Como bestias


alsasua

La Muy Ilustre Villa de Alsasua, municipio navarro de unos 8.000 habitantes, vivió este fin de semana un acto más de barbarie. En la madrugada del sábado, un teniente y un sargento de la Guardia Civil y sus parejas, se hallaban en un bar de la localidad “tomando algo y bailando” cuando empezaron a notar “malas miradas” que después de varias provocaciones se convirtieron en “un horror” ya que fueron agredidos brutalmente por unos 50 energúmenos que les cosieron a golpes y patadas hasta que apareció la Policía Foral y las bestias desaparecieron.

Si salvaje es la agresión, que no visualiza más que el ‘odio’ de algunos y su bajeza hasta actuar como bestias, miserable es la reacción de algún colectivo, vinculado a ETA, que no solo no ha condenado el salvaje hecho, sino que aprovecha para exigir la puesta en libertad de los dos hasta ahora detenidos y la expulsión de la Guardia Civil del territorio navarro.

La historia de altercados en Alsasua referentes a la Benemérita, e incluso a las autoridades del Estado, es vieja y, como suele ocurrir, nunca a traído a los provocadores ninguna consecuencia. La reacción de las autoridades ha sido esta vez de firmeza verbal, pero sorprende por la impunidad de muchos actos habituales en este municipio navarro que han sido caldo de cultivo para que pueda ocurrir este hecho.

No entiendo nada. ¿Dónde está el Estado en tantos rincones de España donde solo brilla por su ausencia? ¿Alguien me lo explica?


2 pensamientos en “Como bestias

  1. Estoy harto de este PP super acomplejado, no quiere hacer nada para no molestar a nadie, este Rajoy es un don Tancredo. Saca votos porque si no votas a ellos, estas dando votos a Podemos. ¡Que hartura de políticos de derecha cobardones!.

  2. Lamentables los hechos que comentas, Josep Maria. La violencia no resuelve bien nada y lo empeora todo. Echas en falta las consecuencias para los violentos. Yo también. Te preguntas dónde está el Estado y me parece que ya lo sabes. El Estado no defiende a sus servidores sino a sus propietarios. El Estado ha promovido y fortalecido una cultura de impunidad bestial. No solo por no castigar a los violentos de fuera del sistema, sino también por jalear y proteger a los violentos de dentro del sistema. Te propongo considerar si el Estado ha sido justo, con una justicia real, no legal, y si el Espíritu Santo te ilumina verás cosas muy interesantes. Sin justicia no hay paz. Te recomiendo mucho la relectura (estoy seguro de que ya la leíste) de la Pacem in Terris de Juan XXIII.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *