Dos celestinas

2484_rivera_sanchez

Después de la esperada entrevista, a bombo y platillo, entre Pedro y Pablo que, como muchos de los grandes momentos íntimos, no ha escatimado juegos iniciales, regalos, paseos y caricias, llegó la explicación a los amigos del fausto clímax. Oyendo las ruedas de prensa de ambos contrayentes parecía que hablaban de encuentros distintos. Una única coincidencia: hubo tema.

La realidad es que a día de hoy, después de la tensión de los 101 días, los cuatro partidos en liza han reaccionado distinto y parece que los españolitos, en unas eventuales nuevas elecciones, también modificarían su comportamiento en el voto. Si durante la campaña, Ciudadanos perdió fuelle; durante el impase del cortejo para formar gobierno, Podemos ha resultado insufrible. Unos nuevos comicios, según parece, harían que C’S subiera y Podemos bajara sustancialmente.

Las dos celestinas, Sánchez y Rivera, tienen como objetivo estar en el centro del nuevo gobierno. Pedro quiere presentarse acompañado de Rivera e Iglesias, lo cual es del todo imposible; Albert quiere aparecer rodeado del PP y el PSOE, también más que difícil. Sigue vigente en España la premisa de que gana por goleada el que ocupa el centro. Hoy por hoy el gran objetivo, en el que todos coinciden, es en que nadie quiere aparecer como culpable de unas nuevas elecciones.

No entiendo nada. Si las dos opciones tripartitas, hoy por hoy, parecen inviables, ¿no será lo más justo, dado que el que ganó no hace nada, que los que más han trabajado, PSOE y C’s, puedan finalmente formar gobierno? ¿Preferirá Iglesias abstenerse dejándoles gobernar para así evitar unas elecciones que le castigarían, echar a Rajoy y quedarse con la oposición de izquierdas para el solito? ¿Alguien me lo explica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *