El ‘cura’ picaro


Tuitter:@jmfrancas Webhttps://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es,  YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

El personaje del ‘picaro’, tan acertadamente dibujado en la literatura española, no solo se encarna en nuestro tiempo en la profesión de político, sino que incluso alguna vez se enfunda un alzacuellos para tomar la condición de cura. Los personajes de este episodio que puede acabar en interesante película son: David Vargas, el cura estafador, 45 años y diez actuando de pícaro; un numero, indeterminado por ahora, de ancianas pudientes del barrio de Sant Gervasi de Barcelona; un amigo de Vargas que le hacía de mayordomo y que le guardaba en su casa dos maletas que contenían tres millones y medio de euros en efectivo, 25 diamantes, anillos, libros antiguos, pinturas…; Fermín Morales, catedrático de derecho penal, que contratado por la familia de una de las ancianas presentó la pertinente denuncia en los Mossos que, tras su análisis, impulsaron la investigación; Y, finalmente, los Mossos d’Esquadra que han sido los que han realizado la investigación y le han pillado.

El cura, que sigue siendo cura dado que esta condición no se pierde, en 2011 fue expulsado de Sant Vicenç por el obispado de Vic y también, según la prensa, excomulgado -supongo que usan este término por ignorancia y deberían decir reducido al estado laical que no es en absoluto lo mismo- por no respetar el voto del celibato y mantener relaciones sexuales, si bien siguió usando el uniforme de su antiguo oficio, el clériman, y ya liberado de su trabajo se pudo dedicar en exclusiva a la picaresca de estafar a acaudaladas ancianas barcelonesas: socorro espiritual, dedicación personalizada, aislarlas de sus familiares, hacerles de administrador y supongo que liberarlas de los bienes materiales para labrase un futuro eterno en el cielo. El timo era perfecto: yo te ayudo a bien morir y cuanto antes y tu me resuelves la vida sin que te enteres… Parece, a falta de un peritaje riguroso, que el intercambio de bienes fruto de su pícara actividad supera los cinco millones de euros.

No entiendo nada. Siendo cura, aunque bien raro, ¿no sabia que la avaricia rompe el saco? ¿Alguien me lo explica?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *