Al mal tiempo, buena casa. (artículo publicado en la contra de La Gaceta el 9 de enero de 2010)


Hace un frío que pela y caen copitos de nieve que harán las delicias de nuestros infantes que en la mayoría de los casos sólo llevan unos 20 días incordiando en las respectivas casas en vez de hacerlo donde pagamos por ello, en los sufridos colegios.  Hacia años que el temporal de lluvia y frío tan propio de épocas navideñas no nos pillaba prevenidos. Lo normal, con Maleni o sin, era que por estas fechas cayeran chuzos de punta en forma de nieve y que el país se paralizara, pusiéramos verdes a las autoridades de turno y estas se echaran los trastos a la cabeza, en un ping pong de reproches de una administración a otra.

 Lo normal otros años era que Barajas estuviera más paralizado que la economía española y que en las distintas carreteras se acumulara más gente atascada que en los grandes almacenes por las rebajas. Ya ven, este año en que pintan bastos, casi no ha pasado nada y hemos sabido enfrentarnos al temporal habitual como unos jabatos con previsión meteorológica acertada y unos medios muy salados, como Dios manda. De todos modos, hoy podemos sufrir temperaturas que harían temblar al Yeti, se nos anuncian descensos de hasta 15 grados bajo cero. Entre este frío polar, lo que tiritan nuestras tarjetas de crédito y, a pesar de que estar calentitos supone gastar o luz o gas, y todo ha subido, les recomiendo quedarse en casa calentándose con carbón, que es una de las apuestas energéticas de nuestro congelado Gobierno. Permanezacn en su nido con un buen vino peleón y aprovechen para darle caña a los juguetes traídos por los Reyes y estar en familia; puede ser una solución que, además de barata, sirva para fomentar el ambiente hogareño, tan necesario pero tan abandonado en estos tiempos.

 Si además leen la prensa, escuchan la radio o ven la televisión, mejor para los de mi gremio, que también padecemos lo de la cuesta de enero y les pedimos solidaridad, que falta nos hace, no olviden que esta semana el Congreso ha aprobado la Ley General Audiovisual, con los votos favorables del PSOE, CIU y CC y la abstención, pese a la firme oposición verbal, del PP. Como la inmensa mayoría de las leyes, algo hay de aprovechable, véase las restricciones a contenidos que atentan contra los menores, pero en la parte negativa constatamos la creación del Consejo Audiovisual, otro órgano fiscalizador que en manos de los que se prevé lo administren será otro escollo contra la libertad.

 En lo político estamos enfrascados con la Presidencia española de la UE, los desaires de Cuba a nuestra diplomacia, las amenazas de Montilla y, cómo no, los comentarios que hoy habrán suscitado los últimos datos del paro publicados por Eurostat, dónde nos vuelven a situar en el podium del desastre, sólo por delante de Letonia, doblando la media europea en paro juvenil. Menos mal que este año toca resolver los famosos pactos de Estado de Energía y Educación. Veamos si hay suerte y se obra el milagro.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *