Fernando Alonso Barahona: ‘San Isidoro de Sevilla eleva a España a primera nación de occidente’


Conversación tranquila de @jmfrancas con Fernando Alonso Barahona (@barahona19611), abogado y escritor. Mas de 40 libros publicados sobre cine, historia, ensayo y literatura (novela, poesía, teatro). Jurado de los premios nacionales de teatro y literatura.

Tuitter:@jmfrancas Webhttps://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.esYouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Qué tienes que ver con El Cid?

FAB: He participado en programas históricos sobre El Cid. He escrito sobre temas de historia e interpretación de España. Fui discípulo de Julián Marías. Es verdad que no soy medievalista. Especialista en El Cid película desde luego, (he publicado libros sobre Heston y Mann ya a partir de la película uno se introduce en la historia de la mano de Pidal y Marías) pero no soy historiador ni medievalista.

JMF: ¿La película refleja la historia?

FAB: En esencia la refleja de forma mas adecuada de lo que se ha pensado en muchos momentos , Y lo he analizado a través de muchas de sus secuencias. Pero es cierto que la película refleja- como obra de arte que es el Cid legendario y literario: los romances, la obra de Corneille Gonzalo Menéndez Pidal, hijo de don Ramón, estuvo en la película como asesor, Y don Ramon -como Julián Marías- avalaron la imagen que proyectaron Bronston, Mann y Heston.

JMF: ¿En época del Cid ya existía España?

FAB: Existía la imagen de una cierta España perdida: la España visigótica. Como es obvio no podemos interpretar la edad media y la Reconquista con la visión contemporánea. Pero los trazos de Hispania se descubren en la era prerromana. Y cuando Don Pelayo inicia esa llama de reconquista y se va extendiendo por todas las tierras hispánicas de algún modo esa idea de España va prendiendo poco a poco una España cristiana que pasara por muchas vicisitudes. Pero no desistieron los visigodos en su empeño de crear conciencia de una única monarquía cristiana, como bien recogen las obras históricas del arzobispo San Isidoro de Sevilla. Este clérigo, hijo de padre hispanorromano y de madre goda, eleva a España a la categoría de Primera Nación de Occidente en su libro «Historia Gothorum»: «De cuantas tierras se extienden desde el Occidente hasta la India, tú eres la más hermosa, oh sagrada y feliz España, madre de príncipes y de pueblos». El texto de San Isidoro de Sevilla se convirtió en lectura obligatoria para todos los príncipes cristianos que habitaron la península durante la Edad Media. Era el viejo sueño aparcado.

JMF: ¿Esta época suponía una especia de paréntesis en la historia de una España unida y única?

FAB: No llego a existir antes esa España única porque los visigodos no pudieron llevarla hasta sus ultimas consecuencias. Sin embargo esa idea había germinado y es en ese escenario en el que se entiende la importancia de la abjuración del arrianismo. Si la fe se disolvía en herejías, la unidad política también se vería dañada. En tiempos del rey Mauregato de Asturias fue compuesto el himno «O Dei Verbum» en el que se califica al apóstol Santiago, patrón de la España cristiana, como «dorada cabeza refulgente de “Ispaniae”». Mauregato fue rey de Asturias entre los años 783 y 789,… muy anterior a El Cid. Alfonspo VI llegó a ser consciente de esa idea de unificación, la película lo refleja de forma acertada aunque la leyenda -los romances- lo atribuyen al Cid, por eso Rodrigo Diaz de Vivar se convierte en el símbolo de esa idea unificadora. La idea existía y fue creciendo poco a poco, año tras año.

JMF: El Cid forma parte de la Reconquista, ¿por qué duro tanto?

FAB: La reconquista, hoy puesta en extraña duda por los hispanófobos, es un periodo complejo. El tiempo en aquellos siglos transcurría lentamente. Ocho siglos son muchos en nuestra perspectiva pero no tanto en la visión de una Edad Media que comienza con la caída del imperio romano de Occidente y que se extiende hasta la caída de Constantinopla. Junto a la lentitud histórica de un tiempo se entremezcla la división tanto de cristianos como musulmanes. El ansia de unificación siempre se frena con los asaltos fratricidas, la envidia, la ambición. Por ultimo es preciso tener en cuenta que la Reconquista estaba de hecho casi concluida mucho antes. Granada (que era, eso sí, mucho más que la provincia actual) era un reducto consentido por los últimos reyes cristianos. Sí describe el proceso desde un punto de vista tradicional el historiador Antonio de la Torre: «Suele entenderse por Reconquista la recuperación del territorio nacional contra los invasores musulmanes. La musulmana es una invasión distinta de las anteriores, Roma y los germanos. Unos y otros se funden con los hispanos, bien imponiendo su cultura, como Roma, bien aceptando la del país, como los germanos. Los musulmanes no lograron fundirse con los españoles; conviven, se influyen mutuamente, pero el resultado final ha sido la eliminación del invasor. Esta larga contienda, iniciada en 711 y terminada en 1492, es la llamada Reconquista». A mediados del siglo XI la ideología de la Reconquista ya estaba completamente consolidada y hasta la conocían los musulmanes. Abd Allah, último rey del taifa granadino, se refiere en sus Memorias a una conversación con el gobernador mozárabe de Coimbra en los siguientes términos: «Al-Ándalus pertenecía a los cristianos hasta que fueron vencidos por los árabes, que los obligaron a refugiarse en Galicia, la región más desfavorecida por la naturaleza. Pero ahora, que es posible, desean recuperar lo que les fue tomado por la fuerza. Para que los resultados sean definitivos, es necesario delitirlos y desgastarlos con el transcurso del tiempo. Cuando no tengan dinero ni soldados, nos apoderaremos del país sin esfuerzo».

JMF: ¿El Cid oscureció a Alfonso VI?

FAB: En la historia desde luego que si, aunque las razones fueran literarias y legendarias. Rodrigo fue ensalzado como héroe y símbolo. Alfonso quedo muy por debajo como hombre ambicioso, lleno de ruindad e incapaz de comprender la grandeza. Pero la realidad no fue exactamente asi. Pidal llega a escribir: “El emperador Alfonso fue un insigne monarca. Pero la historia dirigida por Alfonso X el Sabio dedicaría mucho mas espacio al Cid que a Alfonso”. La película es sorprendentemente veraz en este punto. Alfonso es contradictorio, ambicioso, pero tiene valor y al final se regenera. “España tiene por fin un rey” dice El Cid. Con las licencias del arte así fue en esencia. Alfonso fue emperador de muchos territorios, tuvo el impulso de recuperar esa España perdida , era valeroso y reino durante cuatro décadas. Un largo periodo. Su relación con el Cida fue variopinta, a veces de favor, otras de despecho. Pidal reconoce que le rey llego a sentir una cierta envidia por la personalidad de Rodrigo.

JMF: Alfonso VI, ¿Por qué Emperador?

FAB: Alfonso VI recuperó pacíficamente las tierras que antes fueron de Castilla: Álava, Guipúzcoa, Vizcaya y la Bureba. En 1077, adoptó el título de “Emperador de toda España”, con lo que indicaba su decisión de no someterse a los dictados del Papa Gregorio VII, ni pagarle el censo, que pagaban otros Reyes de España, aunque sí cedió en abolir el rito mozárabe, aceptando el romano. Uso ese titulo al poner a sus reinos por encima de los dictados del Papa. Su reinado fue muy fructífero, también le llamaron “el repoblador”. Los títulos de Alfonso VI: Alfonso VI, rey de León y Castilla, regente de Galicia, señor de los condes cristianos de Oviedo, Lugo, Coimbra, Nájera, Vizcaya y Álava, y de los reyes musulmanes de Toledo, Sevilla, Zaragoza, Valencia, Granada y Albarracín, aliado del rey de Aragón y Pamplona, y protector de la Iglesia.

JMF: ¿El título de Emperador indica enfrentamiento al papado?

FAB: No enfrentamiento, sino voluntad de no someterse en asuntos no religiosos. Carlomagno siglos antes hizo lo mismo.

JMF: Pensé que era el gobierno de varios reinos sin más…

FAB: El titulo de emperador le ponía por encima de los reyes…, toda esa idea se basa en el sueño de unificar la cristiandad. Pero en la Edad Media la idea de Emperador era un escalón superior. Por eso Napoleón quiso en el siglo XIX coronarse emperador… y no dejo que el Papa le colocara la corona. “Imperator Totius Hispaniae”. Con este título ya firmaban los monarcas de los reinos de Asturias y León, como sucesores de los reyes visigodos, que “mandaban” en Hispania como delegados del poder político de Roma. El titulo tenía raigambre histórica, lo que prueba que Alfonso conectaba con esa España perdida de los visigodos, y con la nostalgia de Hispaniae. Los que hoy odian la reconquista se basan en la negación de la idea de España. La lectura de la España inteligible de Julián Marías les enseñaría mucha luz… en el caso de que quisieran reconocerla.

JMF: A tu juicio, ¿cuáles son los personajes claves de la Edad media en España?

FAB: Fernando III el Santo, Alfonso X el Sabio, Alfonso VI , Jaime I el Conquistador..sin duda en primer lugar. El Cid como símbolo, también porque al fin y al cabo la literatura, la leyenda, forman parte de la visión histórica. España tiene por fin un rey, la frase de El Cid en la película tan dramática tiene un escenario real indudable.

JMF: Mil gracias Fernando, he abusado de tu no ser mediavalista, si te dejas hablamos más adelante de los grandes personajes españoles que tanto te atraen. Un abrazo.

FAB: Gracias a ti…, me encanta El Cid… la película…su mundo…


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *