Contaba Valencia como Reino y Barcelona como mero condado. Igualmente tacharon o destruyeron documentos de los nobles aragoneses y castellanos que se asentaron en Valencia tras su conquista para intentar «demostrar» que en Valencia se habla catalán porque fue despoblada por catalanes. Desde las leyendas sobre Wifredo el Belloso hasta las Memorias de Jordi Pujol, el nacionalismo se ha asentado sobre la distorsión constante de la historia.

JMF: El nacionalismo quiere reivindicar a Luis Companys. ¿Qué te parece?

JB: Es una reivindicación demencial. Tenemos centenares de testimonios de catalanistas contemporáneos de Companys que deploraban su comportamiento. Lo consideraban un traidor al catalanismo por su pacto con anarquistas y posteriormente comunistas durante la guerra. Además fue el responsable de más de 8.400 asesinatos de catalanes durante ese tiempo. Al ser fusilado incluso miembros de su partido se lamentaron pues escribieron literalmente que era un personaje para olvidar pero que Franco lo había convertido en «mártir». Hasta bien entrada la democracia, incluso catalanistas conservadores repudiaban a Companys pues el recuerdo de las matanzas en los pueblos aún eran recordadas.

JMF: Pues por que tanto lío con él, le loan como a un mártir…

JB: El nacionalismo necesita referentes y mártires. A principios de la transición se editaron muchas biografías sobre Macià y ninguna sobre Companys. Asentado el pujolismo empezaron a aparecer biografías laudatorias sobre Companys que acallaban sus responsabilidades en las matanzas del 36-39. El problema es que el nacionalismo no ha tenido personajes de altura. Y los que sí lo fueron como Cambó, al llegar la Guerra Civil, se pasaron al bando nacional. Hoy el nacionalismo se aprovecha de una sesgada memoria histórica para rescatar una figura irrescatable como la de Companys.

JMF: ¿Quién fue entonces Companys realmente?

JB: Un republicano que ostentaba un título de nobleza (baronía de Jover); un españolista que llegó a ser Ministro de Marina y luego independentista; un burgués amigo de anarquistas; un celoso patológico que mandó asesinar a su antiguo jefe de policía y líderes su partido, Miquel Badía; un histriónico que a menudo se ponía a llorar ante Francesc Macià; una persona que presumió de haber liquidado la religión católica de Cataluña pero que se convirtió y confesó antes de ser fusilado. Companys fue una contradicción constante y una caricatura de sí mismo. Pero es con este tipo de personajes con los que paradójicamente es más fácil crear mitos.

JMF: Y de Macià, ¿qué sabemos?

JB: Macià fue también un personaje contradictorio. Fue un patriota españolista y oficial del ejército español. Nunca se sintió catalanista hasta que, al presentarse a las elecciones por la ‘Solidaritat Catalana’, fue despechado por sus compañeros de armas. Pertenecía a una familia rica y quiso jugar a revolucionario. Su fama o apoyo entre el catalanismo se debió a una patochada preparada por los servicios de inteligencia fascistas italianos. Se trató de un teórico levantamiento desde Francia para «liberar» Cataluña de España penetrando fuerzas insurgentes por Prats de Motlló. Pero todo fue ridículo. Apenas contaba con dos centenares de hombres prácticamente sin armas y que fueron detenidos en la frontera por la Gendarmería. Era la época de la Dictadura de Primo de Rivera y deseaba enfrentar a España y Francia para sacar ventaja en el norte de África. Macià sabía que su acción era ridícula. Por aquel entonces ya era masón y el juicio que realizaron contra él en Francia, le catapultó a la fama. De ahí a la presidencia de la Generalitat cuando llegó la II República sólo fue un paso.

JMF: Pero, ¿tiene también sangre a sus espaldas?

JB: No. Macià había pedido ayuda incluso a la recientemente proclamada URSS, pero nadie le hizo caso, para liberar Cataluña. Es un hombre que estuvo en el lugar adecuado en el momento adecuado. Salvo el Estatuto de Núria, apenas hizo nada. Su programa político era que todo catalán tuviera una «casa i l’ hortet». Llegó a tener un prestigio inmenso aún de su partido -Estat Català- nadie sabía si era de corte fascista o de izquierdas.

JMF: En Madrid se ha levantado una controversia sobre Indalecio Prieto y Largo Caballero y han salido 200 ‘historiadores’ reivindicando sus figuras…

JB: Figuras manchadas de sangre. No podemos olvidar que el PSOE de la época estaba dividido entre un sector más moderado y otro que se sometió con el partido comunista siendo responsable de las checas del SIM o de las matanzas de Paracuellos. En muchos países que han pasado traumas de Guerras civiles han sido decorosos con ambos bandos. Si la transición debía de ser un momento de reconciliación, la izquierda ha querido convertirlo en una desproporcionada revancha. La memoria histórica es para todos o para nadie.

JMF: Mejor para nadie ¿no?

JB: Lo mejor es ser objetivos y no utilizar el pasado como arma arrojadiza. No tiene ningún sentido alentar ahorra un guerracivilismo que nada bueno puede traer. Países como Rusia aún conservan mas de 6.000 estatuas de Lenin a pesar de lo que sufrieron durante el comunismo. Ellos prefieren tener presente su historia y que cada uno la juzgue como crea más conveniente.

JMF: Gracias Javier, un abrazo y hasta pronto, si te dejas.

JB: Prometo dejarme. Muchas gracias a ti. Un fuerte abrazo.