Iván Vélez: ‘El mayor problema de la leyenda negra es su asunción por parte de los propios españoles’


Conversación tranquila de @jmfrancas con Iván Vélez (@IvanVelez72), arquitecto, director de la Fundacion Denaes, Coordinador del Grupo Parlamentario de VOX en las Cortes de Aragón y candidato al Congreso por Cuenca y escritor, autor de ‘El mito de Cortés’.  Editorial: Encuentro. Año: 2016.

Tuitter:@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es, YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Quién fue Hernán Cortés?

Iván Vélez: Fue el conquistador del imperio mexica, el que puso los cimientos del Virreinato de la Nueva España, fue un empresario, un gran escritor. Un modelo para muchos.

JMF: ¿Un genocida?

Iván Vélez: En absoluto. Fue severo en la guerra, pero no buscó el exterminio de los naturales. Al margen de sus intereses personales, pretendía entregar ese imperio al rey Carlos y, por ello, no tenía sentido acabar con sus habitantes. Trató, por otro lado, de que estos ingresaran en el orbe católico.

JMF: Y, ¿de dónde sale semejante infundio?

Iván Vélez: La figura de Cortés, cuestionada en su día por Las Casas, comenzó a ser denostada de un modo más sistemático, con argumentos negrolegendarios, en el siglo XIX, cuando el México que cristaliza como nación política soberana trata de reelaborar un pasado al margen del Imperio. Ello obligaba a atacar al conquistador. En cuanto a España, es también en esa centuria cuando la Leyenda Negra, asumida en ciertos sectores de la población, empieza a cobrar escala, razón por la cual Cortés se ve afectado.

JMF: ¿No es un héroe para México y España?

Iván Vélez: Debería serlo y, de hecho lo es para muchos, sin embargo, la hispanofobia y el indigenismo hacen que su figura sea inadmisible para muchos, incapaces de asumir la idea de Imperio.

JMF: ¿Cuál fue la hazaña de Hernán Cortés?

Iván Vélez: Fueron muchas, entre otras sobrevivir dentro de un colectivo español dividido. De hecho neutralizó varias conjuras y tuvo que vencer a Pánfilo de Narváez. Pero, sin duda, la gran hazaña fue el establecimiento de una sólida alianza con los tlaxcalteca, que le apoyaron incluso después de la Noche Triste. Apoyado en ellos pudo alcanzar la conquista de Tenochtitlan.

JMF: ¿Con cuántos españoles conquistó México?

Iván Vélez: La cifra exacta es difícil de establecer, pues al medio millar inicial hay que sumar las oleadas que fueron llegando y restar las bajas. Puede darse la cifra de unos 800.

JMF: Quemó las naves, ¿lo habrán acusado de pirómano?

Iván Vélez: No, en absoluto. Las echó sobre la costa después de barrenarlas. Después aprovechó todo lo que pudo de ellas. La quema es una versión posterior ofrecida para dotar de clasicismo al héroe, que habría hecho lo mismo que el griego Agatocles.

JMF: ¿Qué fue la ‘Noche triste’?

Iván Vélez: La Noche Triste fue la huida de los españoles que estaban siendo asediados en Tenochtitlan después que Alvarado ordenara la matanza del Templo Mayor y de que Cortés regresara de la costa después de vencer a Pánfilo de Narváez, enviado de Diego Velázquez. Fue una salida ocurrida después de que los mexicas mataran a Moctezuma de una pedrada. El resultado fue catastrófico, pues muchos españoles y aliados indígenas murieron en la calzada de Tacuba y otros fueron sacrificados al dios Huitzilopchtli.

JMF: Un desastre entonces.  ¿Quién fue el culpable?

Iván Vélez: Un desastre, en efecto. La orden la da Cortés y, aunque se planificó cuidadosamente, hasta el punto de confeccionar un puente portátil para cruzar las cortaduras de la calzada, este quedó encajado en una y, a partir de ahí, llegó el desastre.

JMF: ¿Qué otras figuras denosta la leyenda negra?

Iván Vélez: Muchas y por muy diversas razones. Por citar a los que fueron punta de lanza del Imperio, en su dimensión bélica, podemos citar al Duque de Alba, a Cortés, a Pizarro y al resto de conquistadores españoles.

JMF: Y, ¿qué hace España para contrarrestarla?

Iván Vélez: Muy poco. El mayor problema de la leyenda negra no es su beligerancia lógica, en tanto que aparato propagandístico lanzado por potencias enemigas, sino su asunción por parte de los propios españoles. Los sucesivos gobiernos y administraciones carecen, a menudo, de una idea solvente y desacomplejada de nuestra historia. Les aterroriza la idea de Imperio, que es esencial para entender cómo se ha construido nuestra realidad.

JMF: Quizás el Instituto Cervantes podría hacer algo…

Iván Vélez: Podría hacer mucho más, desde luego, pero a sabemos el grado de politización que acusan estas instituciones, y es evidente que gran parte del espectro político español trabaja de forma incansable para erosionar nuestra imagen, por no hablar de su ofensiva contra el idioma en el que desarrolló su obra don Miguel.

JMF: ¿Es la leyenda cuestión de izquierdas?

Iván Vélez: No, en absoluto. Se trata de una «patología transversal». De hecho la propia Iglesia ha cultivado la leyenda, por no hablar de los nacionalismos fraccionarios que siendo de derechas, si es que esa distinción se sostiene todavía, la ejercitan constantemente. Por otro lado, en la «izquierda» española e incluso hispana, la leyenda negra es parte constitutiva de su ideología.

JMF: Yo pense que la historia eran hechos…

Iván Vélez: Son más bien relatos de hechos y restos, reliquias que llegan hasta nuestros días, pero es evidente que esos materiales, ordenados de un modo particular, tienen una gran operatividad ideológica.

JMF: ¿Le has mandado tu libro a AMLO?

Iván Vélez: De momento no…

JMF: ¿Qué hicimos más en la conquista de América?

Iván Vélez: Civilizar, tratar de integrar a los naturales, levantar ciudades que replicaban a las de la península. Fue, primero un descubrimiento, después una conquista y más tarde una pacificación.

JMF: Noto un cierto resurgir de historiadores serios que no tragan con la leyenda, ¿notas tú eso?

Iván Vélez: SÍ. Son muchos quienes combaten esta visión. Por citar a algunos, podemos los nombres de Gustavo Bueno, Laínz, Roca Barea, Payne, Pérez, Insua, Santamarta, Cervera y, modestamente, el mío.

JMF: Gracias Iván, intentare hablar con todos ellos, Un abrazo y, como español de a pie, mil gracias por tu esfuerzo.

Iván Vélez: Gracias a ti por el interés en mi trabajo. Un abrazo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *