Esto es lo que hay

El segundo artículo de prensa que escribí, y que no se publico nunca, se titulaba “Ponerse en su piel”. Trataba de la incomprensión histórica entre Madrid y Barcelona y viceversa. En el fondo, pretendía comprometer a los opinadores a hacer el esfuerzo de entender antes de hablar y, así, reducir no solamente el alto grado de incomprensión, sino también muchas descalificaciones y, especialmente, multitud de prejuicios. Aún a malas, el esfuerzo intelectual de intentar comprender al otro, como mínimo, nos hará profundizar en nuestras propias convicciones.

Me ha venido este recuerdo a la cabeza al leer con calma el texto que recientemente publicó el ‘Circulo de Economía’ de Barcelona ante las próximas elecciones autonómicas. Es importante saber que el Circulo esta formado por empresarios catalanes de compañías líderes en España. Que no son un colectivo de nacionalistas, ni de republicanos ni de… Son, como ya he dicho, empresarios muy que muy solventes.

Del texto extraigo ideas que pueden facilitarnos en entender que pasa por la cabeza de la gente que, sin adjetivos ideológicos, vive y trabaja en Catalunya.

1.      El periodo político actual se ha visto influido por dos hechos históricos notables: La crisis económica global pero también con causas propias y la revisión del texto del Estatuto.

2.      El proceso estatutario y la sentencia del Constitucional  ha supuesto la rotura de “algo” entre Catalunya y España.

3.      Existe en Catalunya la idea creciente de un “trato injusto por parte de España, tanto en lo económico como en el reconocimiento de sus legitimas aspiraciones” –la articulación institucional- y esto es especialmente negativo en un momento de crisis en que ir juntos es de especial interés.

4.      Les preocupa que la campaña electoral sea un “tiempo perdido” lleno de “descalificaciones mutuas y de promesas vacías”.

5.      Piden a los políticos que la próxima legislatura suponga un dialogo entre los partidos para configurar una posición lo más amplia posible para definir las ”relaciones de Cataluña con España, buscando con “generosidad un acuerdo realista y no un discurso táctico y partidista”.

6.      En simultáneo exige al nuevo Gobierno que se ponga inmediatamente a gobernar movilizando a las fuerzas económicas y sociales catalanas a “la actividad y el esfuerzo”.

7.      El nuevo Gobierno tendrá que tomar decisiones para “reconducir las finanzas públicas, mejorar la competitividad, estimular a nuevos emprendedores y, para explicar a todos  que “el estado del bienestar se defiende desde el compromiso y el realismo, lo cual supone un esfuerzo adicional”, sin caer ni “en la indolencia ni en la cultura del subsidio”.

8.      En lo referente a la cuestión institucional pide una reformulación del “acuerdo institucional con España –un nuevo pacto Constitucional-, para salir todos más fuetes del callejón sin salida en el que estamos.

Querido lector, esto es lo que hay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *