Impuestos muchos, servicios menos


Tuitter: @jmfrancas  Webhttp://sinpostureo.com You tubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

Se acaba de publicar la encuesta ‘Opiniones y actitudes fiscales de los españoles en 2017’ realizada  Instituto de Estudios Fiscales (IEF). Las conclusiones del estudio nos hablan de que alrededor de un 65% de españoles considera que no recibe del Estado por lo que paga y que no pagamos todos ni mucho menos. Son mayoría los que piensan que los servicios público van a peor aunque también son una inmensa mayoría los que los usa, que remedio, y los valora decentemente, si bien piensan que están mal gestionados. Ya es positivo, viva la democracia, que existan este tipo de estudios que reflejan, sin lugar a dudas, la tendencia ya ‘dogmatizada, de un tiempo a esta parte en toda la UE, de que el Estado debe recaudar cuanto pueda para cuidarnos como queridas ovejas y que los ciudadanos han asumido que no les queda más remedio que aceptar a pies juntillas el modelo que ven poco eficiente y mal gestionado.

Seria interesante conocer el mismo servicio cuánto cuesta si lo hace una empresa privada a la que le va su continuidad según lo la aceptación de sus clientes. Es curioso que en lo público cuando funciona mal, o al menos a medias, el único que sufre es el cliente que además en este caso es el dueño, los gestores y el personal en general salen indemnes del mediocre funcionamiento. En la vida privada es al revés, si das un servicio a medias el cliente no vuelve y el dueño y sus empleados son los que cierran para mí la pregunta no es si lo que nos dan vale lo que pagamos en impuestos sino si el Estado dándonos solo lo necesario, puede ahorrarnos muchos impuestos.

No entiendo nada. ¿Cómo pretenden que sea eficiente un servicio en el que si gestionas mal no pasa nada? ¿Alguien me lo explica?


2 pensamientos en “Impuestos muchos, servicios menos

  1. Hay ejemplos muy claros de que los servicios de interés general gestionados por entidades de iniciativa social, como las mutuas o la enseñanza concertada, alcanzan niveles de mayor eficacia y satisfacción a un menor coste. Pero la retórica socialdemócrata es impenetrable e indiferente a la tozudez de los datos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *