En mi puta vida


sorayas-080513Ayer, en la habitual sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, la portavoz socialista, Soraya Rodríguez, le espetó a la vicepresidenta la acusación, insidia más bien, de haber cobrado sobresueldos del PP por valor de unos 600.000 euros. La Vicepresidenta por la vía tan política del ‘y tu más’ se revolvió en el hemiciclo y, ya en el pasillo, exclamó frente a los periodistas para que la oyeran y lo publicaran: “en mi puta vida he cobrado un sobre del partido”.

La frase, por lo clara a la par que soez y poco frecuente, ha conseguido el efecto que buscaba y así hoy la prensa no titula “Sáez de Santamaría cobró 600.000 euros del PP” sino que todos lo hacen con lo de la puta vida. El tema irá a más dado que la Soraya, portavoz socialista, preguntada por la fuente de su acusación, solo ha acertado a decir que la leyó en un diario digital quedándose objetivamente  con el culo al aire.

No entiendo nada. Está claro que los diputados en el Congreso gozan, amén de inmunidad parlamentaria, de inviolabilidad para poder decir lo que quieran sin tener que responder judicialmente por ello, pero ¿es legítimo usar una fuente periodística para lanzar una acusación delictiva? ¿Debe pasar factura una conducta así al político que lanza la insidia? Si bien nada justifica esta acusación infundada, ¿ha resuelto el PP el boquete generado por el caso Bárcenas?  ¿Puede el PP salir airoso de los famosos papeles sin siquiera una dimisión? Si Soraya Sáez de Santamaría hubiera demandado al medio digital que publicó este dato, ¿se hubiera atrevido la portavoz socialista a echarle en cara el asunto? ¿Alguien me lo explica?


Un pensamiento en “En mi puta vida

  1. Habrá de reconocer que, los tacos, como palabras soeces y malsonantes,están bien arraigados entre la población española. No son de buen gusto, aunque si se hace en corrillos con amistades, puede hasta caer bien. Pero que los suelte, sin ton ni son, alguien que ostenta una de la más alta representación en la política, es reprobable. Un suspenso para Soraya, como lo tendría cualquier otro de partido distinto al suyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *