Cumbre del Clima, COP25


Tuitter:@jmfrancas Webhttps://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.esYouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

Madrid acoge desde hoy la Cumbre del Clima, denominada COP25, uno de cuyos loables objetivos es el intercambio de ideas y acciones entre los gobiernos y la sociedad civil. Nuestro Presidente en funciones, adalid ahora de esta casuística, ha dicho con engolamiento «solo un puñado de fanáticos niega ya la evidencia del cambio climático», y ha hecho suyo el nuevo dogma mundial de la “emergencia climática” en la que según algunos estamos inmersos.

La verdad es que mientras los embajadores de este mensaje sean Al Gore, otrora, y ahora, Greta Thunberg, yo tengo un problema para tomarme en serio según que planteamientos.

Que el clima cambia, no parece ser una novedad, lleva millones de años cambiando, y que tener la casa limpia como mínimo es un síntoma de educación y de higiene, tampoco es nuevo. Ensuciar y no limpiar, amén de cutre es sin duda una guarrada y si eso se predica de la casa de uno, también se puede predicar de la calle, la ciudad y hasta el mundo en general. Cuestión distinta es si poner un cuadro horrible para algunos es ensuciar la pared de una casa o si determinados adornos la hacen más o menos habitable. Lo que nadie duda es que la limpieza, y en algunos casos la desinfección, es del todo necesaria en cualquier espacio que pretendamos habitar.

De la misma manera que considerar que los habitantes de una casa, dado que en su vida ordinaria la ensucian, sobran, es una idiotez, considerar al hombre como un extraño en la Tierra, es una necedad. El Homo sapiens es, al menos en la mayoría de los casos, el ser más evolucionado y lo que él produce es tan natural como lo que producen los demás seres vivientes.

De todas estas premisas, tan de sentido común, debo deducir que, a falta de un consenso real de en qué la estamos pifiando, me tengo que limitar a limpiar lo que yo ensucio y poco más. Dejemos hablar a la ciencia seria, cuanto más leo más dudas me asaltan, tomemos nota luego y con sus recomendaciones hagamos el plan para que la salud de los humanos del planeta siga mejorando como hasta ahora, que es lo fundamental.

No entiendo nada. La política ambiental, ¿la deben dictar los científicos, los políticos o los activistas? ¿Alguien me lo explica?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *