Manada


-

Manada, rebaño o jauría es el concepto más apropiado para lo que la policía llama grupos radicales ya sea en el fútbol o en cualquier otra actividad. Yo espero no pertenecer nunca a uno de ellos. El cachorro humano, por muy cachorro que sea, anda erguido dando preferencia al cerebro sobre las manos y no digamos sobre los pies y las vísceras. Ya se ve que algunos no han alcanzado este estadio y siguen pensado con las manos o más bien siguen sin pensar. No seré yo es quien les juzgue por ello, pero tampoco estoy dispuesto a que mi país se organice como si lo normal es que seamos así. No somos así. Cada espécimen humano es único y no tiene por qué vivir y reaccionar en manada. Hemos nacido para con la educación, con la dependencia familiar, superar al animal de que partimos para vivir en libertad y ser responsables de nuestros propios actos. Esta maduración se basa en ir asumiendo los valores que nuestro entorno, familia y sociedad, nos presenta como sanos y así con responsabilidad personal y con apoyo social ir trasformando el cachorro indefenso que somos al nacer hasta convertirnos en el adulto libre. Cuando se nos educa en el relativismo, cuando se nos presenta como modelo el animal, si no nos rebelamos acabamos siendo rebaño o jauría y entonces el proyecto personal de hombre ha fracasado.

No entiendo nada. Cuándo el hombre es más animal que racional, para controlar su comportamiento necesitará guardias y alambres y habrá que ponérselos pero, ¿no es más nuestro educarle en valores para que sus desmanes sean excepción y no regla de comportamiento social? ¿Alguien me lo explica?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *