Małgorzata Wołczyk respondiéndome sobre Polonia


Conversación tranquila de @jmfrancas con Małgorzata Wołczyk, Graduada en Humanidades en la Universidad Católica en Lublin (KUL). Periodista en la revista “Do Rzeczy”, colabora con el diario “Rzeczpospolita”, con las revistas: “Teologia Polityczna”, “Christianitas”, también con la radio polaca 24 y la radio WNET. Entre tiempo trabaja todavía como diseñadora. Esposa, madre de dos hijos.

Tuitter:@jmfrancas Webhttps://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es,   YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

JMF: ¿Qué te gusta de España?

MW: Seria mas fácil decir lo que no me gusta… llegué a España después de visitar Francia bastante bien, pero de alguna forma misteriosa el paisaje de Castilla me hechizo mucho mas que la Provenza o Toscana. Y así empezó todo. Lo vi todo en España, todas las regiones, 75 ciudades pero vuelvo cada año porque sé muy bien que algo me asombrará de nuevo. Todos los europeos debemos mucho a España, no todos han estado tan agradecidos como yo, una polaca, porque ellos no os conocen tan bien como yo. No vengo a vuestra tierra solo para disfrutar sol, playas, vino y paella, Eso no es importante para mi. Al igual que nosotros polacos, los españoles, habéis sido marcados por vuestro pasado y sobre todo el conflicto de memoria. Y es interesante ver cómo hacéis frente a esos grandes retos. Es fascinante observar vuestra inclinación o predilección a los extremos. Hablando mas figurativamente, el pueblo español anda entre Almodovar y Opus Dei. La furia española fue claramente visible en la Guerra Civil: por un lado milicianos, comunistas, anarquistas increíblemente crueles y por el otro lado los héroes, martines, beatos también increíblemente fieles hasta su muerte. No puede aburrirse una observando el pueblo tan fascinante, tan creativo, tan temperamental y con tanta genialidad.

JMF: Vayamos a tu tierra. ¿Qué ocurre entre Polonia y la UE?

MW: Ah, es un juego fascinante entre nosotros. Simplemente los aristócratas o mas bien teócratas de Bruselas (ya que se sienten nuevos sacerdotes que quieren imponernos nuevas tablas de piedra con dogmas nuevos indiscutibles), no nos entienden porque ellos mismos olvidaron lo que formo la civilización europea y lo que le dio su fuerza y su genio. Mientras que nosotros seguimos en nuestra fuerte identidad la que paradójicamente debemos al Occidente. Fue Roma que nos dio nuestra identidad porque somos republicanos, fue el Occidente que nos bautizó y al que debemos nuestra fe cristiana, fue la civilización occidental que nos crió y ahora nos dicen que somos lo mas leprosos en Europa, porque nos gusta permanecer en nuestra fe, nuestra identidad y con nuestro lema que nos permitió sobrevivir, es decir: Dios, Honor, Patria. Durante décadas estábamos soñando con unirnos al club de los padres de la UE, fundada por Schuman, Gasperi, Adenauer y ahora nos enteramos que mientras tanto han cambiado las reglas del juego…, que se puede elegir entre 30 sexos pero no se puede elegir opiniones, no se puede ser conservador, hay que comulgar con el consenso progre para no ser expulsado. Pero como somos republicanos y pro-viejoeuropeos muy tercos y la libertad es lo mas importante para nosotros, Bruselas nos castiga y sanciona sin parar.

JMF: Parece que la UE no está acostumbrada a que los Países tengan ideas propias fuera del consenso de lo políticamente correcto, ¿no?

MW: Pero UE debe comenzar a acostumbrarse porque la gran parte de lo que las élites llaman los movimientos “populistas” o de extrema derecha, es simplemente la voz de “demos” que quiere reclamar por fin su derecho a decidir. La arrogancia de las élites no es nada nuevo. En los tiempos de Atenas ya se toleraba a la élite siempre cuando garantizaba la seguridad, el crecimiento constante y un sentido de orgullo en su país. La gente se rebela cuando uno de estos elementos desaparece. Pero nuestras élites europeas nos ha decepcionado en toda la línea: la crisis económica, el caos migratorio, la depresión demográfica, la caída de la educación, la ideología de género. La vanidad y arrogancia, tan propia para las élites actuales, tiene sus frutos, por lo tanto han surgido movimientos que se denominan “populistas”. En España surgió VOX, en Polonia seguimos votando al partido Ley y Justicia. Es nuestra respuesta al régimen de “corrección política”.

JMF: Polonia la díscola y los llamados países de Visegrado también… ¿A que no están dispuestos y por qué?

MW: El Grupo Visegrado, formado por Polonia Hungría República Checa Eslovaquia, mantiene una colaboración estrecha en muchos ámbitos y a pesar de las diferencias entre nosotros, compartimos algo especial: llevábamos décadas luchando por nuestra soberanía y libertad, conocemos demasiado bien el sabor amargo de esclavitud y por lo tanto no dejamos que nos impongan otra especie de la esclavitud. A veces nos pasa, quejarnos “antes Moscú, ahora Bruselas..” Pero eso no tiene nada que ver con “euroesceptismo”, de lo que se nos acusa. Somos y seremos muy escépticos con el poder de las élites que gobiernan la UE,  pero Europa ha sido y siempre será nuestra casa común y no se puede ser enemigo de su propio hogar. Al menos nosotros polacos en cada encuesta nos presentamos como muy pro-europeos, mas que otros pueblos, pero la palabra “Europa” significa para nosotros Estados -naciones soberanos, con sus identidades particulares, con sus culturas distintas y no ese nuevo proyecto de super-nación Europea, administrada por funcionarios de Bruselas por encima de nuestros gobiernos, por encima de nuestras cabezas.

JMF: Pesa mucho la experiencia de haber sufrido la bota de la antigua URSS. ¿Os ha marcado esto como para tener la piel fina en cuestión de Libertades?

MW: Sin duda. Tengo cuarenta y pico años, pero tengo grabado demasiado bien en mi memoria los momentos muy tristes: los tanques en las calles, desaparición de sacerdotes, las conversaciones de mis familiares sobre la eventual necesidad de huir de Polonia poniendo en peligro la vida. También puedo recordar el hambre, las cartillas de racionamiento, la fealdad del mundo, el llanto muy frecuente de mi mama que estaba haciendo una cola en la tienda durante 5 o 8 horas pero volvía con nada de comer. Podría contar muchas cosas en las que no va a creer vuestro Pablito Iglesias, porque es un “sabio” de Complutense quien ignora la “praxis” de los testigos quienes estaban viviendo bajo el régimen comunista. Por lo tanto él sigue estando en su mundo ilusorio, su mundo de las teorías ajeno de lo que ha sido el comunismo verdadero. A veces me parece que eso no puede ser la verdad, que simplemente tengo una pesadilla y por eso por un lado observo a la izquierda española que canta la Internacional, por otro lado la nación rusa que extraña a la URSS y esta construyendo las nuevas estatuas a Stalin y Dzierżyński. Pero resulta que no es ninguna pesadilla, es la consecuencia de la ignorancia: “Aquel que no conoce la historia está condenado a repetirla”. Tenemos grabados nuestras traumas debidos al comunismo y es por eso que tenemos la piel muy fina y estamos hiper-sensibles frente al pensamiento totalitario que quiere quitarnos las libertades fundamentales.

JMF: ¿Qué podríamos aprender los ciudadanos españoles de tu bendita Polonia?

MW: En Polonia todo esta cambiando también. El gobierno conservador tiene el apoyo de parte mayoritaria de la nación, pero todos los grandes medios están contra el, contra el pensamiento conservador que según ellos provoca nuestra marginalización en Europa y las relaciones desastrosas con el Occidente. A mi me afecta muchísimo la situación en la prensa, quizás tenga que buscar otro trabajo. De todos modos no pierdo la esperanza porque los polacos somos una nación extraña: republicanos y católicos a la vez. Un fenómeno casi inexistente en la naturaleza. Por eso jamas podremos aceptar otra autoridad que no sea la de Dios o la de “Demos” polaco. Amamos la libertad por encima de todo y por eso tenemos buen olfato para detectar las tendencias totalitarias en la actualidad. A los españoles desearía lo mismo: que amen la libertad, que no estén de acuerdo con el pensamiento totalitario progre (ideología de genero, el feminismo agresivo, el aborto como el derecho legitimo a matar, etc.). Que los españoles miren su pasado con orgullo, que dejen por fin de estar tan acomplejados por la Leyenda Negra o franquismo (era una dictadura pero no totalitaria, sin comparación con el régimen comunista en Polonia). Vosotros carecéis del sentido del orgullo, aunque tenéis en la vecindad los campeones en delirios de grandeza y podríais tomar un poco de ejemplo. Vuestros héroes, vuestros grandes muertos, merecen sobrevivir en vuestra memoria para guiaros de la mano por los retos y desafíos de la actualidad. Hay cosas que nunca entenderé, al estar en la Capilla Real, en Granada, o en Covadonga o incluso en el Valle de los Caídos, yo estaba siempre muy emocionada. Y es un misterio ¿por qué una polaca católica puede entender, agradecer la obra y el sacrificio de los Reyes Católicos, o la de Pelayo o incluso la del general Franco, para la civilización europea católica contra los bárbaros, sean como sean: invasores musulmanes o comunistas mientras que los españoles miran todo ello sin gran emoción? Es una consecuencia de La Leyenda Negra y hegemonía de la izquierda en la cultura española. Pero por suerte algo está empezando a cambiar en vuestra mentalidad…

JMF: Gracias, intentaré contribuir a este cambio en lo que pueda, tú ya lo has hecho. Un beso.

MW: Josep gracias a Ti, un abrazo.

La entrevista completa está en: http://www.noentiendonada.es/malgorzata-wolczyk-no-somos-un-destino-atractivo-para-musulmanes-no-solo-por-nuestra-fuerte-creencia-religiosa-nuestra-fe-catolica-sino-sobre-todo-que-polonia-no-regala-subvenciones-ni-d/


5 comentarios en “Małgorzata Wołczyk respondiéndome sobre Polonia

  1. Cuánta razón tiene Małgorzata Wołczyk …!!!
    Mis respetos y admiración por su sabiduría, experiencia y cultura. Muchas gracias por su amable exposición de la realidad.

  2. Javier, en la entrevista completa como dicen ahora ‘se sale’, es brillante.

  3. Gracias, ya estoy tardando en devorarla entera.
    Muy buena entrevista, me quito el sombrero.

  4. De Polonia podríamos aprender el concepto de nación y el concepto de unidad. A pesar de haber sido varias veces ocupados y repartidos entre sus vecinos, siempre mantuvieron su identidad.

  5. Totalmente de acuerdo, nos falta humildad e igual esa chulería, falta de humildad y prepotencia que tenemos nos viene de los tiempos en los que no se ponía el sol para el Imperio.
    Debo de ser de los pocos que tienen orgullo e identidad pues en estos tiempos que corren me niego a cosas incoherentes y sobre todo manipuladoras. No di una sóla palmadita en los balcones, ni me pongo el bozal si no tengo gente a menos de 2 metros.
    Miro el lado positivo. Ya no doy paseos, hago deporte, footing. Ya que nuestro amantísimo líder exime a los deportistas.
    Mis respetos maestro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *