El Gobierno nos quiere calladitos (artículo publicado en la contra de La Gaceta el 14 de noviembre de 2009)


Esta semana, la revista científica inglesa Nature, además de poner a caer de un burro en su editorial a la ministra Garmendia y con ella al Gobierno Zapatero, por su recorte presupuestario en investigación, nos da cumplida cuenta de un importante hallazgo biológico: nos diferenciamos del chimpancé por dos mutaciones de un sólo gen que posibilitan la capacidad –tan humana– de comunicarnos mediante el lenguaje oral, el habla. Pero resulta cuando menos curioso que en la misma semana que se publica este hallazgo sobre nuestra capacidad de hablar, nuestro Gobierno ha resucitado el viejo mensaje, ya usado en la triste época de la negociación con ETA, de calladitos estáis mejor y, sobre todo, molestáis menos. Así, y a partir del martes, las familias de los secuestrados y la oposición, a instancias de Zapatero y de sus ministros optaban por un simiesco silencio.

            Pero calladitos no nos quedamos, y emergiendo de nuestra condición ancestral de chimpancés, nos elevamos gracias a la mutación genética y, además del lenguaje oral ya de por sí decisivo en nuestra evolución, inventamos la escritura. Y he aquí que esto es lo que ha hecho la Audiencia Nacional; no callarse y escribir una pequeña nota donde le pega un castañazo de no te menees al Gobierno  y le deja por mentiroso y torticero. La nota informativa del presidente de la Audiencia afirma que los dos piratas no fueron reclamados a España por mor de la judicatura sino a instancias del Gobierno. En román paladino, que esta vez la gamba no la metió Garzón en su afán de notoriedad, como se daba a entender, sino el Gobierno a través del abogado del Estado y del fiscal. Ahora entiendo por qué nos prefieren tan calladitos.

            Por cierto, acabo de descubrir que lo de tenernos en silencio viene de lejos. En la página web del Congreso se puede seguir, al día, el trabajo de la Cámara y de sus parlamentarios. También se facilita al usuario mucha información de los diputados, mediante una ficha personal, donde, entre otros contenidos, aparece su correo electrónico. Pero, triste sorpresa, si bien aparece el email, incluso, del presidente del Congreso, para mandarle nuestras preocupaciones y sugerencias, hay una cincuentena de diputados que no presentan en su ficha ninguna dirección telemática.

            Supongo que tendrán buenas razones, pero a mí me dan a entender que les importa un pimiento lo que les podamos hacer llegar y que, simplemente, no quieren que les molestemos. Es más triste cuando las fichas que revisamos son de los presidentes y portavoces de grupo. No tienen email en su ficha ni Zapatero ni Rajoy ni Fernández de la Vega ni José A. Alonso. Es verdad que tampoco la tienen Duran i Lleida ni Erkoreka, pero hete aquí que nos presentan en su ficha la dirección de su blog personal, donde podemos, fácilmente, hacerles llegar nuestros comentarios. ¡Vaya ejemplo que dan a la ciudadanía! ¿Es sólo dejadez o nos prefieren como chimpancés, calladitos?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *