El voto del miedo


Tuitter: @jmfrancas Web: http://sinpostureo.com You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

Siendo el voto del miedo el menos maduro sigue siendo el más eficaz. Poca gente vota en contra de sus miedos, de la misma manera que poca gente actúa buscando lo que le da pánico, nuestra biología aún manda. Manipular al personal así, es de lo más fácil y siempre tiene sus frutos porque va directo al instinto y los humanos tenemos tendencias innatas que solo es posible embridar con un gran esfuerzo de la voluntad muy bien iluminada por la inteligencia. Si, además el instinto de defendernos se potencia con la inteligencia que nos advierte del peligro que para nosotros supone determinada opción que hemos podido comprobar con la experiencia propia o ajena, ya ni te cuento.

Desgraciadamente, o no, estás elecciones además de ir por bloques, derecha e izquierda, van de miedos. La izquierda, liderada por el PSOE por la pérdida de credibilidad del terrateniente Iglesias, azuza el miedo a las tres derechas aplicándoles el estigma que ellos han asignado a VOX, ultra, extrema o lo que sea derecha concretándolo en fobia a todo lo que puedan más el miedo a la bajada de pensiones que achacan al gurú de Casado. El bloque de la derecha, liderado ideológicamente ahora mismo por VOX, el más claro y directo, el miedo del que alerta es a la destrucción de España y su unidad, la llamada crisis catalana, la poca fiabilidad de Sánchez como dique contra el secesionismo, y alguna que otra cuestión del desastre económico que siempre supone cuando el PSOE gobierna. Ambos bloques intentan visualizar que es falso el sambenito que les colocan, pero el daño ya está hecho. El bloque que consiga que más votantes teman a la victoria del contrario, ganará el gobierno.

No entiendo nada. ¿Tan políticamente inmaduros somos que aún dependemos tanto del miedo? ¿Alguien me lo explica?


1 comentario en “El voto del miedo

  1. Somos inmaduros pero no tanto. Yo creo que más inmaduros que los ciudadanos son los políticos, que no aprenden que el pueblo no sólo se mueve por el miedo sino por la confianza. Estamos hasta los mismos de que los políticos nos roben e incumplan sus promesas electorales, por eso, cuando aparece un partido nuevo, muchos lo votan a ver si éste es diferente. El gobernante que sea honrado y coherente, mire por los intereses del pueblo en vez de mirarse el ombligo, cumpla sus promesas y deje de pelearse con los otros a ver cuántos votos le quito, ese obtendrá no sólo la victoria, sino la fidelidad de los votantes. Pero eso no es un huevo que se echa a freír, como decía mi abuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *