Mandarán los hechos o las palabras

No entiendo nada, el teórico ‘superfindesemana’ electoral ya ha pasado, y hemos sobrevivido. Puede ser que la ‘desgracia’ en Lorca nos haya devuelto a la realidad de la vida y, hayamos desconectado de la ficción del debate político tal como esta organizado en España: no se habla nada de lo que toca y venga humo. Algún pinchazo electoral –Zaragoza no está para mítines- y las famosas últimas encuestas antes de las elecciones. Da la sensación de que esta vez es más creíble -ya era hora- lo hecho que lo dicho y, como en Catalunya, cuando la gran mayoría de la población rechaza y no se cree al gobierno de Zapatero, las milongas , los cariñitos y el echar balones fuera y la culpa al contrario, no cuelan, pero…
La batalla de las batallas sigue siendo Castilla-La Mancha. Aquí también hay tema. El PSOE modificó unilateralmente la ley -mal precedente- para cuando vinieran mal dadas no encontrarse con sorpresas y, así Barreda se aseguró empatar a escaños donde pierde en votos y obtener un diputado más -suficiente para gobernar la autonomía- donde siempre gana: la provincia de Ciudad Real. La única opción del PP es laminarle en Guadalajara, y así conseguir arañarle un escaño ganándole por dos, pero esto es muy difícil. Perece que Baleares vuelve al redil popular y veremos que pasa en Extremadura, Aragón, Asturias y Cantabria. El PP mantiene sus plazas y el PSOE intenta defender las suyas.
Lo de Bildu sigue en las portadas, no hay como tomar el pelo al sistema para que te hagan publicidad. No solo se convertiría en la cuarta fuerza en el País Vasco, sino que entraría en el parlamento navarro con tres diputados. Cientos de ayuntamientos entre País Vasco y Navarra y presencia en las dos parlamentos autonómicos, el resto de políticos que compartan ‘plaza’ volverán a ‘saber lo que es bueno, y probablemente algunos entenderán todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *