Amadeo-Martín Rey y Cabieses: ‘La monarquía es una institución antigua pero en absoluto obsoleta’


Conversación tranquila de @jmfrancas con Amadeo-Martín Rey y Cabieses, doctor en historia y en medicina, académico correspondiente de la Real Academia de la Historia, académico de número de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía y profesor de Dinastías Reales en la Universidad Rey Juan Carlos.

Tuitter:@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es, YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Es la monarquía una institución ya obsoleta?

A-MR: La monarquía es una institución antigua pero en absoluto obsoleta. La obsolescencia de una institución se mide por su falta de eficacia y aún diría más, de eficiencia. La monarquía está presente hoy en día, en el siglo XXI, en los países avanzados de Europa, con mayor nivel de vida, más democráticos y más respetados en el mundo. ¿O acaso podemos pensar que en Reino Unido, Suecia, Bélgica, Países Bajos,….son tan poco avispados como para mantener un régimen obsoleto?

JMF: Los detractores hablan de una institución no democrática, el Rey no se vota…

A-MR: Se elige a quien nos administra y nos gobierna. El rey no nos administra ni nos gobierna sino que nos representa. Y puede hacerlo precisamente porque aglutina en su persona el pasado, el presente y el futuro de la nación, gracias al útil principio hereditario de la monarquía. Por otra parte, el actual régimen sí se votó en Referendum en 1978 aprobándose por aplastante mayoría la forma monárquica de Estado.

JMF: Otros dicen que la monarquía es cara, muy cara, ¿lo es?

A-MR: Si comparamos los presupuestos de las presidencias de las repúblicas de nuestro entorno con los de las monarquías europeas, no resiste esa afirmación ni por asomo. Y estamos hablando de que los presupuestos y gastos de las repúblicas son hasta diez veces superior de, por ejemplo, la Casa del Rey, que no llega a 8 millones de euros cuando en Italia supera los 200 millones, en Portugal los 18, en Alemania los 40, o en Francia los 90. Podríamos seguir así con ejemplos múltiples. Lo de que el Rey cuesta caro es una absurda y falsa leyenda urbana.

JMF: Si no hay razones objetivas, ¿por qué algunos quieren cargárselas?

A-MR: El odio a la monarquía que algunos expresan deviene de diversos factores causales: una palmaria ignorancia sobre su función y beneficios para la nación, unos prejuicios ideologizados en una buena parte de la izquierda, una serie de lugares comunes repetidos sin reflexión, un resentimiento a todo lo que suene a una clase o rango superior, una falta de conocimiento de que las monarquías actuales en Europa no son absolutas, y ni siquiera limitadas al estilo de la Carta Otorgada de Luis XVIII de Francia, sino monarquías constitucionales y parlamentarias, salvaguardas y adalides de la democracia. Por otra parte la función centrípeta o unificadora del Rey choca con los deseos centrífugos o separatistas de ciertos sectores.

JMF: ¿Qué papel debe jugar una monarquía en Europa hoy?

A-MR: Es múltiple. Por un lado ser la representación y la mejor embajada de la nación. Solo aquel que no es elegido por votos cada 4 o 5 años y no se debe a un determinado partido político, está en disposición de realizar esa función con verdadera ecuanimidad e imparcialidad. Por otro lado, la aglutinación de todos en torno a un proyecto de modernización y construcción nacional. Además, ejerce una indudable función arbitral o moderadora que, en nuestro caso esta incluso constitucionalmente consagrada.

JMF: ¿Hay consanguinidad o parentesco entre las casa reales europeas?

A-MR: A excepción de la Santa Sede y la Soberana Orden Militar de Malta, que son monarquías electivas, y del Principado de Andorra cuyos coprincipes son, por un lado en Presidente de la República Francesa y el obispo de Seo de Urgel, absolutamente todas las monarquías actualmente reinantes en Europa tienen antepasados comunes y, por tanto, están emparentadas entre sí.

JMF: ¿Qué Monarquía es la Orden de Malta?

A-MR: La Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta es una orden religiosa y de caballería con carácter de sujeto de derecho internacional, con rango de Estado soberano que mantiene legación activa y pasiva con rango de embajada con más de un centenar de países del mundo y representación en muchos organismos internacionales. También tiene embajada en España. Su príncipe gran maestre es elegido y tiene rango de Jefe de Estado.

JMF: Jefe de Estado sin Estado. ¿Tiene sentido esto?

A-MR: Podríamos decir, por simplificar, que es un Estado con pequeño territorio, que son sus sedes en Roma que tienen reconocido el privilegio de extraterritorialidad lo mismo que sus embajadas en todo el mundo. Y tiene todo el sentido que le proporciona la loable labor humanitaria que realiza desde hace mil años en por doquier para lo cual firma continuamente acuerdos con los demás Estados para facilitar el aporte de esa ayuda humanitaria allí donde hace falta.

JMF: ¿Qué casas reales coexisten hoy en Europa?

A-MR: Deberíamos distinguir entre dinastías reinantes y no reinantes. Las primeras son los Borbón en España, los Windsor en el Reino Unido, los Sajonia-Coburgo-Gotha en Bélgica, los Orange en los Países Bajos, los Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg en Dinamarca y Noruega, los Nassau en Luxemburgo, los Bernadotte en Suecia, los Grimaldi en Mónaco, los Liechtenstein en ese pequeño país. En cuanto a las no reinantes hay mucha más.

JMF: ¿Piensas que alguna no reinante puede volver a reinar?

A-MR: Veo difícil aunque no imposible que suceda tal cosa. En 1993 hubo un referéndum en Brasil para preguntar si se quería volver a la monarquía. Se adelantó de fecha de modo imprevisto para dañar las posibilidades propagandísticas de la opción monárquica. En Bulgaria algunos, que no conocían bien a Simeon II, creyeron que aprovecharía su condición de primer ministro para proclamarse rey como Napoleón III hizo tras ser príncipe presidente de la República Francesa. En otros países como Rumania el estatus de la antigua Familia Real es muy considerado, igual que en Portugal o en Rusia, donde el gran duque Jorge Mijailovich tiene mucha consideración por parte del Estado. En otros países pasan cosas similares, pero es difícil una restauración por las mismas razones que antes apuntaba sobre el desconocimiento de las ventajas que aporta un monarca reinante a una nación y la militancia visceral antimonarquica de ciertos grupos muy numerosos. En algunas naciones, como Italia, donde hubo en 1946 un referéndum,  está bastante claro que hubo fraude, como señaló con razón el senador Franco Malnati en su libro «La Grande Frode», y así podríamos ir yendo país por país.

JMF: Las casas reales se están abriendo a matrimonios no reales, ¿es bueno eso?

A-MR: En general es importante que la elección de esposa o esposo del heredero o heredera de la Corona cumpla ciertos requisitos de idoneidad. Hay que tener en cuenta que ejercerán una difícil función de por vida para la que es conveniente tener cierta preparación y «savoir faire». No siempre se encuentra eso fuera de ciertos círculos. La tónica general es la de hacer matrimonios que antes se hubieran considerado morganáticos, pero ¿quién dice que un príncipe y una princesa, ambos de nacimiento, no se puedan enamorar? Si me pregunta qué prefiero yo, le diré que los matrimonios entre miembros de dos casas reales y por amor. Aunque yo sé bien que decir esto es políticamente incorrecto.

JMF: Gracias Amadeo, por esta vez no te quito más tiempo, si te dejas habrá más ocasiones. Un abrazo.

A-MR: Estupendo . Gracias a ti. Un abrazo.


3 comentarios en “Amadeo-Martín Rey y Cabieses: ‘La monarquía es una institución antigua pero en absoluto obsoleta’

  1. Si alguien tenía dudas, malintencionadas o no, sobre el papel de la monarquía en los tiempos actuales, creo que tiene la ocasión de meditar bien sobre las mismas y despejarlas. La claridad expuesta por Amadeo-Martín Rey y Cabieses es indiscutible. Le felicito por su exposición y la valentía de algunas cuestiones expresadas.

  2. Interesantisimo documento que conviene reenviar y agradecer. Muchos como este merecería nuestra España sobredemocrática, utópica, desinformada y doliente de libertinos anticulturales, que envenenan la convivencia o la esperanza. Y mucho esfuerzo de tan extraordinarios e inhabituales expertos humanistas como Amadeo-Martín Rey Cabieses, necesitamos los españoles para reflotar nuestros valores y progreso. ¡Que no decaiga la joya monárquica de nuestra gloriosa España de Santiago!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *