Y encima rubia

60cdf803cc9cb11ac0ea3b545b87eb3eEl hecho es que Su Alteza Serenísima la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, rubia germanodanesa de 48 años, ha salido a la palestra pública a raíz de que el socio de Urdangarin en el Instutuo Noos entregara al juez que instruye el caso y a la prensa una serie de mails donde se la relaciona con Iñaki Urdangarin y alguna de sus actividades. Una vez más los mails insinúan más que afirman y dejan caer que la que gozaba de una “entrañable amistad” con el Rey Don Juan Carlos -no siempre comprendida por el entorno real-, ella misma asegura que “No pienso volver a España mientras mi presencia allí cause controversia”-, intentó a petición del propio Monarca buscarle un trabajo digno al aún hoy yerno del Rey. Le encontró el trabajo, se lo propuso y este no lo aceptó a pesar de que consistía en algo tan duro como Presidir en España la Fundación Laureus y tan mal pagado dado que la remuneración era de unos 200.000 euros. Corinna niega ninguna relación con el Instituto Noos -no me extraña nada dado que ahora es como la peste- y se presenta como colaboradora no de la Casa Real sino de España y de nuestro gobierno. Ella misma afirma “ese trabajo que he realizado para el Gobierno español, cuando se me ha pedido, ha sido siempre delicado, confidencial. Son asuntos clasificados, situaciones puntuales que yo he ayudado a solucionar por el bien del país” y añade que “nunca he recibido un solo euro de los contribuyentes españoles. He ayudado gratis al Gobierno español y me han pagado algunas empresas privadas que querían expandirse globalmente”. Su interés por demostrar que sus clasificadas y delicadas colaboraciones nos han salido gratis, no hacen más que avivar la polémica de cuanto al final nos han costado, lo gratis siempre sale más caro. Si bien sin duda será de agradecer esta tan discreta a la par que eficaz función, sería bueno que el o los gobiernos que han solicitado sus buenas manos, nos explicaran lo explicable de su tarea. No se me escapa el extraordinario mérito que atesora dado que, como ella misma recalca, está “en la liga de los grandes y competir ahí es muy duro. Ser mujer y encima rubia, complica aún más las cosas” y cuando “la confianza y la reputación es muy importante en el tipo de trabajo que hago”, La verdad, si estas son las condiciones, difícil lo tiene. El añadido que suena a velada amenaza de: “si alguien quiere utilizarme contra la familia Real que no cuenten conmigo” como mínimo da a entender que bien cabrada podría, ¿no?

26 pensamientos en “Y encima rubia

  1. I simply can not come across a place here to order a subscribtion to “Letters in the Mail” for any reward or two and also for myself.
    It sounds like a wonderful idea and several of my mates will be delighted to receive letters in the mail….
    Diane

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *