El PSOE flirtea con el nacionalismo


Cuando parecía que el PSOE, en espera de cierta nueva refundación, estaba por la labor de priorizar España, sus diputados en el Congreso hacen un gesto que una vez más tiene la virtualidad de evidenciar que ni en la defensa de España están siempre con el PP. Ayer, en el Congreso de los Diputados, el PSOE se alineó con los nacionalistas para derogar aquella reforma, chapuza quizás, que el PP había impulsado para que el Tribunal Constitucional pudiera hacer cumplir sus resoluciones, llegando a suspender temporalmente a aquellos cargos públicos que no atendieran a sus resoluciones.

La verdad es que esta reforma fue de lo más discutible y muchos juristas opinaron que objetivamente no hacía ninguna falta, dado que el TC tenía instrumentos para trasladar, a la justicia ordinaria o a la fiscalía, a los que le desobedecen. De hecho, el Constitucional no ha usado aún esta vía nueva, sino que ha resuelto posibles desacatos por la ruta jurídica de siempre. No entro ahora aquí a analizar esta cuestión, pues no me parece la importante. Lo mollar es: ¿por qué ahora el PSOE se une al PNV y al resto de nacionalistas votando revisar la reforma?

El separatismo en España solo se podrá resolver cuando los separatistas maduren y cambien de objetivo. Los separatistas solo madurarán y cambiaran de objetivo cuando la sociedad sobre la que actúa les fuerce y, esta, solo les forzará cuando se convenza de que el camino de la independencia no va a ningún lado. Si el PP y el PSOE y, ojalá los demás, van al unísono en eso y no ceden ni un ápice, es muy probable que la sociedad entienda que el separatismo no es malo por ser de derecha ni de izquierda, ni ser progresista ni retrogrado, sino simplemente por ser inviable y no conducir más que al desastre y en contra tanto de la historia como de los tiempos que corren.

No entiendo nada. ¿No ve el PSOE que el mensaje que da, apoyando al nacionalismo frente al PP, es de que al final la independencia puede ser viable? ¿Alguien me lo explica?


Un pensamiento en “El PSOE flirtea con el nacionalismo

  1. Tengo la impresión de que con respecto a Catalunya coincidimos en que no queremos la independencia, pero en nada más. Entre los separatistas hay muchos imbéciles, los conozco. Entre los antiseparatistas hay muchos imbéciles, los conozco. No a todos, pero tengo un muestrario suficiente como para saber que la imbecilidad no escasea en ese tema, y me temo que en ningún tema. Cuando llamas inmaduros a los separatistas tienes razón en muchos casos, pero es una generalización. Hay muchos separatistas muy listos, muy maduros, muy capaces, muy responsables que saben bien lo que están haciendo. Creo que el enfoque que le das al tema no es el más apropiado para enfriar las cosas.
    Cuando una pareja entra en crisis no ayuda mucho que le digas a uno de los dos que es un inmaduro, que va a fracasar, que no puede hacer nada sin su pareja, que la separación es inviable y que conduce al desastre. Ni aunque fuera cierto, que casi nunca lo es.
    Deberías obsesionarte menos por el PSOE, que va como barco sin timón camino a la irrelevancia. Te sugiero que trates de sembrar las semillas de la moderación entre tus acompañantes. Y nunca te olvides, menos que nunca ahora, en Navidad, que Jesús nos mandó amar. A todos, en serio y de verdad. Sin eso, los arreglos de cualquier clase en el tema social no son más que parches provisionales cuando no peligrosos. Feliz Navidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *