Hipocresía


Tuitter:@jmfrancas Webhttps://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es,   YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

Desgraciadamente “en todas partes cuecen habas” y, cuando se les pilla cociéndolas, habría que aplicar el “dónde las dan las toman”. Me han venido estos refranes a la cabeza al leer la prensa de estos días y relacionar el lío que tenemos con la formación de gobierno, que no olvidemos que es fruto de unas elecciones que, aunque tarde, nacen de una moción de censura que se aplicó a Rajoy por un supuesto compromiso ético del PSOE de Pedro Sánchez, fruto de un párrafo en una sentencia sobre la Gürtel, ahora suprimido por no venir a cuento, y que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, a propósito de las valoraciones que realizó el juez De Prada y que sirvieron para que los grupos de la oposición, PSOE y Podemos fundamentalmente, se rasgaran públicamente las vestiduras y optaran por la obligación moral de la moción, afirma que “destruyen la necesaria apariencia de imparcialidad que debe reunir todo miembro de un Tribunal”, y la multitud de líos de la sentencia de los ERES, a los que Sánchez se ha quitado de un plumazo diciendo que son historia, y más cositas que afectan al Presidente Chaves y quince cargos más, por un prestamillo trampa de 5,83 millones de euros, y a la UGT andaluza que el juez instructor quiere sentar en el banquillo por saquear 40,7 millones de euritos a los parados y que de paso compromete al marido de Susana Díaz, y el gran pastel que tiene organizado Podemos con el show de la escolta, con tareas de chica de los recados, y la trampita de dar de alta a los escoltas como chóferes para ahorrarse 30.000 euritos por cabeza y el rebote de los abogados, ahora cesados, del equipo jurídico de Podemos que acusan a los morados de chanchullos y sobresueldos en negro a su cúpula directiva.

A Rajoy el trapicheo de sus muchachos le costó el gobierno y a Sánchez y a Iglesias y a Montero, ¿su castigo será el premio de ser gobierno?

No entiendo nada. ¿Cómo puede la ciudadanía tragar con tanta hipocresía? ¿Alguien me lo explica?


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *