José María Alvira: ‘Los que no creen en la Libertad de enseñanza consagrada en la Constitución no ven con buenos ojos los conciertos’


Conversación tranquila de @jmfrancas con José María Alvira, Secretario General de Escuelas Católicas (@ecatolicas), la organización que agrupa a los centros católicos españoles (con la excepción de Cataluña). En total, unos 2.000 centros, con 1.200.000 alumnos.

Tuitter@jmfrancas Webhttp://sinpostureo.com You tubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Qué tipo de centros tienen las Escuelas Católicas?

José María Alvira: Casi todos ellos son centros integrados, es decir con varias etapas educativas (Infantil, Primaria, ESO, Bachillerato, FP). Y casi todos ellos tiene concertadas algunas etapas.

JMF: ¿Es buen negocio?

José María Alvira: ¡No! Apenas sobreviven económicamente. Las finalidades de estos centros no son precisamente económicas…

JMF: ¿Cuáles son sus finalidades?

José María Alvira: La enseñanza y la educación en sentido amplio, desde una perspectiva cristiana. Sin imposiciones ni adoctrinamiento. Respetando a todos y abiertos a todos.

JMF: Y, ¿qué supone ser un centro concertado?

José María Alvira: Supone establecer un “contrato” (concierto) con la Administración pública: esta se compromete a financiar la enseñanza y el centro a cumplir ciertas obligaciones: rendición de cuentas, respetar ciertos criterios de admisión de alumnos, gratuidad de las enseñanzas curriculares, necesidad de autorización para actividades o servicios extraacadémicos…

JMF: Y, ¿cómo financia la administración un centro privado?

José María Alvira: La administración paga directamente los salarios de los profesores (pago delegado) y da al centro una cantidad mensual para “otros gastos” (personal no docente, suministros, mantenimiento,…). Esta cantidad es claramente insuficiente.

JMF: ¿La administración no cubre gastos?

José María Alvira: Teóricamente debería ser así, pero la realidad es que no cubre todo el gasto real.

JMF: Y, ¿cómo hacen los centros para subsistir?

José María Alvira: ¡Buena pregunta! Normalmente es la entidad titular (Congregación religiosa, diócesis, fundación…) quien asume el déficit. Los centros, no obstante, tratan de asegurar algunos ingresos atípicos no prohibidos por el concierto: venta de libros o uniformes, alquiler de instalaciones, otras actividades…

JMF: ¿Le cuesta menos al Estado una plaza concertada que una pública?

José María Alvira: Lo que el Estado aporta por cada alumno de la concertada es, más o menos, la mitad de lo que gasta por cada alumno de la escuela pública (unos 3.000 € por año en el caso de la concertada y unos 6.000 en el caso de la pública).

JMF: El Estado entonces se ahorra muchísimo dinero…

José María Alvira: Estas cantidades son variables según las diferentes comunidades autónomas. Las cantidades señaladas son una media. Pero, efectivamente, el ahorro del Estado es enorme. El ahorro total es de unos 6 o 7 mil millones al año.

JMF: Lo que se habla ahora de pagos a las fundaciones, ¿qué es?

José María Alvira: En algunos colegios los padres hacen aportaciones voluntarias. Son efectivamente voluntarias (quien no las hace es tratado como los demás) y no suelen ser muy altas. Si no suponen una contraprestación para el hijo del donante, son desgravables.

JMF: ¿Puede haber centros que obliguen?

José María Alvira: No debería haberlos. Y si alguno lo hace, está mal. No me consta que entre nuestros  afiliados se dé ese caso. Otra cosa son las “cuotas” (no donaciones) por servicios efectivamente prestados: comedor, transporte…

JMF: Hacienda dice que no son donaciones porque son según el numero de hijos y solo durante periodo lectivo y son a cambio de una prestación…

José María Alvira: En realidad, Hacienda no ha cambiado los criterios que ha venido aplicando en los últimos años. Se trata de algún caso aislado, debido quizá a errores formales o al excesivo celo de algún inspector de Hacienda. Creo que en todo este asunto se ha producido en los últimos días una alarma excesiva. No obstante, habrá que estar atentos.

JMF: Pero es habitual que se ponga en duda el concierto por gobiernos de izquierdas, ¿no?

José María Alvira: Algunos partidos (y grupos sociales) no ven con buenos ojos los conciertos. Son, en realidad, los que no creen en la Libertad de enseñanza consagrada en la Constitución (art.27).

JMF: ¿El Constitucional ha dictaminado sobre esto?

José María Alvira: El Constitucional tiene varias sentencias sobre lo que supone el principio de libertad de enseñanza: libertad de creación y de dirección de centros, legitimidad de un Proyecto educativo propio, ayuda efectiva ( no solo formal) que el Estado debe proporcionar para hacer posible el ejercicio de ese derecho…

JMF: Gracias José María, un abrazo y animo en tu función.

José María Alvira: Gracias y hasta otra…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *