El PSOE de Pedro Sánchez

Saltó la sorpresa y Pedro Sánchez, 232 días después de ser forzado a dimitir por el Comité Federal del PSOE, ha vuelto de la mano de sus militantes y en contra de muchos dirigentes de los que ganan elecciones o al menos obtienen resultados aceptables. Se abre un nuevo tiempo en un PSOE, que hoy por hoy aún sigue dividido, con un Secretario General electo que no tomará posesión, de derecho, hasta el Congreso de mediados de junio.

Después de esta importante primera batalla, quedan dos más: el Congreso Federal y las primarias para el Candidato. Del 24 al 28 de este mes, las distintas agrupaciones locales deben elegir a los delegados que les representarán en el Congreso, esto traslada la batalla a todas y cada una de las células socialistas. En el Congreso, 16 al 18 de junio, estarán representadas las dos opciones y, en el, los delegados tienen que tiene que refrendar a la nueva ejecutiva a propuesta del Secretario General, de Pedro Sánchez, amén de aprobar las distintas ponencias que marcan el rumbo socialista de congreso a congreso. Después vendrán los congresos regionales, que se celebraran entre julio y septiembre y está será otra interesante escaramuza, dado que en regiones dónde el líder ha apostado por Díaz, los militantes han votado a Pedro Sánchez. Más adelante, aún queda la batalla por las primaria a candidato a las elecciones generales, y a esas primarias están llamados votantes y simpatizantes. Ahí es nada…

El hecho de que Susana Díaz no usara el nombre de Pedro Sánchez en sus palabras de aceptación de la derrota y el murmullo, cuanto no la protesta, cuando Pedro Sánchez en su parlamento agradeciera a Susana su presencia en las primarias, no dan sensación de que en el PSOE se haya empezado a coser nada, sino más bien que, batalla a batalla, ambos quieren ganar la guerra.

No entiendo nada. ¿Estamos igual que antes del Comité Federal de octubre de 2016, un PSOE dividido, pero con la diferencia de que, ahora, Susana ya no es recambio? ¿Alguien me lo explica?

Un pensamiento en “El PSOE de Pedro Sánchez

  1. Como ya he repetido varias veces, en el actual estado de la sociedad española, por la izquierda no viene nada. Sin embargo, yo me felicito a mí mismo desde el momento en que la maniobra de Felipe González y “Arfonzo” Guerra no ha funcionado. Cualquier cosa que estos individuos propongan es mala por necesidad. Ellos con su hipocresía y cinismo son los culpables del hundimiento del PSOE. Yo lo único positivo que saco es que podría volver el “NO ES NO” que es la fórmula para empezar librarse de este sofocante miasma de corrupción que nos envuelve. Hasta podría ser el inicio de la purificación del PP, ya que ese partido no se va regenerar desde dentro porque está demasiado podrido. Su arreglo vendrá desde fuera. Y con otras caras, teniendo en cuenta que Cristina Cifuentes y Pablo Casado no son rostros nuevos, están pringados como todos los demás. Estoy seguro de que en el PP existen militantes decentes que pueden hacer las cosas mucho mejor. Te Deum laudamus, te Dominum confitemur…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *