Me dice David Hernández, presidente de POLITEIA (@Politeia_Cat) asociación de policías en Cataluña


Tuitter:@jmfrancas Web: http://sinpostureo.com blog: http://www.noentiendonada.es,  YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber 

La situación generada por la pandemia del COVID 19 ha evidenciado todas las carencias y miserias del sistema de seguridad español. Tanto el público como el privado. Este último, literalmente, abandonado a su suerte en materia laboral, jurídica y legislativa. Las policías no han sido los únicos damnificados de la deficiente gestión política, los funcionarios de Prisiones, los militares, vigilancia aduanera, etcétera también lo han padecido. La infamia de catalogar a las policías como personal de bajo riesgo, aparte de un absurdo operativo, ha escenificado el grado de respeto político a los diferentes cuerpos policiales. No es de recibo que el sistema policial está obsoleto y que los principios de mérito y capacidad han sido progresivamente destruidos por la clase política pero las declaraciones, acciones y omisiones de algunas cúpulas policiales ha sido lamentables. Las cúpulas policiales están diseñadas en formato piramidal, de forma que sean fácilmente controlables colocando al mando policial adecuado para ellos o en su defecto generando cargos políticos superiores que limiten el margen de acción. Es un modelo policial basado en la defensa de los políticos y sus decisiones más que del marco normativo. los disidentes son represaliados con los omnipresentes expedientes administrativos disciplinarios sobre cuyo sesgo ideológico hay números ejemplos. Con estas premisas y la evidente incompetencia política saltan las dudas evidentes sobre si podría haberse evitado que hayan fallecido profesionales y muchos otros hayan sido contagiados o sometidos a cuarentena. Pero como suele pasar, las cúpulas policiales adictas al apesebramiento han callado sobre las faltas de material, etcétera y nos ha vuelto a salvar la profesionalidad de agentes y mandos que han arriesgado su salud para mantener el orden público. Cuando la pandemia cese y podamos ofrendar el legítimo homenaje a todos los compatriotas fallecidos habría que analizar profundamente el sistema. Es inaceptable que la estructura estatal, autonómica y local se mantenga en pie gracias a los diferentes cuerpos policiales, de prisiones, seguridad privada, militares, etcétera sumándole su notable aceptación popular y luego sean sistemáticamente maltratados a nivel laboral, económico, mediático, jurídico por culpa de las clases políticas dirigentes. Es necesario modificar el sistema hacia un modelo de gestión eficaz porque pueden existir otras pandemias que con el modelo actual nos volverían a coger en fuera de juego. Se necesita invertir más en presupuesto de Defensa, se necesita unificar criterios técnicos y operativos, se necesita una coordinación mínima de las policías locales sin olvidar a los vigilantes municipales (continuamente maltratados profesionalmente cuando asumen competencias superiores a diario), potenciar a nivel nacional a los reservistas militares, equiparar sueldos policiales de una santa vez, hacer caso a los servicios de inteligencia que están para prevenir lo que se avecina, potenciar las disminuidas plantillas de prisiones, dotar de seguridad jurídica a la seguridad privada. En resumen, modificar el sistema piramidal actual, que permite un poder político omnímodo al colocar en las cúspides a los perfiles adecuados, por uno más lineal que evite las cacicadas y obligue a coordinaciones que no dejarán margen a decisiones no operativas.


1 comentario en “Me dice David Hernández, presidente de POLITEIA (@Politeia_Cat) asociación de policías en Cataluña

  1. Cuando esto pase el Gobierno nos tendrá que dar muchas explicaciones, y si hay justicia tendrán que pagar con cárcel, porque pudiendo evitar esta pandemia no lo hicieron, y siguen sin hacer las cosas bien, prefieren comprar las mascarillas,y los test, a empresas extranjeras que a nuestros empresarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *