Adiós verano, adiós.

No entiendo nada. Si hasta la Seguridad Social entra en déficit, ¿no será que España está en quiebra? Se acabó lo que se daba, si es que daban algo. Se fue el verano dónde cada uno se dio el festín que pudo y, al colectivo de los españolitos, nos siguieron dando ‘pa el pelo’. Los llamados malditos especuladores se atiborraron a nuestra costa y, nuestra economía, más que temblar: terremoteo.
Ha empezado setiembre y con el los problemas. Seguimos con un gobierno en prórroga -¿que dirías de un partido de cinco a cero y que alguien de los que pierde se empeñara en prolongarlo más?-, pues eso o peor. La bicefalia del PSOE es evidente, la tranquilidad del PP preocupante, el egoísmo de los nacionalistas desmedido, la impunidad de los indignomanifestantes absoluta y la economía de infarto. Se intuyen más despidos y lo que faltaba una huelga general por incluir en la Constitución que seremos buenos y solo gastaremos algo más de los ingresos. ¿Será nuestro peor curso? Ahí lo dejo: yo no lo se. ¿Qué entiendes tu?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *