Carlos Ruiz Miguel: ‘El Tribunal Constitucional incumplía (e incumple) los plazos’


Conversación tranquila de @jmfrancas con Carlos Ruiz Miguel (@Desdelatlantico), catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Santiago de Compostela (USC).

Tuitter@jmfrancas bloghttp://www.noentiendonada.es,   YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿El virus nos empuja fuera de la Constitución?

CRM: Yo diría que el virus “no nos empuja”, sino que sirve de excelente excusa para empujar fuera de la Constitución.

JMF: Si, la verdad es que el pobre virus no tiene intenciones políticas… ¿El llamado espíritu del 78 está en horas bajas?

CRM: Sin duda ninguna el “espíritu del 78” está, más que en horas bajas, muerto.

JMF: ¿Muerto? Sus frutos aún viven…

CRM: El “espíritu del 78” sin duda era la respuesta de unas determinadas fuerzas ante una determinada situación política, en un determinado contexto económico y social. Lamentablemente todos los elementos de ese espíritu han cambiado o han desaparecido. Yo diría que “los frutos” de ese “espíritu del 78” más que vivir son una sombra.

JMF: Queda la Constitución…

CRM: Si alguna vez la Contitución llegó a cumplirse esa época, se puede decir que ha desaparecido prácticamente. Es ya difícil encontrar artículos de la Constitución de 1978 que signifiquen lo que pretendían significar en 1978.

JMF: Para esto está el Tribunal Constitucional que ha dictado sentencias y la ha interpretado…

CRM: El TC, sin duda, ha tenido un papel fundamental en la desnaturalización de la Constitución.

JMF: ¿Por qué lo dices? Era el garante…

CRM: El caso de Almería en la conformación de la autonomía andaluza es, quizá, el primer eslabón de un proceso que se ha prolongado hasta ahora. Hubo un “acuerdo político” para no llevar el caso al Tribunal Constitucional pese a ser claramente inconstitucional. En esa Ley Orgánica 13/1980 se produjo el primer pacto para proceder a una mutación constitucional. Ya desde 1980 la Constitución empieza a vulnerarse cuando aún estaba “fresco” el “espíritu del 78”. A partir de entonces ha sido un proceso continuo. Un momento fundamental fue la Sentencia del TC de 1983 anulando la LOAPA, la STC 76/1983. Cuando no habían transcurrido cinco años de la entrada en vigor de la Constitución, el Estado quedó herido de muerte.

JMF: Y eso, ¿por qué?

CRM: La LOAPA privó al Estado central de un instrumento fundamental para evitar la centrifugacíon del Estado. Marca un hito en un proceso de centrifugación avalado por el TC. Son muchas las sentencias del TC, desde entonces, que en cuestiones fundamentales, han fortalecido a las Comunidades Autónomas a costa del Estado y de la unidad.

JMF: Pero, ¿era Constitucional o no la LOAPA?

CRM: El TC dijo que no, a pesar de que fue aprobada por una amplísima mayoría de las Cortes Generales (UCD y PSOE votaron a favor). Los argumentos para declararla inconstitucional eran muy forzados. Hubiese sido, a mi juicio, más acertada la interpretación contraria. No sólo es que una interpretación contraria era, a mi entender, más acorde jurídicamente al texto constitucional, es que políticamente habría evitado los excesos del Estado autonómico.

JMF: Para mi, no se para ti, el uso y abuso del recurso previo de inconstitucionalidad y el quitarlo luego, también dejo nuestro Estado al pie de los caballos…

CRM: A menudo se achacó a AP (aún no era PP) que hubo “abuso” del recurso previo. Yo creo que esto no es una acusación justificada. Intentaré explicarme. Se achacó a AP que con sus recursos previos bloqueaba la legislación y que se estaba introduciendo un “veto” no previsto constitucionalmente. Pero esta acusación, creo, era injusta. La Ley Orgánica del Tribunal Constitucional fijaba (y fija) unos plazos para resolver los recursos. El problema del bloqueo se causó NO porque AP introdujera recursos “previos”, sino porque el TC INCUMPLÍA (e incumple) LOS PLAZOS para resolver de suerte que lo que debía estar resuelto en dos meses era resuelto en dos años.

JMF: La media por sentencia supera los dos años de largo, según creo…

CRM: Pensemos en casos como el del recurso del PP contra el aborto libre introducido por la ley de Bibiana que lleva casi 10 años. Ha habido sentencias que se han dictado más de DIEZ años después de introducido el recurso. Es un escándalo. Y eso que ahora al reducirse el número de recursos de amparo, tras introducir criterios estrictos de admisión, el TC tiene menos trabajo y dicta resoluciones en menos tiempo. Aun así sigue incumpliendo sistemáticamente los plazos para resolver.

JMF: Tú, ¿esperas sentencia sobre el recurso del PP sobre el aborto?

CRM: Sinceramente sólo si consiguen una mayoría “progresista” dispuesta a desdecir la anterior jurisprudencia del TC. Es decir, de momento no.

JMF: Hay quien fía principal problema al modelo del nombramiento de los Magistrados que facilita la injerencia de los partidos en el funcionamiento del propio Tribunal, ¿qué piensas de ello?

CRM: Esta ha sido quizá la primera violación de la Constitución. Ya en la primera elección de magistrados, en 1980, se vio claramente que el sistema previsto en la Constitución se iba a pervertir. Luego la degeneración del sistema es ya algo consumado sin rubor. La idea original de la Constitución no era mala: se exigía que 8 de los 12 magistrados (los 4 del Congreso y los 4 del Senado) necesitaran el apoyo de 3/5 de la Cámara respectiva. El objetivo es que fueran candidatos ACEPTABLES para todos, entendiendo por tales candidatos que NO fueran “partidistas”. Pero ya en 1980 esto se corrompió. Ya entonces hubo candidatos “del centro-derecha” y candidatos de la “izquierda”. Con el tiempo los candidatos han sido seleccionados sin ningún rubor. Se han seleccionado magistrados que han sido afiliados a partidos, que han sido diputados de partidos, que han sido asesores de partidos, que han participado en la confección del programa de partidos…

JMF: Y, con este panorama, ¿qué hacemos?

CRM: Podría decir que rezar. Pero si queremos hacer algo más que rezar, creo que no debemos dejar de denunciar y de olvidar cuales son los defectos de nuestro sistema. Por ejemplo, la desgraciada reforma del Consejo General del Poder Judicial, efectuada por el PSOE en 1985 y vendida, ¡cómo no! como un paso adelante en la “democratización” hoy está desautorizada directamente por el Consejo de Europa e indirectamente por la Unión Europea. Es necesario que los actores políticos y sociales QUIERAN tener un sistema sano. Pero si no hay actores que REIVINDIQUEN Y DEFIENDAN un sistema político sano no habrá posibilidad de sanearlo.

JMF: El PP la reformó abundando en la politización del Consejo, ¿no?

CRM: No creo que pudiera ya aumentar la politización aún más. Lo que hizo fue un ejercicio de “lampedusismo” cambiando el sistema para que siguiera igual.

JMF: Es verdad, a pesar de lo prometido no resolvió nada de nada.

CRM: De hecho, el funcionamiento del CGPJ sigue siendo el mismo que antes. Todo ha sido un enorme engaño. Las promesas de regeneración quedaron, de nuevo, frustradas, a pesar de una mayoría absoluta que fue la gran oportunidad perdida.

JMF: ¿Hay que reformar la Constitución o tirar con la que tenemos hasta dónde se pueda?

CRM: Difícil pregunta que se puede contestar con el dicho “Virgencita, virgencita, que me quede como estoy”. En este momento tenemos una Constitución que en la práctica no se aplica. Pero quizá fuera peor que se aprobara y se aplicara, una Constitución mala.

JMF: Y con los mimbres de ahora, los partidos tal como están, el cesto que saldría seria malo seguro…

CRM: Sería milagroso que fuera bueno. Y los milagros se dan en Lourdes, pero difícilmente en política.

JMF: Muchas gracias Carlos, me apunto a la ‘virgencita…’. Un abrazo y hasta pronto si te dejas.

CRM: Perfecto. Gracias a ti.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *