Egoísmo a la europea


La Fundación BBVA en “El Estudio Europeo de Valores 2019” dónde examina un amplio conjunto de valores y actitudes de la población adulta de 5 países europeos: Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y España, dedica su tercera parte a lo que llama «Trayectorias y aceptación de prácticas sociales objeto de controversia» dónde incluye trayectorias de realización personal -vivir en pareja y tener hijos-, el trato hacia las mujeres, la cuestión del aborto y la eutanasia y las nuevas formas de convivencia. Los europeos, igual que los españoles, no piensan que para ser feliz haya que vivir en pareja, ni tener hijos para sentirse realizados; piensan, en lo referente al trato hacia las mujeres, que en la pareja es más frecuente el maltrato hacia la mujer y que en la sociedad esta extendido tanto el acoso sexual a la mujer como su discriminación. La eutanasia, entendida como la ayuda médica en la fase terminal de una enfermedad incurable y deseada, es ampliamente aceptada, incluso mucho más que el aborto, dónde se destaca que su menor aceptación se basa en la poca consideración moral sobre el embrión humano, al cual se ve solo como un conjunto de células. Los españoles, al igual que los europeos, exceptuando Italia, también son partidarios de las ‘madres de alquiler’ y en parecidas proporciones del matrimonio entre especímenes del mismo sexo. lo mismo que la adopción de cachorros humanos por parejas homosexuales. Curiosamente los europeos ven con muy malos ojos la infidelidad, algo es algo.

En estos ámbitos las conclusiones del estudio son claras: Los europeos, los españoles también, aceptamos mayoritariamente la eutanasia y el matrimonio entre personas del mismo sexo, la cosa no está tan clara, aunque la aceptamos, sobre la adopción por parte de parejas homosexuales, la concepción de un niño por parte de parejas homosexuales, recurriendo a donantes de semen o de óvulos, el aborto y tener hijos recurriendo a una madre de alquiler y, por contra, no nos gusta nada que el otro mantenga relaciones sexuales fuera de la pareja. En resumen somos tan egoístas como podemos, cada día damos más rienda suelta a nuestro instinto animal y nuestra divisa más consensuada sería: ‘vaya yo caliente y ríase la gente’.

No entiendo nada. En una sociedad con personal tan egoísta, ¿qué futuro nos espera? ¿Alguien me lo explica?


1 comentario en “Egoísmo a la europea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *