León Arsenal: ‘España es un país desconcentrado, en el cual se han generado 17 unidades territoriales muy centralistas a su vez’


© Sara Ballesteros

Conversación tranquila de @jmfrancas con León Arsenal (@LeonArsenal), escritor de novela y ensayo y divulgador en televisión y radio (https://www.leonarsenal.com/)

Tuitter:@jmfrancas Webhttps://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.esYou tubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿La historia de España es para estar orgullosos?

León Arsenal: Como todas las historias, lo primero que hay que hacer con la historia de España es conocerla, porque si no se conocen los hechos al final todo se tergiversa. Lógicamente, hay episodios de la historia española que son para estar orgullosos y otros no tanto. Luego, las cosas se tienen que poner en su contexto y desde luego allá cada cual con la interpretación que haga. Las interpretaciones son libres lo que nunca se debe hacer es tergiversar los hechos para cargar las tintas y para dar legitimidad a una interpretación y otra de la historia.

JMF: En la actualidad, ¿repetimos la historia?

León Arsenal: No es posible repetir la historia porque las circunstancias nunca son las mismas. Ahora bien: si se puede lo que vulgarmente se llama tropezar con la misma piedra, España arrastra una serie de problemas históricos en los últimos dos siglos y no parece que tengamos más políticos a la talla de darle solución en estos momentos y eso se traduce en un clima de crispación, descomposición política, desconfianza contra los cargos públicos. Desconfianza que lógicamente está muy bien fundada, habida cuenta el oportunismo, el cortoplacismo, la corrupción la mediocridad que aquejan a esta clase política nuestra.

JMF: ¿Qué problemas históricos arrastramos dos últimos siglos?

León Arsenal: Pues básicamente la reedición de otros problemas más antiguos. Hay que recordar como, en el siglo XIX, los absolutistas se convirtieron en carlistas y cómo, tras tres sucesivas derrotas, parte de esos carlistas se convirtieron en los nacionalistas periféricos. Tenemos un problema territorial en España muy serio. derivado de una pugna por parte de ciertas élites político económicas de algunas regiones para acumular poder, y a eso tenemos que unir la incapacidad manifiesta de nuestros gobernantes para articular política incluso físicamente el territorio español, lo que se traducen en tensiones y en desigualdades. Ahí está el famoso tema del corredor central ferroviario daría vida a toda esa España vertebral que va desde Huesca a Cádiz al comunicarla directamente con Francia y por tanto con el corazón de Europa pero que no acaba de avanzar por intereses políticos, o el corredor mediterráneo que daría más vida ciudades muy vitales, como Málaga, que una y otra vez, por su situación entre el mar y las montañas, se han visto perjudicada. Y por supuesto tenemos una clase política que podríamos calificar de infame —con todas las excepciones que se quiera—, pero solo hay que ver los currículos profesionales de muchos de los que ocupan altos puestos, en todos los partidos sin excepción, para darse cuenta de que la gente no llega la política en España a servir sino a servirse de la nación. Los problemas de España acertadamente alguien los ha resumido en tres: fanatismo, incultura, y pobreza, con muchas caras, dependiendo de quienes los encarnen, pero es así.

JMF: ¿El carlismo explica el nacionalismo?

León Arsenal: Parte del carlismo, en efecto, con toda su carga tradicionalista, ultracatólica, superconservadora, tras la derrota de la tercera Guerra Carlista dejó de creer en un proyecto tradicionalista nacional y se volvió a proyectos en sus propias regiones. El carlismo está en la génesis del nacionalismo, aunque no es el único elemento generador. Recordemos que las Vascongadas o Cataluña eran dos de los grandes reductos del carlismo en el siglo XIX.

JMF: ¿Qué más explica el nacionalismo?

León Arsenal: Hay muchos tipos de nacionalismos, pero en esencia todos los nacionalismos son contrarios a la ilustración: son antiracionales. Para mí ese es el elemento común de todos los nacionalistas.

JMF: ¿El nacionalismo es el principal peligro de España?

León Arsenal: El nacionalismo es una lacra que nació en el siglo XIX y que no hace más que generar metástasis, de la misma manera que al final es del XX han nacido identidades enfrentadas que son ahora mismo otra lacra para la convivencia social. El principal problema que tiene España son las estructuras de estado destartaladas y una clase política de muy bajo nivel. Si tuviésemos al frente del estado a gente capacitada, formada, con sentido de estado y honrada, ciertos problemas se acabarían desvaneciéndose como humo.

JMF: ¿Qué estructuras de estado?

León Arsenal: El sistema de las autonomías. España no es un país descentralizado. España es un país desconcentrado, en el cual se han generado 17 unidades territoriales muy centralistas a su vez. Entiéndase, a finales del siglo XX el estado de las autonomías fue positivo porque ayudó al desarrollo de regiones abandonadas por el centralismo. A su vez el centralismo fue un avance del siglo XVIII, pero después se convirtió en verdadera rémora. Por eso los que insisten en alimentar el monstruo de las autonomías, dándoles más poder, lo mismo que los que quieren volver a un absurdo estado centralista, no hacen más que empeorar la situación.

JMF: ¿Qué estructuras de estado están destartaladas?

León Arsenal: La pirámide administrativa en general. En estos 40 años de democracia, se ha producido un asalto continuado contra la arquitectura estatal propia de un país democrático por parte de la partitocracia, de forma que hemos vivido episodios tan señeros como que el poder político nombre al poder judicial o la invasión por parte de cargos designados de muchos puestos que tenían que ser cargos profesionales por ascenso dentro de la administración. Son dos ejemplos a mi juicio de cómo la democracia española necesita, como una casa vieja, una profunda reforma porque los partidos han realizado en ella la misma labor que las termitas en las vigas de madera.

JMF: ¿Pero los partidos se reformarán para suprimir la partitocracia?

León Arsenal: Desde luego, estos partidos políticos que tenemos son gigantescas máquinas de colocar gente. Quiero recordar que la locura de los postulados los separatistas que dicen que votar entre ellos legítima para una posible secesión tampoco nace del aire. Estas décadas, sobre todo el PSOE y el PP, continuamente han justificado su asalto a las estructuras administrativas con la excusa de que ellos han sido elegidos y por tanto tiene legitimidad suprema. Es mentira. Los españoles también elegimos una arquitectura administrativa y política que ellos se han ocupado de desmantelar en su propio beneficio. Casi nada sale de la nada.

JMF: Para resolver esto, ¿qué cambiarias?

León Arsenal: Creer que se tiene la solución magistral es muy propio de España y, de hecho, es un fenómeno que en siglos pasados que se llamaba el de los arbitristas, que se dedicaban a escribir memoriales donde ellos solitos lo resolvían todo. A mi juicio, debemos empezar a detectar lo que no funciona y empezar a corregirlo, y una de las cosas que debemos, no sé si recuperar o implantar porque nunca lo hemos tenido, es la cultura del consenso, así como una mayor formación política de nuestra sociedad. A la gente es fácil engañarla diciendo que los políticos, puesto que son cargos electos, tienen derecho a estar sentados en las cajas de ahorros y luego arruinarlas. No es más que un ejemplo señero entre muchos.

JMF: Consenso en España mucho lo confunden con falta de ideas políticas.

León Arsenal: Consenso es encontrar aquello que nos une a pesar de los diferentes colores políticos. Es construir un proyecto en común.

JMF: ¿Es posible esto con las dos Españas?

León Arsenal: Lo intentó por ejemplo Gabilondo cuando fue ministro de educación, tratando de pactar con la oposición todo aquello de un proyecto educativo común para España en el que pudieran estar de acuerdo. No fue posible porque nos falta cultura del consenso.

JMF: Muchos son de izquierdas por odio a las derechas y al revés…

León Arsenal: Partiendo de la base de que, cuando preguntas, mucha gente no sabe que es ser de izquierdas y de derechas, hay que empezar más abajo, hay que empezarle a explicar a la gente que es la izquierda tradicional, que está muy alejada de algunos proyectos que venden partidos que enarbolan unaa supuesta pureza de izquierdas. Esto en España hay que vivirlo para entenderlo. Yo soy republicano y cuando le pregunto a alguien que se dice republicano qué entiende por República, y me responde que es no tener rey… me dan ganas de emigrar al Paraguay.

JMF: Parece que no hemos digerido la guerra civil…

León Arsenal: En la famosa discusión sobre si la guerra civil empezó en el 34 en 36, yo soy de los que opina que empezó en el 34, pero en el 1834, con la Primera Guerra Carlista. Desde entonces, no hemos conocido la paz, sino solo periodos sin conflicto armado, que es algo muy distinto.

JMF: ¿Seguimos en un periodo sin conflicto?

León Arsenal: Sí. Creemos que ya todo se había acabado con la Transición, pero fue un cierre en falso. Ahora los conflictos quizás no se libran con la fuerza de las armas, pero convivimos con elementos muy destructivos para la convivencia.

JMF: ¿Tiene arreglo esto, algún consejo?

León Arsenal: Por supuesto que todo tiene arreglo. De peores hemos salido. De entrada, lo que necesitamos es que la ciudadanía esté más formada. Que los medios dejen de convertir a la política en algo parecido al Sálvame. Que tengamos más espíritu crítico. Y todo eso se resume en educación en sentido amplio. Educación de verdad y no adoctrinamiento sectario de ningún tipo.

JMF: Gracias León, coincido: educación es la única defensa. Un abrazo y hasta la próxima, hay tema…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *