Fernando Puig: ‘Para algunos la religiosa es una libertad de segunda’


Conversación tranquila de @jmfrancas con Fernando Puig, sacerdote y profesor de Derecho del Gobierno de la Iglesia Universidad Pontificia de la Santa Cruz (Roma), Participante en MIRADAS ANTE LA CRISIS DEL COVID-19 del Club Tocqueville.

Tuitter:@jmfrancas Webhttps://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.esYouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Cómo ves la crisis del coronavirus?

FP: Una prueba para todos. Algo que afecta a todo el mundo a la vez y aparentemente sin distingos. Además es invisible: tiene misterio.

JMF: ¿Misterio?

FP: La incertidumbre hoy es lo más temido. El virus puede estar rondando el portal de mi casa.

JMF: Seguro que lo ronda pero, ¿eso nos debe llevar a no movernos?

FP: En eso estamos. Moverse es ser normal. Leí ayer a Zweig que él viajaba a India sin pasaporte y nadie preguntaba nada. Si no nos movemos nos morimos: hay que encontrarse con la gente.

JMF: La mayoría de gobiernos han optado por cerrar a la gente en su casa. ¿Muerto el perro, muerta la rabia?

FP: Fue todo muy rápido y se moría la gente. Los gobiernos tenían el miedo a la muerte de su parte. No te digo el miedo que tenemos a la muerte en Italia, especialmente. Por eso el problema es la marcha atrás: hay que combatir otros miedos, que derivan de habernos encerrado.

JMF: ¿Es un castigo divino?

FP: No lo veo así. A Dios no se le escapa nada, pero guía con principios que están el proyecto inicial: causas segundas y la gran causa de la libertad humana. Que por cierto incluye que sepamos gobernarnos.

JMF: Libertad que está en peligro, la seguridad prima…

FP: En condiciones normales nos lo deberían preguntar: cuánto de lo uno o cuánto de lo otro. Hace poco Innerarity hablaba de esto: el problema es de siempre pero la complejidad lo hace excesivo.

JMF: Pero seguridad a costa de libertad es lo fácil…

FP: Mientras tienes el orden público en tus manos, pero esto no puede durar. No solo por los rendimientos electorales, que también, sino porque solo en libertad se construye algo que vale la pena entre personas. Y no me refiere a tomarse una cerveza por la calle. La pérdida de estas microlibertades me tiene que hacer pensar en las grandes, Si no, basta que la poli vigile el bar: pero esto es una sociedad distópica.

JMF: Una libertad desaparecida es la de culto. Dios a lo privado y que nadie lo vea…

FP: Nos toca a los titulares reivindicarla. Lo mismo: hay que creerse que es una libertad, que vale la pena defenderla y promoverla con toda normalidad porque hace bien a todos, no solo a mí (esto es la libertad de la cerveza que decía). Forma parte del bien común, no es privativa, y genera espacios de libertad y solidaridad amplios. Es oxígeno, aire limpio. Como ves, veo la libertad religiosa más amplia que la de culto.

JMF: La jerarquía, al menos en España, se ha quedado calladita. No ha reivindicado nada de nada.

FP: Estoy lejos, y llevo años fuera.

JMF: Era difícil por un virus prohibirnos creer en algo, pero impedir el culto es más fácil e igual de liberticida.

FP: La gente es buena: por un tiempo no hay que acercarse unos a otros. Pero si los fieles empujan, la cosa se mueve, por lo menos como se mueves otros espacios de libertad. Es cierto que para algunos la religiosa es una libertad de segunda. Esto no puede ser. Hay que convencerse de que si los cristianos hacen el bien es porque rezan. El protagonista es la libertad del fiel: la jerarquía  a su servicio.

JMF: Da la sensación de que la Jerarquía no quiere conflicto con el poder…

FP: No estoy ahí. En Italia han tardado pero se han movido (aunque aquí los equilibrios son diferentes). No tengo fórmulas, pero el liderazgo del servicio se da en muchos ámbitos.

JMF: La indefensión frente  a un miserable bicho nos debería llevar a Dios, ¿no?

FP: Sí, por el camino de las grandes preguntas. Sin acelerones. Si no, es el Dios tapagujeros para momentos de emergencia. Preguntarse cosas grandes sobre el sentido de la libertad, la vida colectiva y, claro, la muerte. Y buscar.

JMF: El que busca, encuentra…

FP: Está en ello… el que busca puede más fácilmente encontrarse con quien le busca a él…

JMF: Pues que encontremos. Gracias Fernando por tu tiempo, un abrazo y hasta pronto.

FP: Gracias a ti. Un fuerte abrazo, José María.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *