Fuego a lo público


el-incendio-del-vertedero-de-neumaticos-de-sesena-toledo-en-imagenes

Lo que se está quemando en Seseña no son solo neumáticos, se quema un modelo de organización política en el que una administración elefantiásica, por la suma de entes competentes, se manifiesta del todo inútil. En el cementerio de neumáticos no ha fallado la legislación, han fallado los políticos. En el cementerio de Seseña no ha fallado el ciudadano, ha fallado lo público. En el cementerio de Seseña no echamos en falta la transparencia, echamos en falta la responsabilidad.

¿España es así? ¿Tantos niveles de administración, de reinos de taifas, hacen que su actuación sea forzosamente inútil? ¿La imprevisión y la irresponsabilidad manifestadas son inherentes al modelo? Si sumamos tantos niveles de organización y tanto político de segunda, habrá que concluir que es imposible actuar con eficacia. Falla el modelo y fallan los gestores.

Ayuntamientos como Seseña y Valdemoro, Comunidades como Castilla-La Mancha y Madrid, y el propio Gobierno Central se han columpiado uno tras otro, aunque en distinta medida. El uno por el otro y la casa sin barrer, viejo refrán que se suele cumplir escrupulosamente y hace de nuestros exagerados niveles de administración un despilfarro inútil que solo sirve para apesebrar incompetentes.

Este cementerio privado ya fue declarado en 2003 como ilegal y desde entonces todo ha sido marear la perdiz y perder tiempo, dado que solucionarlo costaba euros. ¿Cuánto costará ahora resolver el desastre? ¿Lo pagará alguien de los irresponsables que lo han posibilitado?

No entiendo nada. ¿Para qué sirve tanto Estado si no se hace ni siquiera cumplir la Ley en aquello que le es propio y en cambio se mete en donde no pinta nada que es en mi vida privada? ¿Alguien me lo explica?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *