Acerca de Josep Maria Francàs

Director de 'A Fondo' Radio Intereconomia. Manresa, (Barcelona). Ldo. en Ciencias Biológicas. Ex docente, ex editor, ex político y periodista. Todo con 'humor catalán'.

Me dice Felipe Gallego, profesor de economía de empresa en la Universidad de Alcalá

Tuitter:@jmfrancas Web: http://sinpostureo.com blog: http://www.noentiendonada.es,  YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber 

No entiendo nada de la euforia de los medios afines al gobierno por los 140.446 millones de euros que sueñan que llegaran del cielo.Los gobiernos de Austria, Suecia, Holanda y Dinamarca no están por la aprobación automática, conforme está redactado el Plan de Recuperación, que Usula von der Leyen ha de presentar al Consejo en junio, quieren que la totalidad del dinero sea en préstamo.

Cada Gobierno deberá presentar un Plan de Recuperación que explique específicamente en qué gastará el dinero, que ha de estar de acuerdo con las recomendaciones económicas que les hace Bruselas y con las prioridades europeas, entre las que la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, ha resaltado la transición ecológica y la transición digital. Los países tendrán que dar el visto bueno a ese plan antes de que la Comisión libere el dinero. 

No habrá hombres de negro, pero sí habrá condiciones y seguimiento de la Comisión.

El gobierno no tiene credibilidad suficiente en la UE, porque ha aplicado insuficientemente el Programa de Estabilidad y Crecimiento firmado.

Una vez aprobado por el Consejo todos los parlamentos de los socios europeos, deberán aprobar el Plan, porque supone una modificación en los programas y fondos de los Tratados. 

En esos trámites nuestra diplomacia deberá trabajar mucho, para aumentar nuestra credibilidad, que sabemos está muy deteriorada por la indisciplina presupuestaría y por los bandazos ideológicos del populismo que forma parte del gobierno

Me dice Leopoldo Gonzalo y González, Catedrático de Hacienda Pública y Sistema Fiscal

Tuitter:@jmfrancas Web: http://sinpostureo.com blog: http://www.noentiendonada.es,  YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber 

VOX, LA OPOSICION CONSISTENTE, COHERENTE… Y CONVINCENTE

Concibo la profesión universitaria como ajena a toda militancia partidista. Y así  he logrado mantenerme, al margen de la disciplina de cualquier partido, no sólo durante mi ya lejana vida discente, sino también durante los cuarenta y tres años de docencia en la que llamábamos Universidad  Española. Y conste que no han faltado invitaciones para que me incorporara a más de una agrupación política. No censuro, por supuesto, a muchos colegas que optaron –ocasional o indefinidamente- por lo contrario. Nada que objetarles. Es más, creo que sería espléndido que fueran más numerosos los que ejercitaran esa opción, siempre que fuese sólo para enriquecer con sus conocimientos y buen sentido la manifiestamente mejorable vida política de española.

¿Quiere ello decir que he sido  indiferente a las distintas posiciones ideológicas o a la actuación de los diversos partidos políticos?  No, desde luego. Lo que sucede es que pienso que desde la tarima del aula sólo han de exponerse contenidos rigurosamente científicos, sin por ello renunciar, claro está, a la siembra  de inquietudes  con el debido respeto al juicio y a la independencia de criterio de los alumnos. Decía Viktor Frankl que ni Treblinka ni Maidanek habían sido preparados fundamentalmente en los Ministerios nazis de Berlín, sino mucho antes, en las mesas de escritorio y en las aulas de los científicos y filósofos nihilistas. Y eso es, precisamente, lo que hay que evitar. El adoctrinamiento político no es misión de la Universidad. Lo que sucede es que desde mi actual condición de miembro de las beneméritas clases pasivas del Estado, ya no me considero tan obligado a la reserva de mis propias  opiniones, por discutibles que estas sean. 

Dicho lo anterior, conviene hacer algunas precisiones terminológicas.  En el  Estado de partidos (“hoy no hay más naciones en Europa, sólo partidos”, como dice mi admirado Ruiz-Quintano), los conceptos derecha e izquierda, y no digamos centro, a fuer de polisémicos  ya casi no expresan nada. Y no se diga si pretendemos aplicarlos a la realidad política comparada entre los diferentes países.  En relación con Albert Rivera, el líder de Ciudadanos desaparecido en combate,  un diario madrileño opinaba que “podría ser un líder de centro-izquierda, aunque algunas opiniones lo colocan en el centro-derecha, y otros en el centro”. No es extraño, pues, que el ingenio popular haya podido acuñar el término centro radical, o sea, centro-centro o centro elevado a la enésima potencia.  Lo cierto es que tan confusas etiquetas se colocan según convenga  y con diversa intención.  A  VOX le han colgado el sambenito de  ultraderecha. Resulta que al PP, que se define a sí mismo como centro-derecha, le han asignado la etiqueta de derecha pura y dura (¿dónde se encontrará la derecha, sin más?). Y, es curioso, la izquierda, siempre orgullosa de su pretendida superioridad moral (¿?) no tiene a su siniestra ninguna ultraizquierda, sino a los radicales. Cosas de la semántica y la taxonomía políticas.

Por lo que enseguida diré, interesa todavía alguna aclaración terminológica más. Me refiero a los adjetivos consistente, coherente y convincente. El primero de ellos alude a “lo que tiene consistencia”, lo que en una primera acepción equivale a lo que posee “duración”, “estabilidad” o “solidez”. El segundo adjetivo es “coherente”, es decir, en general, una cosa que guarda “relación lógica con otra”. Y a partir de aquí, podemos concluir que algo resulta “convincente” cuando nos convence, precisamente por su solidez y clara conexión lógica con algo que estimamos bueno. La Doctrina Social Católica proporciona un concepto de lo que en política es bueno: la consecución del bien común, entendido éste como “[…] conjunto de condiciones de la vida social que hacen posible a las asociaciones y a cada uno de sus miembros el logro más pleno y más fácil de la propia perfección” (Gs, 26).

Bien.  Pues creo que ya tenemos una base para justificar el título que encabeza estas líneas.  Consideradas  las cosas objetivamente, lo primero que hay que decir es que VOX no es ultra ni, mucho menos, anticonstitucional. Por lo dicho más arriba, me resisto a ubicar a VOX dentro del confuso espectro de eso que llaman el arco parlamentario. No vale la pena. Pero lo que sí parece evidente es su rigurosa constitucionalidad. Cabría incluso afirmar que quizá sea la agrupación política más constitucional de todas,  sin perjuicio de que propugne la reforma de la Constitución,  siguiendo siempre  el procedimiento que la misma Constitución prevé, o sea, por vía escrupulosamente constitucional. Como tampoco veo inconstitucionalidad en su propuesta de recuperar las competencias indebidamente transferidas  a las comunidades autónomas (educación, sanidad, orden interior, justicia…). La reforma del llamado “Estado compuesto” (más bien descompuesto) de las  Autonomías, es una  propuesta fundamentada en sus gravísimas disfunciones, no sólo en términos de eficiencia (eficiencia significa eficacia  al mínimo coste), sino de estricta convivencia nacional. Acertada fue la afirmación de Santiago Abascal acerca de que “el Estado de las Autonomías nos empobrece y nos enfrenta”. En esto creo que hay un amplio “consenso” social, siempre que no sea el profesor Tezanos el encargado de medirlo.  

La reforma de la vigente Ley Electoral con el propósito de establecer una circunscripción electoral única no supone otra cosa que dar efectivo cumplimiento al principio constitucional de igualdad entre los españoles, liberando al sistema del excesivo y distorsionante peso de ciertas minorías territoriales,  separatistas o no. Constante es el chantaje que esas minorías ocasionan al interés común. No es posible, por ejemplo, aprobar los Presupuestos Generales del Estado sin su consentimiento, frecuentemente otorgado a cambio de concesiones que nada o poco tienen que ver con la propia materia financiera estricto sensu. ¿Cuál habrá sido el precio convenido a pagar por el Gobierno al PNV y a EH Bildu por sus votos para conseguir la aprobación de la quinta prórroga del estado de alarma?  Ni la teoría de la elección colectiva más elaborada es capaz de explicar las dificultades que en España se oponen a la elaboración de unos presupuestos públicos óptimos en los términos de las auténticas necesidades de la sociedad española. Además, como acaba de escribir el profesor Fernando Suarez en las páginas ABC, “[…] hay que pedir, por lo menos, la derogación de ese funesto inciso del artículo 96.2  [de la referida Ley]  que anula el voto emitido en papeletas en las que se hubieren modificado, añadido o tachado nombres de candidatos comprendidos en ellas o alterado su orden de colocación […] eso bastaría para que algunos de los elegidos que actualmente se callan y palmean recuperaran su propia estimación”. Pero esto no interesa a los políticos  cómodamente instalados en las poltronas de nuestra deficiente democracia representativa. Y vuelvo a Ruiz Quintano, se explica así “[…] el Estado de partidos, enemigo de la Nación que se revuelve contra la ruina aporreando cazuelas”.

En cuanto a la consistencia de la posición política de VOX, basta con repasar su programa electoral para comprobar la adecuación del mismo al modelo de economía social de mercado que consagra la Constitución, empezando por la recuperación de la unidad del propio mercado. La fijación realista del mínimo exento familiar y la atemperación de la progresividad en el IRPF, así como el tratamiento fiscal de las pensiones y la supresión del Impuesto sobre el Patrimonio, pieza central de la demagógica doctrina tributaria de la izquierda, constituyen, digo, otras tantas muestras de racionalidad y moderación en este ámbito.  La defensa del español como lengua vehicular obligatoria en todo el territorio nacional y el carácter opcional de las lenguas cooficiales, como el reconocimiento del llamado pin parental para garantizar el derecho de los padres a consentir explícitamente la impartición de contenidos extracurriculares a sus hijos, son también propuestas difícilmente objetables. Y difícilmente también merecen rechazo propósitos como la ilegalización de los partidos separatistas (así lo establece, por ejemplo, el artículo 21.2 de la Constitución Alemana); la derogación de la aberrante Ley de Memoria Histórica; o la sustitución de la inconstitucional Ley de Violencia de Género por una Ley de violencia intrafamiliar. 

La ordenación responsable de la inmigración es otra de las cuestiones que sólo VOX parece abordar con determinación, en contraste con el silencio o la oposición de otros partidos políticos,  cuyos intereses nada tienen que ver con “ordenar las cosas”, precisamente. La suspensión del espacio Schengen mientras no existan garantías  para impedir que sea aprovechado por las mafias  que propician la inmigración ilegal, va en esa misma dirección. No es necesario insistir en la gravedad del problema en relación con el orden público y la misma identidad cultural de la nación.

Si los propósitos de VOX parecen consistentes, la coherencia de su acción política en la promoción de los mismos y en la defensa del Estado de Derecho resulta ser, además, contundente. No se limita a la simple denuncia, sino que se materializa en concretos recursos de inconstitucionalidad -como los ya admitidos a trámite en relación con el disparatado tamaño del Gobierno y la multitud de entidades, estructuras y cargos superiores del él dependientes; y sobre el manejo del estado de alarma, ya en su quinta prórroga-, así como en querellas contra el ministro del Interior, el secretario de Estado de Seguridad y la directora general de la Guardia Civil, por su interferencia en el proceso judicial contra el delegado del Gobierno en la Comunidad de Madrid. Y, sobre todo, ¿Quién sentó en el banquillo, ante el Tribunal Supremo, a los golpistas catalanes de octubre del 17? ¿Fue acaso el partido que entonces gobernaba España?

Otra muestra edificante de la coherencia del partido de Abascal ante la torpeza del actual Gobierno para afrontar la crisis sanitaria, económica y social derivada del la pandemia del covid-19, ha sido su propuesta de constituir un Gobierno de emergencia nacional formado por personalidades de reconocida capacidad  técnica, y del cual el mismo VOX se autoexcluiría. En suma: consistente, coherente,…y, por ello mismo, convincente VOX.

Fernando Puig: ‘Para algunos la religiosa es una libertad de segunda’

Conversación tranquila de @jmfrancas con Fernando Puig, sacerdote y profesor de Derecho del Gobierno de la Iglesia Universidad Pontificia de la Santa Cruz (Roma), Participante en MIRADAS ANTE LA CRISIS DEL COVID-19 del Club Tocqueville.

Tuitter:@jmfrancas Webhttps://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.esYouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Cómo ves la crisis del coronavirus?

FP: Una prueba para todos. Algo que afecta a todo el mundo a la vez y aparentemente sin distingos. Además es invisible: tiene misterio.

JMF: ¿Misterio?

FP: La incertidumbre hoy es lo más temido. El virus puede estar rondando el portal de mi casa.

JMF: Seguro que lo ronda pero, ¿eso nos debe llevar a no movernos?

FP: En eso estamos. Moverse es ser normal. Leí ayer a Zweig que él viajaba a India sin pasaporte y nadie preguntaba nada. Si no nos movemos nos morimos: hay que encontrarse con la gente.

JMF: La mayoría de gobiernos han optado por cerrar a la gente en su casa. ¿Muerto el perro, muerta la rabia?

FP: Fue todo muy rápido y se moría la gente. Los gobiernos tenían el miedo a la muerte de su parte. No te digo el miedo que tenemos a la muerte en Italia, especialmente. Por eso el problema es la marcha atrás: hay que combatir otros miedos, que derivan de habernos encerrado.

JMF: ¿Es un castigo divino?

FP: No lo veo así. A Dios no se le escapa nada, pero guía con principios que están el proyecto inicial: causas segundas y la gran causa de la libertad humana. Que por cierto incluye que sepamos gobernarnos.

JMF: Libertad que está en peligro, la seguridad prima…

FP: En condiciones normales nos lo deberían preguntar: cuánto de lo uno o cuánto de lo otro. Hace poco Innerarity hablaba de esto: el problema es de siempre pero la complejidad lo hace excesivo.

JMF: Pero seguridad a costa de libertad es lo fácil…

FP: Mientras tienes el orden público en tus manos, pero esto no puede durar. No solo por los rendimientos electorales, que también, sino porque solo en libertad se construye algo que vale la pena entre personas. Y no me refiere a tomarse una cerveza por la calle. La pérdida de estas microlibertades me tiene que hacer pensar en las grandes, Si no, basta que la poli vigile el bar: pero esto es una sociedad distópica.

JMF: Una libertad desaparecida es la de culto. Dios a lo privado y que nadie lo vea…

FP: Nos toca a los titulares reivindicarla. Lo mismo: hay que creerse que es una libertad, que vale la pena defenderla y promoverla con toda normalidad porque hace bien a todos, no solo a mí (esto es la libertad de la cerveza que decía). Forma parte del bien común, no es privativa, y genera espacios de libertad y solidaridad amplios. Es oxígeno, aire limpio. Como ves, veo la libertad religiosa más amplia que la de culto.

JMF: La jerarquía, al menos en España, se ha quedado calladita. No ha reivindicado nada de nada.

FP: Estoy lejos, y llevo años fuera.

JMF: Era difícil por un virus prohibirnos creer en algo, pero impedir el culto es más fácil e igual de liberticida.

FP: La gente es buena: por un tiempo no hay que acercarse unos a otros. Pero si los fieles empujan, la cosa se mueve, por lo menos como se mueves otros espacios de libertad. Es cierto que para algunos la religiosa es una libertad de segunda. Esto no puede ser. Hay que convencerse de que si los cristianos hacen el bien es porque rezan. El protagonista es la libertad del fiel: la jerarquía  a su servicio.

JMF: Da la sensación de que la Jerarquía no quiere conflicto con el poder…

FP: No estoy ahí. En Italia han tardado pero se han movido (aunque aquí los equilibrios son diferentes). No tengo fórmulas, pero el liderazgo del servicio se da en muchos ámbitos.

JMF: La indefensión frente  a un miserable bicho nos debería llevar a Dios, ¿no?

FP: Sí, por el camino de las grandes preguntas. Sin acelerones. Si no, es el Dios tapagujeros para momentos de emergencia. Preguntarse cosas grandes sobre el sentido de la libertad, la vida colectiva y, claro, la muerte. Y buscar.

JMF: El que busca, encuentra…

FP: Está en ello… el que busca puede más fácilmente encontrarse con quien le busca a él…

JMF: Pues que encontremos. Gracias Fernando por tu tiempo, un abrazo y hasta pronto.

FP: Gracias a ti. Un fuerte abrazo, José María.

Me dice José María Gómez-Reino, geriatra y director médico de la Residencia Vistasol5

Tuitter:@jmfrancas Web: http://sinpostureo.com blog: http://www.noentiendonada.es,  YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber 

¿No es país para viejos?

Parafraseando la película de los hermanos Coen, nos encontramos en esta crisis del Coronavirus en una tesitura que desde marzo ha sacado a la luz una triste realidad, hay gente, mucha gente, y sobretodo los que rigen nuestros destinos en este país, que piensan que nuestros mayores ya están “amortizados”, que son un gasto innecesario para esta sociedad y han decidido que si hay que recortar en gastos, los primeros serán y han sido nuestros mayores. Es muy triste haber visto en estos dos últimos meses, que esto ha sido una tendencia “no escrita”, pero que en esta crisis se ha evidenciado. Cada mayor que ha necesitado tratamiento para este cruel virus, no lo ha recibido en las mismas condiciones y recursos que una persona mas joven; ha habido gente que en su desesperación ha utilizado su propio dinero para pagar tratamientos de sus familiares mayores, o incluso pagar el ingreso en UCI que la sanidad pública les negaba sólo por ser mayores…, esto lo único que ha evidenciado que como país hemos retrocedido a todos los niveles… no se ha sido justo con nuestros mayores y lo peor, es que no se ve en nuestros dirigentes actuales signos de arrepentimiento ni de cambio; el futuro de nuestros mayores va a depender del esfuerzo de sus familias, sus cuidadores y los sanitarios que se impliquen en tratarlos medica y socialmente como si fueran jóvenes. Es simplemente una reflexión, estamos derrochando recursos y negándole lo mas básico a nuestros mayores… ¿de verdad es lo que queremos todos?… yo creo que no, que aun hay gente en este país que piensa que hay que devolverle a nuestros mayores lo que ellos nos han dado y nos han dejado como país democrático… por lo que yo si pienso que España… SI ES PAÍS PARA VIEJOS!!!!

Me dice Manuel Gonzalo, letrado de las Cortes

Tuitter:@jmfrancas Web: http://sinpostureo.com blog: http://www.noentiendonada.es,  YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber 

¿Dónde está la fuerza de la palabra? Es infrecuente en nuestro parlamento, pero esa fuerza está en el discurso de la portavoz Cayetana del día 27, con independencia del hecho de que comparta su criterio por haber ido al fondo de nuestra enfermedad mayor, la otra pandemia, la del totalitarismo. Ha hecho un discurso parlamentario que entiendo el mejor de esta legislatura y las precedentes, incluso una de las primeras del periodo 1977-2020.

No ha mareado la perdiz, prescinde por entero de convencionalismos, ha sido realista y atenta a los hechos, duras palabras, muy breve, de 12 minutos, rigurosas por usar las propias palabras del interpelado, tan literalmente que le ha dejado sin habla. También a los periódicos y a la cámara. Profundo, vertiginoso, hasta cinematográfico, y, por encima de todo, formal y materialmente, tan verdadero y liberador de lastres y lastras, que hizo temer a todos, al gobierno y a las múltiples fuerzas opositoras, como a ciertos sectores sociales con dificultades para entender dónde hallar la clave de nuestros conflictos. 

Valiente y necesario, pero ¡ojo! «véritas odium parit», advirtieron los clásicos.

Recuerda esto una historia de Churchill en los Comunes cuando, sentado en el escaño, se le acercó un diputado joven, recién elegido y le abordó presentándose a él rompiendo a hablar de su condado para hacerle una pregunta: «Los comunes de enfrente, son nuestros enemigos, ¿verdad?». Sir Winston contestó: «No exactamente, ellos son nuestros adversarios. Nuestros enemigos están aquí, junto a nosotros, a nuestra espalda». 

Sorprende el laconismo de la noticia en la prensa del día siguiente. ¿Por qué? Buscar las causas es inútil, motivos de poca monta. 

El adversario está tocado y probó a salir de su letargo al día siguiente en la Comisión de ¿reconstrucción o de destrucción?  Y se le escapó cerrar la puerta.

José María Gómez-Reino: ‘Intentan ahorrar dinero quitando prestaciones a los mayores’

Conversación tranquila de @jmfrancas con José María Gómez-Reino, médico Especialista en Geriatría y Director Médico de la Residencia Vistasol5

.

Tuitter:@jmfrancas Webhttps://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.esYouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Qué ha pasado en las residencias?

JMG-R: En las residencias lo que ha pasado es que hay, principalmente dos tipos de residencias; las que estas más medicalizadas y potencian el servicio médico ademas del tema social y lúdico y las segundas, que le dan menos importancia a los servicios médicos, todo esto, en una pandemia, o en situaciones de “stress- sanitario” ha sido mortal de necesidad para las segundas y las primeras, no todas, las que ademas han tomado medidas de prevención, y anticipándose a las medidas del gobierno, hemos podido prevenir el desastre, es evidente que hace falta un cambio en el sistema de residencias en España y potenciar la asistencia médica y de enfermería… ademas de todos los otros servicios.

JMF: ¿Es parecido el tema en las públicas y en las privadas?

JMG-R: Las públicas, en su mayoría, se ajustan a los ratios de personal estrictamente, y en mi opinión, es insuficiente. La falta de personal ha sido decisiva para no poder atajar una mayor carga de trabajo, en cambio; muchas de las residencia privadas, potencian el ratio de personal, y en casos de mayor carga de trabajo, puedes responder y hacer mucho mas “flexible” cualquier plan de actuación.

JMF: ¿Están mejor atendidas las privadas entonces?

JMG-R: No todas; hay públicas que lo hacen bien y privadas que lo hacen mal; pero en general, cuanto mas personal tengas en una residencia, mejor servicio darás… y si encima potencias el servicio médico, lo tendrías “todo”.

JMF: Y ¿quién paga eso?

JMG-R: Lo paga en las privadas la residencia con las cuotas de los residentes; y en las públicas… lo pagamos todos los españoles… son funcionarios. El tema es saber gestionar y ser profesional…

JMF: Y cuánto cuesta, ¿tienes idea de coste reales en ambos tipos de residencias?

JMG-R: Está demostrado que las públicas son mas caras; por eso muchas han salido a concurso público y son gestionadas por empresas privadas… eso no quiere decir que muchas de esas públicas de gestión privada lo hayan realizado bien… yo creo que no y a los datos nos remitimos. Las mas efectivas, en mi opinión, han sido las privadas 100%. No todas las que, como te he dicho antes; han potenciado el ratio de personal y el servicio médico…. Si prima el querer sacar más beneficio, al final el servicio se resiente.

JMF: Pero, ¿qué bolsillo privado puede pagarse un residencia que prime el servicio?

JMG-R: No siempre; aquí depende mucho de la pensión del residente; de posible ahorros y de la ayuda de la familia… ya son prioridades. Esta claro que mucha gente no se puede permitir una residencia privada, por eso estaría bien un sistema de ayudas que complementase las pensiones y que cada uno eligiera donde ir, por proximidad a familias, o por los servicios que busca…

JMF: No seria más lógico que cada residencia, pública o privada, estuviera médicamente atendida por la medicina pública que como ciudadanos ya tienen.

JMG-R: La medicina pública no puede atender su trabajo normal, y un día a día de una residencia… y tampoco quiere, ni tiene recursos para hacerlo.

JMF: La solución entonces es que el que pueda pague y el que no, se aguante y se apunte a unas listas de espera que son eternas…

JMG-R: Lo importante seria que las residencias potenciaran los servicios médicos y utilizasen lo menos posible los hospitales… eso nadie lo ve y es lo que yo intento y hago siempre la solución; no es fácil, hacen falta mas residencias “buenas”… y pagarlas como te he comentado antes; con un sistema de co-pago…pero la “ayuda” al residente…hay que ayudar a nuestros mayores y este gobierno no lo está haciendo…

JMF: ¿Copago?

JMG-R: La Ley de Dependencia no se ha desarrollado como debería… es un desastre; no han preguntado a los “técnicos”: Cuando digo co-pago; me refiero a la pensión mas una ayuda del gobierno para llegar al precio de la plaza residencial… pero prefieren gastárselo en otras cosas. Esto genera, como bien dices, largas listas de espera, y gente que por necesidad lleva a su familiar a residencias, mas baratas… evidentemente con menos servicios, y al final mas costoso para la sanidad pública… no se dan cuenta, que potenciando los servicios médicos de las residencias, ahorras mucho en sanidad pública… no preguntan…..

JMF: Pues con cada día más gente mayor… algo habrá que hacer

JMG-R: Claro que sí, pero como no pregunten a los que nos dedicamos a esto, y yo como geriatra, siempre me he ofrecido… y nunca me han llamado, el envejecimiento de España… terminará colapsando la sanidad pública hay que intentar evitar esto y no hacen nada. No saben dar soluciones… intentan ahorrar dinero quitando prestaciones a los mayores… es una vergüenza…. en estos momentos hay restricciones en pañales, material sanitario, suplementos nutricionales, etc… eso no es la solución… así fallecen nuestros mayores sufriendo… hay que darles lo que necesitan… pero organizarlo bien. Evidentemente; somos muy pocos geriatras en España; pero seriamos muy útiles si nos preguntasen…

JMF: ¿Ahora hablas de residencias públicas?

JMG-R: Hablo de todas las residencias, las restricciones son al anciano, no a la residencia. En la nuestra, tenemos que comprar pañales, suplementos nutricionales, etc. nosotros…. no es “humano” que ha un anciano le correspondan 3 pañales de día y uno de noche… y si hay que cambiarlo mas veces por la noche ¿que?… si la residencia no compra mas de los que les manda sanidad… el pañal no se le cambiaria en toda la noche, con lo que eso supone… mas infecciones, úlceras por presión, depresiones, etc… mucho mas costoso para la sanidad pública, que algún pañal mas… quien ha diseñado eso no tiene ni idea…ni “corazón”…

JMF: Hay quien piensa que las muertes entre ancianos has sido toleradas por el gobierno que no ha hecho nada, ¿es así?

JMG-R: Hay una cosa clara, había una orden “no escrita” en los momentos peores de la pandemia, de no aceptar ingresos de pacientes mayores… las residencias sin servicios médicos no han podido hacer nada y ha sido un desastre y ha habido muchos fallecimientos… de todas formas, fuera de época de pandemia, los mayores que provienen de residencias, no son “bien recibidos” en los hospitales por la carga de trabajo que llevan… y sobretodo, al no tener especialistas en Geriatría, nadie se quiere hacer cargo de ellos…. y muchos de ellos son “devueltos” a la residencia para cuidados paliativos… es intolerable tratar así a nuestros mayores, los que han luchado para llevar a este país donde está… y se lo devolvemos así… penoso. Esta claro que el gobierno no ha realizado acción alguna en favor de los mayores.

JMF: Pintas un espectáculo muy deshumanizado con nuestros mayores, ¿sobran?

JMG-R: No sobran!!!!!!! Falta que los tratemos como se merecen… en eso estamos muchos como yo, que con los medios que podemos, lo conseguimos, pero es a unos pocos… ¿ y lo demás?….  si que esta todo esto muy deshumanizado… pero no veo voluntad de querer solucionarlo yo creo y espero, que antes o después, algún partido político se preocupe de los mayores… será mejor para todos… y al final…mas barato!!!! pero, como ya he dicho, no preguntan…

JMF: Hay prisa por aprobar una ley de ‘eutanasia’…

JMG-R: Sí… pero para los mayores no la necesitan… hay gente que bajo el paraguas de “cuidados paliativos” la está utilizando… triste pero cierto.

JMF: No tengo ninguna duda que esta ley, a la larga, es para librarse de ellos por que suponen un gasto…

JMG-R: Es muy inhumano pensar que alguien mayor es un gasto… un gasto son 23 ministros y múltiples asesores… eso si es un gasto… dar calidad de vida a nuestros mayores es una necesidad… no podemos ser tan crueles con nuestros mayores.

JMF: Gracias José María, cuando pase esto me gustaría mucho poder hablar de un futuro satisfactorio para nuestros mayores. Un abrazo.

JMG-R: Gracias. Un abrazo.

Me dice Alejandro Macarrón Larumbe ingeniero y consultor empresarial, director de la Fundación Renacimiento Demográfico

Tuitter:@jmfrancas Web: http://sinpostureo.com blog: http://www.noentiendonada.es,  YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber 

Los españoles no son muy conscientes de que, incluso sin los gobernantes (centrales y de varios ejecutivos autonómicos, que no todos) que peor han gestionado la pandemia de coronavirus en el mundo desarrollado, el futuro a medio y largo plazo de España tiene muy malas perspectivas, porque, a base de tener muy pocos niños durante décadas, se ha destruido la excelente salud demográfica que tenía España al comienzo de la Transición.

Tampoco son muy conscientes de algo tan elemental como que un país con más viejos que niños y jóvenes no tiene futuro. Ni de que en 2018 nacieron solo 275.000 bebés de madres nacidas en España, por más de 670.000 en 1976, y que a este paso, a fin de siglo quedará solo la mitad de españoles autóctonos, y la tercera parte de los que están en edad laboral.

Pues bien, dejando de lado por un momento el drama humano de los fallecidos y dolientes graves por coronavirus, sumemos al desastre económico post-Covid el hundimiento demográfico de España. Sale un cuadro tenebrista. O reaccionamos y nos ponemos las pilas, exigiendo que nos gobiernen mejor, y recuperando la natalidad y la fortaleza familiar perdidas, o corren malos tiempos para la lírica y para el bolsillo en España, a corto, medio y a largo plazo.

Me dice Ramón de Isequilla (@ramonpunta), corresponsal en España del Portal de America de Uruguay

Tuitter:@jmfrancas Web: http://sinpostureo.com blog: http://www.noentiendonada.es,  YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber 

Los que hemos vivido muchos “Pellegrinis” (Gran Premio Carlos Pellegrini, principal acontecimiento hípico del Rio de la Plata), consideramos que no estamos “viviendo” una pandemia, sino que somos “testigos” de ella. Podemos catalogarla de tesis final, o un postgrado de nuestra carrera experiencial; algo totalmente distinto a lo que hemos visto hasta ahora, pero sin embargo nuestras andanzas por la vida nos dan algunos elementos para analizarla.

Cuando algo terrible, sorpresivo y desconocido nos ocurre, del cual ignoramos su principio y su final, produce que abandonemos todo lo que nos preocupaba y ocupaba y nos aboquemos a combatir, o por lo menos a opinar, sobre la amenaza que nos cubre, cuestión esta que ha ocurrido sin lograr  ninguna conclusión, luego de tres meses de caer estrepitosamente nuestra calidad de vida, nuestras libertades, nuestra economía y los parámetros de nuestra sociedad, viendo partir a parientes y amigos que no merecían un final así. 

El virus está reduciendo sus consecuencias, animando a todos a encarar un camino de vuelta a nuestra vida anterior, pero con un problema de fondo, que consiste en un “ruido en la línea” del fantasma de la posible pérdida de los valores del 78, que estaría aprovechando la situación para colarse en nuestras vidas, siendo más peligroso que una pandemia, que tarde o temprano tendrá su final. 

Esperemos no ser víctimas, ni siquiera testigos, de un cambio de régimen que provoque el trágico final de cuarenta años de prosperidad, de esperanza en el futuro y de ejercicio de los derechos y deberes de la democracia.

Me dice Jesús Poveda, profesor de psiquiatría UAM, presidente de Provida Madrid

Tuitter:@jmfrancas Web: http://sinpostureo.com blog: http://www.noentiendonada.es,  YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber 

El análisis de esta Pandemia depende mucho de quién lo analice. Los historiadores hablan de historia de otras pandemias. Los economistas de economía en tiempos de pandemia… 

Dicen que el agua toma la forma del recipiente en el que está, forma de vaso, de jarra, de botella… y otra cosa es lo que hacemos con el agua, la bebo, la utilizo para regar, se la doy al sediento…

Para mi este periodo en el que seguimos está teniendo dos claros efectos relacionados con la Toma de Conciencia:

“Fragilidad de la humanidad” planes y proyectos empresas se están tambaleando. Hay que contar con el factor Naturaleza en la doble vertiente, ecológica y ontológica, lo que son las cosas en sí mismas. 

“Presencia de la muerte” en el mundo occidental, la muerte se consideraba accidental y de pronto hemos redescubierto que es una compañera de viaje con la que tenemos que contar.

Si admitimos estas dos nuevas variables pienso que nos irá mejor a todos y es una excelente oportunidad. Dicen que Crisis es Peligro y Oportunidad. Pues aprovechemos esta crisis que como muy bien sabemos no se solucionará con más de lo mismo sino con otra cantidad de otra calidad. La apuesta es calidad en el estilo de vida y en el afrontamiento a la Muerte.

Por último aportar algo de pensamiento concreto a lo dicho anteriormente.

“La población vulnerable pasa de ser un concepto teórico a ser una población en ocasiones abandonada. Sabemos que un modo de medir la calidad y la calidez de una sociedad es el cuidado de estos.

Asumir la “responsabilidad social personal” puede ser mucho más sabio que delegar toda la responsabilidad en “ la seguridad social” pues dejar lo vulnerable en manos del sistema puede resultar mortal.

Fragilidad, presencia de la muerte y preocupación personal por los vulnerables pueden ser tres excelentes aprendizajes.

Me dice Xavier Gil, catedrático de Historia Moderna de la Universidad de Barcelona

Tuitter:@jmfrancas Web: http://sinpostureo.com blog: http://www.noentiendonada.es,  YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber 

«La Historia es maestra de la vida», reza la conocida máxima ciceroniana. Y así es. No es menos cierto que el conocimiento del pasado se ve influido por las inquietudes del presente, por mucho que el historiador observe el rigor propio de la disciplina y evite el presentismo. La experiencia de atravesar por una pandemia ha causado sorpresa y perplejidad, simultáneas a la honda tristeza por sus víctimas y a la preocupación por su desarrollo. Esta perplejidad se ha visto acentuada entre historiadores, porque, según nos hemos dicho entre colegas, vivimos aquello que enseñamos en el aula sobre otros tiempos: las pestes de Atenas y de Constantinopla, la Peste Negra en 1348, las del siglo XVII, la mal llamada gripe española de 1918. En todas ellas intervinieron los viajes y desplazamientos, la movilidad humana, a la que ahora, tan intensificada, llamamos globalización.

En Occidente no había memoria viva de algo así. Las medidas sanitarias y administrativas tomadas para combatir el COVID-19 nos ayudan a conocer y apreciar mejor los esfuerzos y capacidad de reaccionar de otras sociedades en el pasado. Esta mejor apreciación ha de actuar como una suerte de vacuna contra el impostado sentimiento de superioridad que podamos tener respecto de otras épocas. La experiencia de esta pandemia nos hace más viva la conciencia de la común condición humana con nuestros antepasados y nos invita a reflexionar acerca de que el pasado no es un presente imperfecto