La cabalgata de la Alianza (artículo publicado en la contra de La Gaceta el 5 de enero de 2010)


Dicen que el futuro del cine está en el 3D. Dichoso el cine si tiene futuro y lo sabe. El 3D nos acerca más a lo real, palabra mágica cuya interpretación no es baladí.  Sí, lo real, la realidad existe, las cosas son como son y no son como queremos que sean. Probablemente esto sea la gran diferencia entre el sentido común y las majaderías, y una consecuencia clara de esta cuestión nos lleve, entre otras cosas, a no despreciar el conocimiento, a estudiar los temas antes de tomar decisiones, a reconocer errores, en pocas palabras, a proceder casi al revés de como proceden muchos de nuestros políticos.

            Es por todo ello que siempre he visto a la mentira como la base de todo error, como el fundamento de toda corrupción. La mentira, el decir o hacer lo contrario de la realidad, rompe de raíz toda posibilidad de comunicación y de mejora, esteriliza todas nuestra acciones. Lo primero que deberíamos hacer para que además del cine tuvieran futuro otras cosas en este país es desterrar la mentira o mandar a su casa a los mentirosos. Lo que no tengo tan claro que tenga futuro es la fiesta de los Reyes Magos, como se le ocurra a la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, echar en falta a las reinas, tendremos un problema gordo y,  no digamos, si además les da por cubrir esta fiesta de laicismo. No sólo habrá que inventar a las reinas, sino que tendremos que suponer que el oro, el incienso y la mirra se lo ofrecieron –mirra tú por dónde– al lucero del alba o a Perico de los palotes o vaya usted a saber. De momento el ataque lo lidera una vez más nuestro ínclito alcalde de Madrid que, con sus tácticas más sibilinas, en vez de enfrentarse a la cuestión y bautizar las Navidades como las fiestas del fin de año, ha empezado por transformar la cabalgata de los Reyes Magos en un panegírico laico de la Alianza de Civilizaciones, que ya es un paso. Imagínense que lo siguiente es asimilarla a la cabalgata del orgullo gay, ya tendríamos un tótum revolútum de lo que nos espera cuando, como decíamos al principio, negamos la realidad.

            Menos mal que a los españoles nos queda sentido común y sentido de lo real y, mientras el presidente del Gobierno nos sigue empujando al optimismo, a nosotros nos ha dado por ahorrar y así, según el Instituto Nacional de Estadística, hemos aumentado considerablemente nuestra tasa de ahorro por si las cosas vienen como se prevé: más del 14% de nuestra renta disponible y un 4,6% más que en el mismo periodo del año anterior; esto sí que es una medida real de la confianza en lo que nos espera y no es de extrañar cuando nos enteramos de que, en las estimaciones menos agoreras, cada familia pagará hasta 1.500 euros más de impuestos este año en el que, según el adorador del aire ZP, saldremos de la crisis.

            Ya ven, el cine en 3D tiene futuro; Dubai y su recién inaugurada torre más alta del mundo, la Burj Dubai, tiene presente; la esposa de Tiger Woods tiene lo que le dé la gana, es decir, 300 millones de euros; y nosotros tenemos dos años más de Zapatero. ¡Ay, qué mal repartido está el mundo!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *