Más funcionarios


funcionarios-de-la-agencia-tributaria-efe

Las repercusiones de la crisis griega en la UE y muy especialmente en España preocupan a todos aquellos que siguen sin notar la recuperación en sus bolsillos. Los distintos representantes de nuestro gobierno no para de afirmar que nuestro crecimiento es sólido, puesto que se han hecho las reformas profundas que nos están convirtiendo en una economía solvente.

¿Reformas profundas? ¿Alguien ha visto alguna? El arreglo de nuestra cuenta de resultados ha sido bien simple: bajar los gastos, fundamentalmente parando las inversiones en obra pública, paralizar la reposición de los empleados públicos y, sobre todo, aumentar los ingresos esquilmando a la clase media. Ahora que parece que empezamos a crecer sólidamente bajan algo los impuestos, mucho menos de lo que han subido, y vuelve a abrirse el grifo del contrato público.

Al empezar la crisis, enero del 2007, España tenía 2.512.038 empleados públicos y curiosamente visualizando la inconciencia de Zapatero fue en enero del 2010, en plena crisis,  cuando alcanzamos número máximo con un total de 2.698.628. En enero de este año, justo iniciado el crecimiento, volvemos a las andadas y ya tenemos 2.544.804.

No entiendo nada. Les ha faltado tiempo a las administraciones españolas para, con un nimio crecimiento, volver a contratar personal, ¿no se enteran que buena parte del desastre de España es que el dirigente público en vez de buscar eficiencia busca mandar sobre más gente? ¿Alguien me lo explica?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *