Clima o comida

tierra-06

‘La cumbre del clima’ ha reunido a más de 150 jefes de Estado en la capital parisina. Sin duda lo políticamente correcto en la actualidad es entonar ‘mea culpas’ por el desprecio a la ‘diosa’  Tierra y, como no, cumplir la penitencia frenando las emisiones y pagando euros a espuertas para ayudar a los no industrializados a industrializarse menos.

La amenaza de que en 2020 la Tierra sufra una subida letal superior a 2 grados de temperatura, hace que ciudadanos y gobiernos deseen limitar la emisión de gases de efecto invernadero, crear controles para que esto se cumpla y otorgar ayuda financiera a los países en vías de desarrollo para no seguir la senda de contaminar a lo bestia. Detrás de estos augurios fatalistas está la ONU y su ´Grupo Intergumentamental de Expertos sobre el Cambio Climático’ nada exento de escándalos tanto económicos como científicos.

El coste del que se habla para luchar contra este ‘cambio climático’ es de unos 95.000 millones de euros año. Puede ser demagogia pero, en palabras de la directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Ertharin Cousin, también de la ONU, el coste anual de su programa es de unos 6.400 millones de euros anules que no tiene.

No entiendo nada. ¿Vamos a destinar 95.000 millones de euros anuales a batallar contra el cambio y no sacaremos 6.400 para que todos coman? ¿Alguien me lo explica?

Un pensamiento en “Clima o comida

  1. Pedir a los Países industrializados que contaminen menos -es pedir peras al olmo- nadie quiere renunciar al privilegio evolutivo, los Países ricos pagan como dice el artículo la cuota a los Países pobres, para contaminar por lo que les toca a ellos. La doble moral, ¿ quién quiere pasar frío teniendo con que calentarse ? vi ayer unas imágenes que causaban ( nunca mejor dicho ) que escalofrío, sobre los osos polares y los pocos recursos naturales que les dejamos, los polos se derriten, y el hombre es el único animal que se destruye así mismo, y es pensante e inteligente. Gracias por dejar poner un pensamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *