El escupitajo


You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber twitter: @jmfrancas

No son tiempos de ‘escupideras’… las hubo y como todo los poderosos las tenían de lujo y los del pueblo usaban la calle. ¿Es el Congreso una escupidera? Hasta ahora no parecía que lo fuera, pero…  real o virtual, algo hubo.

De la sesión del Congreso de ayer no de menos es el affaire del ‘escupitajo’, que por cierto en la sesión en directo yo no vi, pero que entiendo que Borrel pueda interpretar que se lo han dado… Si suponemos que un diputado de ‘Esquerra’ escupió, lo único que inferiremos es lo primario de un personaje: escupir o mear, expulsión en ambos casos de líquidos biológicos no sexuales, es una acción nada loable y muy soez si se hace en público.

Llamar a alguien, en este caso a Borrell, “el ministro más indigno” es un escupitajo con meada en la pechera en toda regla y llamar ‘fascista’, amén de significar un grave desconocimiento de la historia y de la lengua, es un comportamiento más bien miserable. Del affaire del escupitajo, virtual o real, me quedo con tres impresiones: la altura de Ana Pastor, es presidenta de todos aunque no es nadie para borrar la historia, el comportamiento de Pedro Sánchez a lo ‘Pilatos’, y la bajura del nivel de algunas señorías cuyos comportamientos distan mucho del título democrático que se les atribuye. Por cierto las personas, por dignas, son respetables; sus ideas, opiniones y comportamientos no tienen porqué, los hay respetables y los hay deleznables.

No entiende nada. ¿Tan difícil es respetar a las personas y calificar, bien o mal, solo los comportamientos? ¿Alguien me lo explica?


Un pensamiento en “El escupitajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *