El caganer

Bien conocida es la figura del ‘caganer’ tan propia de los belenes catalanes. Es habitual que el humor catalán se vuelque en esta figura adjudicándole diversas personalidades según el protagonismo alcanzado por ciertos personajes el último año. Las fallas de Valencia, las chirigotas de Cádiz o el caganer catalán, son muestras del humor popular que bien merecen mi aplauso. Llega la navidad y este año no tengo dudas de que el caganer por excelencia será Puigdemont. La verdad es que se lo habrá ganado a pulso y no hará falta mucha imaginación ni mucho sentido del humor para entender que la figurita le va como anillo al dedo. Declarar la independencia sin declararla, responder a un requerimiento sin responder, votar a escondidas lo que se supone que es lo más, quizás lo único, importante que vas a hacer en tu vida y salir por piernas de España antes de que ni siquiera el fiscal elabore una querella, se ajustan bastante al concepto de cagón que se tiene en España y al de caganer de la fallida república catalana independiente.

No entiendo nada. ¿Liderar es no mojarse, esconderse y, cuando vienen mal dadas, escurrir el bulto? ¿Alguien me lo explica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *