Me dice José Antonio Canedo, víctima de la ley de violencia de género


Tuitter:@jmfrancas Web: http://sinpostureo.com blog: http://www.noentiendonada.es,  YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber 

La Sociedad Civil española es débil e inmadura, ha demostrado que no sabe hacerse valer ante las instituciones, y que no es capaz de procesar adecuadamente la abundante información de la que dispone cualquiera fácilmente hoy en día.

A pesar de ser consciente de que la gestión ha sido caótica y arbitraria en todo momento, se ha mostrado dócil ante el miedo, buscando tan sólo que alguien lo apacigüe, para esquivar su responsabilidad personal, echándose en brazos de un ente superior, tras el que parapetarse. 

No es un tema baladí, sino una crisis con miles de muertos y una economía devastada. Pues a pesar de ello, la sociedad ha elegido seguir ciegamente las restricciones físicas y de derechos y libertades, cuya eficacia no está avalada, o incluso es rebatida por organizaciones internacionales, como la OMS que no recomienda el uso de mascarilla por toda la población. 

Nada se dice sobre la protección ocular, que es otra vía de acceso, ni se dan detalles sobre qué segmento de la población es la realmente afectada de mayor mortalidad. La transparencia desaparece en los momentos que es más necesaria. 

Parece que tanto el ciudadano de a pie, como las FCSE están prefiriendo escudarse en “yo hice lo que me dijeron” para esquivar cualquier responsabilidad o consecuencia administrativa, sin cuestionar si las medidas impuestas son realmente eficaces para su seguridad personal y la de sus allegados, ni la legalidad o coherencia de las normas.

Y más aún, el propio ciudadano se convierte en voluntarioso vigilante de sus conciudadanos, como en cualquier régimen opresor que se precie, en lo que se ha denominado síndrome de “La vieja del visillo”. El policía interpreta las normas de la forma más restrictiva posible, en vez de dar el beneficio de la duda al ciudadano al que debería respetar. El sueño de cualquier régimen autoritario.

Si la sociedad no reacciona, lo único que puede esperar, una vez que los gobernantes hayan tomado buena nota, es que la siguiente vez sea peor.

“Cuando los gobiernos temen a la gente, hay libertad. Cuando la gente teme al gobierno, hay tiranía” Thomas Jefferson (1743-1826)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *