Censura ideológica privada


Tuitter:@jmfrancas Webhttps://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.esYou tubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

La multinacional de internet YouTube acaba de anunciar que ‘prohibirá’, vetará, en su plataforma los vídeos que supongan discriminación por ‘edad, género, raza, casta, religión u orientación sexual’ y en esto se suma a la tendencia, aplaudida por muchos, que lleva a las grandes plataformas cibernéticas de las llamadas redes sociales a excluir contenidos que consideran nefastos. Siendo Facebook, Tuitter y la propia YouTube de titularidad privada, poco tengo que objetar, ellos sabrán, y la única opción es mi deseo que la propia iniciativa privada restablezca la ‘libertad‘ de internet promoviendo plataformas que admitan cualquier contenido mientras vaya firmado y se rija por los código jurídicos de cada país. A pesar de aceptar esta capacidad de toda empresa privada de discriminar a sus clientes, si diré que no me gusta la tendencia de censura y por ende control ideológico que subyace en esta drástica solución. Si el objetivo es no dar gato por liebre y que estas plataformas no sean carriles de todo tipo de fechorías, la solución es otra. La realidad basada en la experiencia es que este tipo de decisiones de vetar lo que discrimina, siempre acaban en decisiones absolutamente subjetivas de censura ideológica a aquello que no es ‘políticamente correcto’ e impulso de lo que está de moda y de acuerdo con los tiempos que no tiene porque coincidir, de hecho pocas veces coincide, con valores objetivos de una sociedad humana abierta; por si fuera poco hay que añadir además el hecho de que este tipo de censuras laicas se realizan a través formulas matemáticas, algoritmos, que pueden, como ha pasado, confundir la ‘Maja’ de Goya con una foto pornográfica.

Si se trata de regular contenidos entiendo que la única medida objetiva y clara para acabar con la impunidad del mal uso de este tipo de redes, es la de vetar los anonimatos, los conocidos como perfiles falsos, de manera que el que la ‘haga la pague’ de acuerdo con los códigos civil o penal del país desde dónde se opera.

No entiendo nada. ¿Por qué no se actúa contra los perfiles falsos en vez de promocionar o vetar ideologías? ¿Alguien me lo explica?


1 comentario en “Censura ideológica privada

  1. Si son falsos, todo lo que dicen también lo es ¿qué más da entonces? Al ignorarlos se aburren y se van. Peor es prohibir y cercenar las libertades. ¿Nos enfadamos con un animal porque nos intente agredir? No, porque es su condición de animal y la nuestra de homo sapiens se supone que es la de ser impecables. Lástima que para según qué cosas el homo spiens sea un animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *