La puñetera camiseta

Se acaba de presentar la camiseta oficial que lucirá la selección española de fútbol, esa que hasta hace poco era la única realidad -cuando ganaba- que despertaba el sentimiento España, en el Mundial de Moscú. Y se ha liado y gorda. La camiseta, aprobada por el ahora innombrable Villar, amaga, como si fuera publicidad subliminal, las banderas republicana y catalana y, como se comprende fácilmente, en los tiempos que corren solo nos faltaba eso.

¿Ha sido intencionado? ¿Ha sido mala suerte? Como mínimo ha sido una torpeza y muchos aficionados, no los Podemitas de Iglesias, han reaccionado fatal y no quieren la puñetera camiseta. ¿El tema es una idiotez? No lo parece y, aunque lo fuera, tiene la virtualidad de que es una cuestión real, no como la República catalana que es una quimera, y que incluso podemos opinar ya que la Constitución no lo prohibe para nada: opinaríamos todos y eso es del todo legal dado que no pondría en duda para nada la universalidad de todos los españoles como sujetos de soberanía.

Sería bueno que la Federación Española de Fútbol se replanteara el tema y, contando que faltan más de 200 días para el susodicho mundial, no nos hiciera tragar con un diseño, cuanto menos polémico, si es que a muchos aficionados les altera;  los españolitos necesitamos sosiego,  que llevamos una larga  temporada mas que estresados.

No entiendo nada. Con la cantidad de opciones que tiene el diseño de una camiseta, ¿no es posible hacer una,  combinando los colores tradicionales, que no levante ampollas y una vez más nos divida? ¿Alguien me lo explica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *