ETA, adiós


You tube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber twitter: @jmfrancas

Acabamos de conocer un comunicado de ETA de fecha 8 de abril, menuda transparencia, si ya estamos a día 20. En él según parece pide perdón a las víctimas y se compromete a no volver a las andadas. Dado que muchos, yo también, lo único que queríamos oír de esta panda de asesinos terroristas era su disolución, entrega de armas y petición de perdón, tengo que reconocer que me alegro. Me siento obligado a escribir este texto, la actualidad manda, pero la cabeza y el corazón me piden dar la lista de las víctimas, parece que 830 mortales, y rezar por ellas y nada más. Soy católico y mi conciencia me lleva a “perdonar a los enemigos”, cosa más que jodida pero del todo ejemplar.

Destaco del comunicado su inicio, donde reconoce el daño y habla de no volverlo a hacer. “ETA, organización socialista revolucionaria vasca de liberación nacional, quiere reconocer mediante esta declaración el daño que ha causado en el transcurso de su trayectoria armada, así como mostrar su compromiso con la superación definitiva de las consecuencias del conflicto y con la no repetición”. Se responsabiliza de lo hecho y pide perdón, “También hemos provocado graves daños que no tienen vuelta atrás. A estas personas y a sus familiares les pedimos perdón. Estas palabras no solucionarán lo sucedido, ni mitigarán tanto dolor. Lo decimos con respeto, sin querer provocar de nuevo aflicción alguna”, al mismo tiempo que explica su erróneo porqué “ojalá nada de eso hubiese ocurrido, ojalá la libertad y la paz hubiesen echado raíces en Euskal Herria hace mucho tiempo”, dando a entender con claridad que su concepto de libertad y de paz nada tiene que ver con el mio y, al final, nos plantea su esperanza de futuro, acabando el comunicado diciendo “Dando una solución democrática al conflicto político se podrá construir la paz y lograr la libertad en Euskal Herria. Para apagar definitivamente las llamas de Gernika”.

Pienso que la realidad es que ETA se ha acabado, por fin adiós, pero esto no significa que hayan cambiado ni sus ideas, ni sus razonamientos, simplemente saben sumar y han calculado que sin sangre se cobra más, estando en las instituciones, y se vive mejor, pudiendo pasearse por su maravillosa tierra al aire libre.

No entiendo nada. ¿De qué ha servido tanto dolor? ¿Alguien me lo explica?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *