¿Detrás de Francia va España?


Cuando ganó François Mitterrand, se abrió la Moncloa a Felipe González y, desde entonces, se habla de que la política francesa nos precede un par de pasos. En estas ultimas elecciones, a pesar de ser solo una primera vuelta, los partidos tradicionales, los de toda la vida reciente, han caído en picado. El partido socialista francés, ahora en el gobierno, ha puesto un pie en la tumba política y el partido tradicional del centro derecha, el de Sarkozy, está en caída y por primera vez no pasa a la segunda ronda. ¿Desaparecerán los dos? Es bien probable. Italia y Grecia son dos precedentes del fin de los partidos tradicionales. Recordemos que en España, el socialismo desde Zapatero bate récords en bajadas y el PP, si bien gobierna, ha perdido votos a mansalva.

El ciudadano francés, no está nada contento con como han administrado su vida los políticos de siempre ni con las formulas con las que les han gobernado: ni con socialismo imperante, ni con el centrismo vacío. El ciudadano francés parece que quiere sabia nueva que, como mínimo, no esta manchada, y busque medidas que le permitan vivir mejor. ¿No quiere lo mismo el ciudadano de España? Probablemente la diferencia está en las alternativas. Mientras en Francia, Le Pen es un populismo ya contrastado por una larga trayectoria y sin dudas sobre su obediencia internacional, aquí, Podemos, supone un populismo de todo lo contrario. Mientras en Francia, un Macron, liberal proveniente del socialismo, como ahora Ribera, parece menos vacuo que lo que rezuma su réplica hispana. Da la sensación de que el francés busca para sus políticos un nivel más alto que el que les toleramos en la piel de toro.

No entiendo nada. ¿No será que el orgullo de ser franceses que tienen los galos, nos falta en España? ¿Alguien me lo explica?


3 pensamientos en “¿Detrás de Francia va España?

  1. Me parece que los españoles no han ido escasos de orgullo y arrogancia nunca, probablemente todo lo contrario. Me parece que la gran diferencia en este tema que tocas es que en España la corrupción es endémica. Estoy seguro de que si hoy hubieran elecciones volvería a ganar el PP. Llevamos siglos en el negocio de la corrupción, ya es parte de la cultura. Por eso el electorado no castiga al político corrupto como en otras partes. Y por eso cuando un político no es corrupto se sospecha igualmente de él, porque ya se da por sentado que eso no es posible. Y por eso una de las mejores defensas cuando agarran a tu partido con las manos en la masa es decir que todos lo hacen. En ese aspecto, el PP tiene razón cuando dice que lo suyo son casos aislados. Lo que pasa es que no se les entiende bien la frase. Son casos aislados los que salen a la luz, porque no tiene sentido alguno poner el foco en unos cuantos cuando la corrupción es la regla y no la excepción.

  2. Yo hoy por hoy no veo una salida, la teníamos con UPyD y mira cómo estás logrará salir a flote ? Esperemos que si

  3. Dudo mucho que los partidos emergentes franceses sean como los españoles, ya que aquí por un lado tenemos a los antisistema disfrazados de comunistas (Podemos) y por otro lado los oportunistas que van de veletas y son más de lo mismo (Ciudadanos).

    Creo que en España no ocurrirá lo mismo que en Francia hasta que los centristas que están repartidos en partidos pequeñitos por toda la geografía española se unan. Hace siete años trabajamos para hacerlo, recuperando el histórico CDS. Pero el presidente se creyó dueño del partido, empezó a actuar de forma dictadorial y el proyecto se fue a pique.

    Muchos confiaron en Albert Rivera, pero ya se ha desenmascarado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *