Al rebufo de Suárez: tarea colectiva


suarez-rey-suarezillana

Cuando ya los restos mortales del que fuera primer presidente de la democracia, Adolfo Suárez, reposan en la Catedral de Ávila y cuando ya se ha escrito y dicho todo, solo un apunte que no pretende agotar la realidad sino completarla. ¿Qué tuvo Suárez que no han tenido el resto de presidentes de la democracia? ¿Estaba más o mejor formado? ¿Era más inteligente? ¿Había estado comprometido con la democracia? ¿Tenía muchos apoyos del exterior? ¿Era el líder de un partido histórico? Nada de nada, era de los más del montón.

Suárez lo que tuvo es a un país comprometido con vivir en democracia y a un país comprometido con volver a Europa. En él, y probablemente en muchos más personajes de la época, primaba más modernizar el país que las siglas ideológicas de cada uno, y por eso puedo hacer lo que hizo y, por eso, cuando lo hizo, sobraba. Con el país más o menos democratizado ya cada uno fue a la suya y la de cada uno no era la de Suárez, que era la colectiva. En el ámbito económico, España avanzó con los Pactos de la Moncloa, hoy en cambia de pactos nada de nada.

No entiendo nada ¿No son los actuales tiempos momentos para un gran pacto económico? Desde hace tiempo los partidos políticos están perdiendo ideología y, al final, cuando mandan hacen casi lo mismo. ¿Tendría efectos positivos que en las grandes cuestiones económicas, si se parecen tanto, consensuaran soluciones? La gran lacra en España es el paro. ¿Un gran pacto contra el paro en España es posible? ¿En qué se debería basar? ¿Alguien me lo explica?


2 pensamientos en “Al rebufo de Suárez: tarea colectiva

  1. Suarez tuvo algo que nuestros políticos actuales, desde hace décadas, no comunican a la ciudadanía:honradez, visión de Estado y humildad. Supo conciliar diferentes visiones de la política, aceptarlas y consensuarlas. Terminó su vida más pobre que cuando comenzó su andadura, es el único político conocido que utilizo sus bienes personales para hacer frente a sus necesidades familiares.

  2. Los grandes hombres se reconocen en su humildad. Adolfo Suárez fue el político que nos trajo la democracia, el que hizo posible que las dos Españas colaboraran como nunca lo habían hecho. Un hombre del pueblo y para el pueblo, honesto, valiente, trabajador, simpático y próximo. Detestado por la derecha franquista como traidor y atacado por la izquierda para arrojarle del centro.
    Propongo organizar el gran homenaje que tanto partidos, como el pueblo español le debe. 30.000 personas desfilando antes su féretro, no es nada comparado con lo mucho que le debemos y queremos. In memoriam, amigo, descansa en paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *