De Niza a Berlín


Ya sé que es en caliente pero, en frío nunca se analiza nada, dado que la realidad es tan veloz que, cuando salimos de un tema, aparece con fuerza otro en caliente que nos lleva a tragar sapos sin profundizar en nada. Una vez más se ha producido un atentado salvaje en suelo europeo y las autoridades, por miedo, han estado horas y horas hablando de prudencia. Veías caras de políticos, analistas y periodistas que todos pensaban lo mismo y no se atrevían a decir nada: Berlín era el segundo Niza en poco más de seis meses.

No analizaré hoy si el terrorista ha actuado por motivos religiosos, aunque todo hace suponer que si: ataca a una mercado navideño en fechas señaladas. No analizaré hoy si entró en Alemania como refugiado, gracias al desastre de política de Merkel frente a los refugiados en teoría provenientes de Siria. Tampoco analizaré la conveniencia de intervenir militarmente en un país, en este caso Siria, desde fuera, con la posibilidad, tantas veces real, de ayudar al peor a echar del poder al malo.

Me preocupa el sentimiento contradictorio que esta cuajando en occidente sobre la inmigración hacia Europa. De una parte, el complejo de muchas autoridades a aplicar lo que siempre ha sido de sentido común: control total de fronteras y de quién entra en un país y para qué. De otra, la progresía instaurando el dogma de abrir fronteras a destajo, sin control ninguno, por mor de la solidaridad con el refugiado.

No entiendo nada. Toda política en inmigración se debe basar en un trato personal, uno a uno, dado que en un país no caben todos y mucho menos cualquiera. ¿No se dan cuenta que el desorden en esta política acaba en un rechazo social a todo inmigrante? ¿Alguien me lo explica?

 


Un pensamiento en “De Niza a Berlín

  1. Por supuesto que se dan cuenta. Es simplemente uno de esos temas, que te mencioné ayer, que son algo así como temas morales de la izquierda absolutamente alejados de la realidad y la necesidad práctica. Con la inmigración la izquierda no razona, solo sigue sus creencias morales. Eso también le pasa a la derecha con otros temas. Sin embargo, déjame que te comente que el drama de la emigración fue provocado precisamente por la derecha. Utilizaron a los inmigrantes (si no tienen papeles mejor) para dinamitar la fuerza de los sindicatos. Y lo consiguieron. Ahora vamos a ver lo que se puede hacer con toda esa cantidad de personas marginalizadas, explotadas y acorraladas. Vamos a ver si es preferible negociar con sindicatos que con terroristas.
    Un comentario adicional que no tiene nada que ver con el tema. Supongo que estás al corriente que el rector de la universidad Rey Juan Carlos, lamentablemente vinculada al PP, está siendo acusado de numerosos plagios. No entiendo que siendo una persona tan comprometida con la educación y con tan altos principios morales no hayas dicho nada sobre semejante desvergüenza. Eso nos dice mucho sobre quien está al mando del desgobierno de este pobre país. Que el Niño Jesús tenga piedad de nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *